sábado, 6 de octubre de 2012

7984.- SANDRA DE LA TORRE GUARDERAS



Sandra De la Torre Guarderas (Quito, ECUADOR 1971). Mereció el Premio de Poesía Paralelo Cero 2011, organizado por Xavier Oquendo. Estudió comunicaciones, en Nothwestern College, St. Paul, Minnesota.  Ha escrito y dirigido piezas de teatro, es guionista audiovisual y directora de doblaje. Su primer libro es El hueco en el zapato.

Sandra De La Torre Guarderas es poeta, guionista y realizadora audiovisual. 
Para esta autora ecuatoriana, nacida en Quito en 1971, la poesía comienza en la actitud de tener los poros abiertos, en la disposición a “vivir en poeta”, así todo en el entorno nos puede llegar de manera profunda, lleno de mensajes a explorar. Entonces la poesía se vuelve necesaria. Su escritura se alimenta de ironía, humor y juego, como ingredientes esenciales para contrarrestar el cotidiano de este mundo tan doloroso en general. En su poética lo lúdico es fundamental: “el lector se convierte en un co-creador, en un cómplice (...) lo invito a crear conmigo sin la participación del lector, el texto no sobreviviría”.  Y ella confiesa que es también una lectora lúdica, que se siente invitada a jugar, especialmente con los textos de Julio Cortazar, de los que siempre se reserva un tramo sin leer, para que no se le acabe.
Otra cuestión que alimenta su poesía es la búsqueda de lo absoluto, “en un mundo tan vacío, ahora que ha muerto todo lo absoluto, que todo es plural, ahora que no hay un referente único creo que mi poesía lo busca desesperadamente.” "La poesía es respuesta y es pregunta, es indagación existencial. La poesía es perturbación.", nos dice suavemente  mientras abre su libro El Hueco en el zapato, ganador del Segundo Concurso Nacional de Poesía Paralelo Cero 2011-2012, en Ecuador.  




Partido amor

Tú de reojo
         yo de blanco
corremos detrás
                       del mismo mundo.

Vas driblando mis pretextos
         yo rechazo tus avances
                                metes cabeza
         me desubicas
                                uno  a cero.

Hago un cambio fundamental
                     apenas tres toques
         tus manos contienen
                                 mi gloria.

Te sigo
me sigues
         conquistas
                  quemas
          tiempo precioso
y escapas
         te vas
     me olvido del mundo
                 me lanzo a tus pies.

Caes
                          es una pena
       máxima.

Sin defensa       
          con tu mirada traspasándome
                             respiro tus jadeos
descargas con furia
         mando al carajo ese mundo
                                     ni solo tuyo
                          ni solo mío
y yo de rojo
                               y tú de blanco.






LECTOR IN FÁBULA I

en el rincón un piano
amenaza con romper
                                 el silencio

la pelirroja
               espera sin rostro

el tipo del sombrero
            saca del bolsillo
   el arma homicida

ella dulcemente
           alarga sus dedos
      sobre las teclas

ataca
          pianísimo
                    ese pánico viejo

la puerta se cierra

un pañuelo blanco
es su alma agitada

está intacto –le dice
y revienta
                          la tarde







LECTOR IN FÁBULA II

la puerta se cierra
                               pianísimo

ella dulcemente
        saca del bolsillo
     ese pánico viejo
                            el arma homicida

en el rincón un piano
                     espera sin rostro

el tipo del sombrero
         alarga sus dedos
                           ataca
      amenaza con romper          
                               el silencio

un pañuelo blanco
sobre las teclas
                es su alma agitada

está intacto –le dice
y revienta
                la pelirroja
                     la tarde





LECTOR IN FÁBULA III

ese pánico viejo
                 alarga sus dedos
      amenaza con romper
                                la tarde

la puerta se cierra
                          y revienta
       el tipo del sombrero

                       pianísimo
la pelirroja
            saca del bolsillo
   un pañuelo blanco

está intacto –le dice
       en el rincón un piano

es su alma agitada
              el arma homicida
     sobre las teclas

ella dulcemente
                           ataca

espera sin rostro
                         el silencio





Voracidad

Me asomo a la ventana
                bebo por los ojos
    escucho
                 toda la música
       me saturo de historias
                            y geografías
       lo legible
              multiplica mis sentidos.
Me embarco en un texto
                     zarpo hacia otro
      que me lleva a Venecia
 cito
          las citas
                        del que citó
     para nomás de decir te amo.
No se sacia el ojo
                       ni el oído
hasta  cuando
             despierto
       y sigo perdiendo
                                   la inocencia.







Bautizo

Para extirparse
el cálculo de angustia máxima
hay que descender a la tina
atornillar las pupilas
palidecer
amoratar los labios
almidonar el cuerpo
bajo el agua
hasta transparentarse

contenido el aliento
atornillar las pupilas
en el que bajó a los abismos
y esperar al tercer día.






Vértice

Escucho en la caracola
la contrariedad de las olas en desbandada
recuerdos pájaros batiéndose en el vaho.

Hierve
       se multiplica
       el rugido en el hueco insondable
bailan las dudas y las parcas
dientes del infierno
                           sus zapatillas.
La certeza
       parece aflorar en el fondo
el león se ha dormido
la caracola vuelve a la repisa.

Vibra en la repisa
              en la oreja
               feroz  siempre
                                       feroz
no hay fondo.

Se arremolina Láquesis en puntas
devanando el hilo con urgencia
cantan las dudas su opereta
en el nácar de mi oído
                                incansables
celebra Cloto
Átropos
       tijeretea  el viento
braman los aplausos
silba la cuchilla
       en el mar íntimo de la caracola.







De lirios

El ramo en el centro
su aroma infecta
cada escondrijo.

La madre los cultiva
al servir el almuerzo
abona la guerra
advierte
muecas floreciendo
en sus capullos.

Todos tragan
la sopa de espanto
contienen el habla
                   el gesto.

Ella
levanta la loza
tiembla
                   podando.

Secos
                   los hijos
esconden sus rostros
        los rastros                
                  las hojas.
Macetas floridas
atestan ventanas
                      repisas
                 memorias.

Demasiados
           los almuerzos
vividos en la casa
sin ramos de rosas
solo
                     delirios.





Fiebre

Roce (pla)tónico
en el umbral de los labios

(des)pedirse
con las manos ardientes

(trans)formar
esculturas en arena
(des)vestirse
del olvido

(pre)sentir
 la (de)cadencia de las hadas

(des)esperarse en la calle sombría
(trans)portándose a la altura
(inter)cediendo un poco más
hasta que se (tras)toquen
los (anti)cuerpos
y estalle
                                la fiebre. 





Lobrá 

Canto
bajo una lluvia de hojas
el rayo de luz
enciende contornos
baila el jardín.

Doy saltos cortos en la rama
picoteo el tronco
mis ojos descubren
el árbol de enfrente.

Allá también llueven cantos
                  en los contornos
baila una luz verde naranja
entre las hojas.

Allá
corto una rama saltando
  me picotea el tronco     
enfrente del árbol
descubro mis ojos.

Mis plumas se agarran del viento
voy a esa copa
                         espejo espejismo
mi pico toca el cristal
                                   la sombra.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada