martes, 4 de diciembre de 2012

D. R. MOURELLE [8667]






D.R.Mourelle

D.R. Mourelle nació en Buenos Aires, en 1954. Recibió el premio Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores (poesía, 1989).

Desde 1984 hasta 1992 fue director de &8220;Clepsidra&8221; (Primer Premio en el Certamen Nacional de Revistas Literarias, organizado por el Fondo Nacional de las Artes en 1988).

Entre 1978 y 1990, escribió y dirigió las experiencias musicales y literarias de &8220;Ecos del Viento&8221;, &8220;La Brujutrampa&8221;, el &8220;Taller de Ediciones Independientes&8221; y &8220;Filofalsía&8221;.

Dirigió la revista &8220;Sr. Neón&8221; desde 1992 hasta 1996. Dirige los sitios de AutorExus, Motor Cyberio, TablaX, Nostromo Editores ; y sus talleres literarios. Fue co-director de la colección de poesía: Libros del Empedrado (1990-2003).

Algunos de sus libros publicados:

Apología de la Subjetividad (1980)
Apología de lo Otro (1981)
El Pez y la Reunión de Diálogos Interrumpidos (1988)
El Pez y Dzana (1988)
Soñando Juntos Sueños Distintos (1988)
Aguirre y El Pez &8211; Una poética de la memoria (1989)
Chatarra-Teatrito imposible de representar (1991)
El cuaderno-con-tapas-de-hule-negro (1994)
Sporran (1998-2005)






A seguir — los ojos

Juntos — sin fatiga
no hago línea — no — lo sabés
sí : muerdo
en contra
de argumentos

No importa — si atenta — tu mirada
en otra cosa
te la robo — sí : para mi fiesta
porque te amo y me harta — la piedad
del resentido






Mecha de invierno

Puedo sufrir
por tu cabello
cuando — no — suelto

esta foto grabada
con ácido
a mi cuaderno de julio

la voluntad que
entre espada y pared
ciñe — tu barrera






Blanca — magia — negra

Cada mañana
miro tu foto y le digo :
Ya no te amo
Ya no te amo
Ya no te amo

Así — tres veces — y pienso :
Si a Morgana le dio resultado
puede que también a mí
Después
el té
el agua tibia del tanque en diciembre
el canto de las bombas
por detrás del cementerio







Cicatrices de fantasma

Todas las noches
vuelvo a casa
y ahí estás
en la puerta
esperando

y querés hablar
pero no podés
y yo
finjo que no te vi
y sigo de largo





Pulcra exactitud

Gesto

privilegio de querer
lo temido



Sombra

merodeador que alimenta
su navaja





Esa respiración en la pieza contigua

Murmullo de niñez
similar
tarde de septiembre

con el árbol
un papel y la memoria
mi hijo decide

otra vereda
otra escuela
otro patio





Acariciar tu mejilla para no verte

De otro modo
volver la cara
abrir ese único
ojo que nos comulga
iniciaría de nuevo el rito : 

cuencos
húmedo gemir






Por la herida la sangre se libera

El último día
justo ése

se me acabó la tinta
se me cayó la goma

y de la espalda hacia atrás : 
un ruido

a quebranto

a lágrima asesina






La mano tiembla

Siempre tiembla
duda pero no retrocede
ni acepta compromiso con los muertos

Una mano que no tiemble
encontrará su destino
en el argumento de una daga

Signo de nuestra precariedad
el temblor es lo siniestro
pronunciación y ausencia






Tablas de multiplicar

Una a una
me mastican
hoy
irreverencias tragadas cuando niño : 

la boca
cerrada
los ojos
destello





Bandera de sal ida

Entre mi ojo
y la tinta

un error : 

mi mano






El fin de la Historia

Firme el hacha
sube
cae

Del mismo árbol 
su mango






Vacuna antivariólica

Ausente en la ventana

el sol

sin sorpresa
la escalera vigilaba muy detrás
del niño

o suspiro

conmovido






Quien no cambia
( La adivina del circo )

Asesina
devasta la osadía
se pierde

y la baraja resta
a la caída del sol
sin porvenir - masticada





Ola que se diluye
( Contra la costa )


I - La historia comenzó jugando

De patio a lápiz - susurraba
seductora - otra voz
copiaba - yo
nacía detrás del nacer
sin pesar si bueno o malo
la ironía hachaba las barreras
equilibrio - a costa de flaqueza


II - Un vacío me separa de la infancia

Allá camino - revuelco mi nombre y parpadeo
pero se oculta
natural no - ni primero
fluye - calcula y se pierde
y no da razón - salvo a razón


III - Lo postergado se libra de la excusa

La calle y los carteles se han fugado
el cuerpo del gigante se fractura
el aplauso resuena - la función - vive en mí


IV - El puñal muere cuando mata

Parados en la escalera
los disfraces - parte de malo y bueno
cubren con sábana blanca - las piezas rotas


V - La lluvia me deleita

Moral y mancha
ataúd que no aguarda - únicamente
por los demonios





Las ciudades llegan - sin aviso

Garganta y nudo - los amores
indescifrables
al comienzo de tu boca
irrepetibles
sol y lluvia - empobrecidos
mis anclas al yo
desaparecen





La condena del leñador


I - Aún sigue con el hacha

Su valor : su omnipotencia
grande
con más


II - Tropezará

Camuflada por el filo
la pluma susurra el hacha
cautiva







Ferrocarril pampeano

Libros de lengua seca infectaron mis clausuras
años de amenaza cumplieron - ahogados y sin triunfo : 
centelleo de aquel cielo que
fulmina el campo
inunda - y dice adiós

Antepasados - todavía culpables
apisonan las promesas que tienden - como las luces
a no mejorar

La ciudad oscila donde
el origen : un peligro
la huella : una trampa

El tren pierde los frenos
ventanilla
el apagón se cuela
las ruedas - por el tren
el abrazo - por vos






Primeras impresiones del amor

La invasión avanza

la invasión cubre
y tiñe
y arranca

Mamá : 
¿por qué nadie
me dijo que también
podía matar? 






Tardes de escuela

Sobrando soles fraguaba
cada hoja
en copa de veredas

valija en mano
silbido en boca

y chocaba en las esquinas
con el regreso prohibido






El fin de la niñez

Suena un disparo
Alzo mi escudo






Presidio junto al mar

Me había capturado
fábula que nunca
mentía






Nietzsche

El mundo
ya no es el mundo
por más entero y unido
ya no

La garra se adueña
pierde su poder
se desboca

Las palabras
gimen por él
se balancean

La garra
ya no es la garra
es un dolor
debajo del mundo






El adiós de la canción

Se arrastra
de rojo
palabra se arrastra
la sangre
palabra de rojo
se arrastra
de mí






Arthur Pendragon

Terror : 
enclaustrado
me ignora
el suelo
mi espada
deja oír
sollozos






Origen de religión

Carbón

reflejo del esclavo
subrayar


Espinas

muerte del sueño
desgajar






Letra envilecida

Me susurra
por la noche
cristales






Muro

Forma desesperada de hacer
la diferencia

lamento de haber aflojado
la mano

en tu ronda



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada