jueves, 22 de noviembre de 2012

LILIANA WAIPAN [8527]






Liliana Waipan

Nació en Avellaneda, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Desde 1997 escribe y publica poesías y cuentos en el ámbito nacional e internacional. Ha participado de numerosas antologías.
Publicó en 2006 “Sensaciones Térmicas” 1° premio en poesía en el Certamen Internacional “Homenaje a Jorge Luis Borges; Faja de Honor de la SADE 2007; “Limpieza a fondo” (cuentos), 1° premio en el Certamen Internacional de Relato Breve organizado por Contextos; 1° premio en el V Certamen de Poesía “Victoria Siempre 2008” y edita su libro “Rehenes (poemas liberados)” 2008.




“El día estaba muerto de hambre”
Anónimo


Licencia

Mentime
un despertar coloreado de ayer
una cintura sin clavijas
con llanos en la espalda

Mientan
estremecidos huesos al sol
una corrida hacia la tarde
locura periódica
que resopla en mi envase
y maquilla algún estreno

Mentime
una tormenta en la memoria
corriente subterránea
que desate mi lengua
de nombres, de acertijos
de contenidos fuegos
donde no queden
cicatrices con retorno
ni se aloje
una gota de miedo

Mentime
un acantilado en las suelas
cornisa tentadora
cielo dilatado de arrebatos
sobre mi piel crocante

Mentime
por un rato
una licencia
para no envejecer






Todas las noches

Suelta la mano que la empuja a lismonear entre los autos.
Suelta la mano que seca el llanto de su panza con hambre.
Suelta la mano que encuentra en la basura ese pedazo de pan.
Suelta la mano y se busca en el espejo del mugriento baño de estación.
No refleja a la niña.
Suelta la mano que todas las noches hurga en su pequeño sexo.
Corre.
Suelta.






Umbrales

Otra 
silba en la guarida
untada de reflejos
con el pelo oxidado de lluvias

Va a caer en el umbral
de sus ojos
Va a beberse la sal
de los misterios

Va lamerse el mar 
sangrando cicatrices de ancla

Otra
mató lo que amaba
Lo demás
nunca estuvo vivo






Mujer verde

Tengo la piel rebosada
de pinos verdiazules
esos que bailan alrededor
de la luna

Tengo el sabor a tibia menta
de sus púas 
en mi boca
Tengo garúas de resina
en la espalda
y una corteza joven
me nace entre los brazos

Tengo toda su brisa
en los pies 
y en cada soplo
me cantan secretos
al oído 
Tengo ramas que me crecen
en los ojos
y esperan nido

Tengo los pinos
saciados de palabras

Temo
que no pueda nombrarlos






Mueca

Sueltos andamos
pero las rejas
nos crecen
                    en los hombros

Reclusos de la boca
                    del silencio
cazados por un mail
una pantalla

Covictos de la imagen
tizón de luz
                    entre mil ojos
confinados al vacío

Reos del tiempo que mudan
                    su deslucida piel
en revocados mitos

Ciegos rehenes de las jaulas
                    que humectamos
con muecas de libertad
                    cada mañana

De "Rehenes (Poemas Liberados)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada