lunes, 15 de octubre de 2012

IVONNE MELGAR NAVAS (8053)




IVONNE MELGAR NAVAS
Nació en San Salvador el 24 de septiembre de 1965. Comenzó a escribir poesía a la edad de seis años.
Se graduó en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM como Licenciada en Ciencias de la Comunicación, con honores, con la Tesis ” De las Cenizas a los Escombros”, reportaje sobre la guerra civil salvadoreña, y que termina con el terremoto de 1986. En el Certamen Alfonso Quijada Urías realizado en San Salvador en 1988, participó con el poemario” Si yo fuera varón” obteniendo mención honorífica.
Ha ejercido como reportera del periódico UNO MAS UNO, donde obtuvo el premio nacional sobre reportaje, y del Periódico REFORMA, cubriendo la fuente presidencial.
Actualmente es reportera del periódico EL EXCELSIOR, atendiendo la fuente Presidencia de México, además de una columna sabatina de análisis político, RETROVISOR. También cubre para RADIO IMAGEN y CANAL 3 de televisión, de México.




Cuando hablaron los hombres 

Todo estaba grabado sobre el lienzo 
Arenoso de mis huesos: 
Vendrá el amor y te dará su llama 
¿Será como el lucero? Le pregunté al sosiego 
Será como la risa que se esculpe silente en la tristeza 
 Como la flor del cactus a la luz de la rosa. 

Todo estaba grabado sobre el filo 
Infantil de mi epidermis. 
Vendrá el amor y te dará su tacto 
¿Será como una estrella? Le pregunté al reposo  
Será como la espuma que acaricia la rabia 
 Como el acento sordo de las ambulancias 
 En plena convención de carcajadas. 

Todo estaba grabado sobre el arco 
expectante de mis ansias: 
vendrá el amor y te dará la flecha 
¿Será como la luna? le pregunté a la suerte 
Será como el pronóstico del rayo 
 Cuando nadie esperaba la tormenta 
 como el reflujo alado de la lluvia colgando en los cristales 
 cuando el gozo solar impone su tragedia. 

Todo estaba grabado sobre la insinuación 
de nuestra historia: 
vendrá el amor y te dará su cárcel 
¿Pero vendrá del cielo 
será como una cripta de luciérnagas 
como galaxia en ciernes anunciando la noche de mi entrega? 
le pregunté a los hombres y mujeres 
que anudaron su angustia a nuestro tiempo. 

Si  
vendrá del cielo 
será enemigo del sosiego 
 del reposo 
 de la suerte 
 y la historia 
cargado de su luz 
vendrá del cielo: 
Será un cometa. 

Febrero 14, 1988. San Salvador






Dios te salve de mí

Dios te salve de mí
que no tengo la gracia
ni el perfecto gemir entrecortado del suspiro
que tienen las muchachas tristes
hechas de soledad para frotar la piel de la tragedia.
Dios te salve de mi
que no venero al Sísifo
y amo la poesía de Rosario
pero odio su torpeza en el suicidio.
Dios te salve de mí
que no tengo descanso
para buscar tu nombre
en los suburbios improvisados de la noche
y repaso boleros como decir consignas
-como rezar a ciegas padrenuestros-
antes de echar el último vistazo
sobre el foco amarillo de mi cuarto.
Dios te Salve de mí
que sueño caracoles
y túneles secretos entre San salvador y Garibaldi
para llegar a ti bajo rumores
en sábanas de sal
y abrazos de silencio.
Dios te salve de mí
que creo en el horóscopo
y le juego a la grande cada viernes
y decido mi sueño en los semáforos
cuando espero la luz de tu recuerdo.
Dios te salve de mí
que soy un vaso de agua
en medio de cascadas y gotas de roció
y llenas de rubor
continuamente
me tiene sin cuidado pasar inadvertida
si a cambio de glamour
requisarán mis versos
en bien de las palabras en voz alta
o apagarán mi rabia
en pos de las imágenes exactas.
Dios te salve de mí
que no hago ruido
cuando lleven los pasos de la audiencia
pero abundo en excesos
cuando veo tus ojos de reclamo
o camino tu boca de arrepentimiento.
Dios te salve de mí
si acaso llega a desatarme el nudo
si no me olvida con este amor a cuestas
si me convence de no tejer la espera
si mañana me absuelve la condena
de beberte el sosiego
sin salvación posible.
Dios
Dios te salve de mí






Definición  

Tu miedo no es cosa del otro mundo 
por eso sufro 
y me acongoja el gesto de tu letra amurallada 
-secreto táctico, clave traicionera-. 

Tu miedo es asunto de mortales 
y no hay santo que contigo las pueda 
ni señal de la santa cruz 
vigente a la hora del silencio 
porque tu miedo no platica 
está peleando a muerte con las frases del día 
y lo que es peor 
pelea conmigo 
apenas un refrán amordazado por la rabia. 

Tu miedo no conoce la humedad 
pero es trago de tequila en la garganta. 

5 de Diciembre de 1987. 






Sueño de caracol 

Tengo un mes de sueños funestos 
me vinieron a ver los invisibles 
y rodearon de la luz mi piel los caracoles 
amo los caracoles… 
Tener de corazón un mar es derrochar 
¡Demasiado derroche 
que entreteje la envidia de mi sal! 

Tengo un mes de seños funestos, 
penetraron en mí las estaciones 
sin embargo se fueron 
(la holganza de mi noche amedrentó su ser). 

Hoy deben regresar. 

Tengo insomnio en el sueño. 
Conozco la belleza fugaz de la tortura 
aliada en el dolor, conmovida con él, 
enamorándolo. 

Tengo un mes de sueños funestos, 
no quiero despertar y me censuran  
el tic-tac de un reloj casi inservible, 
el hombre de un amor, 
el olvido de mi propio miedo. 
¡Me tortura la voz de la conciencia 
de no tener conciencia que debo despertar! 

Mayo 1985. 





Advertencia 

Devoraré tus manos 
de alacrán dorado 
y morderé tu pelo 
de telaraña a prisa  
Así será 
Estoy al margen de la ley 
y demasiado cerca de ti 

Enero 1988. 






Otro San Salvador  

¿Te acuerdas mamá? 
de la foto en blanco y negro 
en que mi hermana y yo compartimos 
la plataforma de El salvador del Mundo. 
Si la tienes junto a ti, 
guárdala y mírala 
como si te tragaras el aire que deja de pasar. 

¿Te acuerdas mamá? 
del Cristóbal Colon y del Palacio Nacional, 
y de tu dulce voz en mi oído de niña 
enseñándome los nombres 
de las calles principales de San salvador. 
Aprieta en tu memoria ese recuerdo, 
porque el Palacio ya no es Palacio, 
Cristóbal Colon ya no tiene cabeza 
y ya no está tu voz para decirme dulcemente 
cómo se nombran las calles destruidas de San salvador. 

¿Te acuerdas mamá? 
de nuestra Gilda cuando tenía seis años, 
fuimos por ella al Hospital Bloom, 
queríamos verla sana y sonriente: 
tú compraste piñatas 
yo partí mangos verdes. 
Ahora mamá, 
abraza fuertemente la sonrisa de mi hermana 
y juntas digan una oración por la madre y la hermana 
que no tuvieron fiesta, 
que se quedaron esperando. 
Porque la tierra se abrió 
y se llevó las ansias. 

Octubre de 1986.







Historias sin intento 


del sueño a lo posible 
solo había una nube 
la clorofila de tu miedo 
polarizó su empeño 


II 

contemplas el desierto 
y entredientes suscribes la condena 
pero si algún reposo 
te ampara de roció 
conocerás el trueno de mi llanto 
porque sin ti hubo lluvia 
relámpagos y charco  


III 

esa noche llovió llovió llovió  
llovió por dentro 

26 de junio de 1988.México D.F. 






Vengo de la barbarie 

Vengo de la barbarie  
y no es mi culpa 
voy hacia ningún lado y me es indiferente tener brújula 
traigo llena de gritos la conciencia 
pero puedo inventarme en el silencio. 

Heredé los defectos de Pandora 
y las indiscreciones de la mujer que tuvo Adán 
como mejor compañera 

Soy hija de la planificación orgásmica y nocturna 
hermana de la luz artificial pero muy a su modo necesaria 
novia de la violencia enmascarada 
amante del placer inacabable 
celadora del miedo casi espejo de quedarse vacío 
mercenaria del teatro y la sonrisa a tiempo 
con pretensión de artículo de lujo 
irrestrictivamente femenino 
invento personajes situaciones caóticas 
para no debatirme en el aburrimiento. 

Digo que me descubro y sin embargo miento 
intuyo acaso a veces que alguien me descubre 
y reposa en mi oreja su fantástico aliento de contrario 
intuyo puede ser deseo 
una declaración de guerra sobre el pecho 
un susurro que no tiene respeto 
un eco embriagador sin voz de alerta. 

Intuyo desesperadamente busco 
la anunciación del beso adolorido y cancerígeno 
capaz de ametrallarme en la decencia ambigua 
de quien se autodefine porque no hay quien la nombre 
con el nombre del día 
y las horas del día que no perdonan tiempos  
para escribir historias incompletas. 

Diciembre 1986. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada