lunes, 19 de noviembre de 2012

OMAR HEFLING [8461]



Un clonista chino


Omar Hefling
Nació en Canals- Provincia de Córdoba, ARGENTINA y reside en la ciudad de Córdoba. Como periodista colaboró en los diarios La Voz del Interior, diario Córdoba, Página 12 Córdoba, La Mañana de Córdoba y en las revistas Aquí Vivimos, Papeles de Córdoba, Umbrales, El Porteño y el portal la Docta.com. Fue responsable de la sección cultura de la revista Informe Córdoba. Editor del diario informecórdoba.com. Hasta diciembre de 2006, editor de política y economía del diario Reporte 15 minutos.





POESÍA POLÍTICA ECONOMÍA Y TERRORISMO


1

Los grandes poetas nunca creyeron en el capitalismo
Lo detestaron lo combatieron
Lo discutieron lo despreciaron
Vivieron en tensión
Con esa contradicción
No se puede ser poeta y creer en el capitalismo
No se puede
No se debe
Es indigno
Es inmoral
Pero aquí estamos celebrando el crecimiento
De la producción industrial
Y olvidándonos de pensar
En destruirlo

2

Nos hemos olvidado que el mundo podría ser de otra manera
Si se te abre la puerta de la poesía
No vas a encontrar del otro lado
Al Papa
No vas a encontrar a un empresario de la unión industrial argentina
No vas a ver a un político profesional
Ni a un presidente
No hay ninguna posibilidad que te encuentres
Con ninguno de ellos
No verás el rostro de un verdugo del otro lado de la puerta
No verás a un periodista vulnerado por el poder
No verás a un empoderado circunstancial
Apuntándote con el dedo acusador
Vos de qué lado estás
No verás a un pálido burócrata de la academia sueca
No verás nada
Solo desesperación


3

No tengo virtudes ni talento para transformar nada en la poesía
Apenas puedo escribir poesía
Con un agravante
No soy filósofo
Por decirlo mejor no estudié filosofía
Es decir soy un poeta sin licencia para pensar
Apenas para escribir
Como lo han hecho tantos como lo hacen tantos
Como esta mariposa gris
Asquerosa que se ha incrustado sobre la pantalla


4

El caballo se me vino encima
Como a veces
Muy pocas
Se me viene encima el caballo de la poesía
Corrrete gringo culiau
Me gritaron los chicos del carro
Y tenían razón
Qué hacía yo sobre una montaña de cartón
Qué hacía yo sobre la materia prima
De sus sueños


5

Como un poeta menor que soy me preocupa una cosa
Esa cosa es que nadie lee poesía
Nadie lee
A los poetas contemporáneos
Por placer por deseo
Con desesperación
Como se leía a los grandes poetas
Hasta los setenta por decir algo
Luego ningún poeta traspuso un umbral doméstico
El de los amigos
El de los familiares
El de los académicos
El de los suplementos literarios de los diarios
El de aquella o esta publicación especializada
El de algún editor empecinado
Para pensarlo, no!
Como dijera Capussoto


6

Una vez le pregunté a un librero
Decime la verdad
Cuales son los libros de poesía
Que vendés
Los que vendo me dijo
Son casi todos libros de poetas muertos
Y de algún otro que hoy tienen
Cerca de ochenta años


7

No se porqué me subí a la poesía
Siempre me digo
Porqué mi sueño no fue
Subirme a un Mercedes Benz


8

Los terroristas siempre me cayeron bien
Altos poetas del odio
Pero hace tiempo comencé a desconfiar de ellos
Desde el día que pensé
Porqué nunca un terrorista
(salvo aquel episodio de las torres gemelas)
Revienta por los aires
A un manojo de economistas
Del poder financiero
Local e internacional
No sirve de nada atentar contra un presidente
Ni atentar contra una embajada
Ni asesinar a cientos de inocentes
Que viajan en un tren
Si los verdaderos asesinos
Por una sola vez
No sienten cerca algún peligro por los crímenes
Que cometen

Quiero que la poesía me ayude a conocer sus rostros





La poesía es saludable

No siempre se puede escribir poesía 
Hay que tener algo que decir 
Y sino es mejor callar 
A veces el silencio es saludable 

El silencio es un gran poeta. 






A los amigos de Onán

Confieso con una mano en el corazón 
Que hace tiempo que no escribo poesía 

Será que el niño está muerto 
O no quiere despertar 
O es en mí un sonámbulo 
Apenas un animalito que rabia 
En sueños sin que mi memoria 
Me lo haga reconocer 

Si no escribo poesía me humilla el tiempo 
De los ojos abiertos y me siento 
Un cúmulo de mierda 
Un gusano sin conciencia 

Pero a veces no escribir es preferible 
A escribir sin sangre 
La decadente y anacrónica poesía 
De los pajeros del espíritu. 








Las vecinitas

Revolotean como pajaritos 
Dios las mantiene atadas de la cintura 
Con un hilo invisible 
Y cada cinco minutos les eleva el culito 
Sobre el nivel del mar 
O las hace bailar hip hop 
El fuego de sus mejillas alitera 
La temperatura media del verano 
Veleidosos alrededor revolotean 
Un falsario de gavilanes 
Alzan sus pechitos de atletas del acné 
Inútilmente 
Ellas los ignoran enceguecidas 
Por el ron ron ron de las motos 
Que en la vereda montan 
Los caballeros de la edad prohibida. 







Gracias al perro 

Tu mujer te dijo que va a regresar muy tarde esta noche 
Menos mal que tu perro es piadoso 
Y te pide que lo saques a pasear 
El vaso de whisky te acompaña pero jamás dice lo que piensa 
Menos mal que diste en la tele 
Con el Superagente 86 

Tu mujer va a regresar muy tarde esta noche 
Menos mal que el documental no es malo 
Los grandes misterios de los grandes naufragios 
Desde el Titanic hasta un barco pirata 
Menos mal que de tu barco sin rumbo 
La blonda que conduce no habla 

En noches así una botella se extingue 
Más rápido que la honradez 
En el anotador comprobás que hace un mes 
Que de los cincuenta besos que dio 
Tu mujer 
Todos fueron a dar al hocico de tu perro 

Las estadísticas te han revelado que para vivir 
Necesitamos un poco de amor 
Menos mal que a todos los cuchillos 
Se los llevó el afilador 
Menos mal que no se necesita un gran bolso 
Para salir de perdedor 
Un par de calzoncillos 
Un poco de coraje 
Y un abrigo por si cambia el tiempo. 






Poesía sexo y sotana

El Señor no suele tener buen ojo para elegir 
A sus representantes en la tierra 
Si fuera por distraído 
Podríamos perdonarlo 
La distracción es esencialmente poética 
Aunque sospecho que la mala elección 
Se debe a una profunda contradicción 
Que las religiones mantienen con la poesía 

Ningún dogma sagrado tolera libertad y belleza 

Un representante del Señor en córdoba fue un cura 
Poeta y marica 
(recordatorio: para la Iglesia la homosexualidad es una enfermedad) 
muy marica llegó a ser muy honorable e influyente 
su misión poética clerical fue la de destruir 
la poética de los jóvenes poetas 
que recurrían a él subyugados por su prestigio 
los maravillaba con su erudición 
con el propósito de enamorarlos 
para llevárselos a la cama 
y secarles los genitales 

Y ya se sabe que sucede en estos casos 
secos los genitales muerto el poeta 

Uno de estos poetas muertos que devino en taxi boy 
Gracias a los oficios poéticos del clérigo 
Me confesó que el cura que por mucho tiempo 
Fue el árbitro del status quo de la poesía 
Era, tiernamente, una loca desenfrenada 
(En Oda a Walt Witman García Lorca dijo todo lo que había 
que decir sobre esta cuestión) 

El poeta muerto me confesó que le retribuía los favores 
Con el dinero de los honorarios 
Que el cura recibía como representante del Señor entre nosotros. 





No me gustan esos tipos

Que miran como 
Perritos abandonados 
Desde una mesa 
Con una cerveza vacía 

Prefiero el resentimiento. 








BIENVENIDA DE IMAGINANTE

Bienvenido todos los placeres malditos dulzones
Que avispan los sentidos y me indagan
Animal demonio ángel
Bienvenidos los venenos desnudantes del alma
Bienvenidas mis maldades
Alimañas que quiero matar con mi humana buenura
Bienvenidas las incoherencias a mi ventana
Donde mis alas zumbonas ansiosas me desdicen
Bienvenidos los malos hábitos contra las dolientes costumbres
Bienvenidos los malos poetas que empoemaron bellantes mi mundo
Y que los tristes verdugos de la Poesía
Descabezaron
Con la guillotina del olvido
Bienvenidos los locos que pasan sin verme
Porque sus ojos me rabian
Bienvenidas en las noches
Las canciones desesperadas de mis hermanos sueñeros
Bienvenidas las páginas de los libros que no habíamos leído
Bienvenidos los versos de Borges porque me comparten
Bienvenida la mentira vivida dichoso como un marrano
Bienvenidas las verdades que me empuñalaron de incertidumbres
Bienvenidas las torpezas que cometo a diario ingenuamente
Bienvenida la curiosidad sedienta ante las infernales puertas del
Oscurantismo
Bienvenida la gravitante presencia del deseo
Ave desprejuiciada que alea en mí
Deslindante
Bienvenido el peligro donde me sentí tan vulnerable como un insecto
Bienvenidas las voces de mis padres y de mis hermanos
Bienvenida la caricia de la mujer que me ama y amo
Bienvenida la dicha que me ofrenda mi hija
Bienvenido el querer abrigante de mis amigos
Que en mí hermanan y me son
Bienvenida la ignorancia que agiganta en mí
Bienvenido el enemigo si da la cara
Bienvenidas las profecías de los mediocres
Para destrozarlas sonriente
Bienvenido el futuro para encorazonarlo
Bienvenido el día donde si es preciso desde la nada
Habré de comenzar de nuevo
Porque nada habrá de apartarme del camino
Bienvenida la ingenuidad con la que persisto errático
Por mis convicciones principios y creencias
Así mañana de ellas me desdiga
Bienvenida la ínfima lucidez que me hace ver
Que soy en el universo una pelusita que la escoba del tiempo
Echará debajo de la alfombra de la eternidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada