martes, 18 de septiembre de 2012

MAX DEL SOLAR [7.869]





MAX DEL SOLAR 

(Santiago, CHILE 1978): Periodista y escritor. Algunos de sus trabajos fueron seleccionados para la antología generacional “Círculo infinito” (Al Márgen Editores, 2002). Fue uno de los creadores de la revista literaria “La forma del árbol”. Ha publicado el libro “Las químicas orquestas” (Al Márgen Editores, 2003).




1

Se escuchan musiquitas cabronas a medio terminar la distancia me viola entre un punto y otro.



2

Aquí las calles guardan los mas atroces secretos porque están tan iluminadas para que los travestis y las monjas no se enrosquen para que la sangre no haga su camino nupcial para que las baratas no se meen hasta dar con la realidad para que los cajones donde duermen los muertos no escupan el olor de mi abuelita aun viva para que los policías no se den con trompas de Falopio para que los marihuaneros no tengan preclamcia al estar tan lucidos para que los vagos no se sequen y se conviertan en grifos llenos de sangre para que los artistas no se den con mierdazos en la espalda para que los volantines de septiembre no estén llenos de balas para que el amor cretino que un dia me prometiste no se raje hasta partirse definitivamente en dos para que las luciérnagas del infierno no se sigan adosando a la luna para que esta misma luna no muestre su cara llena de cicatrices para que a los ciudadanos no se les vuelvan a confiscar el pasado por eso esta calle es tan iluminada



3

Me tiré tantas veces de los edificios estuve envuelto en la bulimia de las ratas en la blancura espesa de los que lloran en el suicida sin tripas el olor de los quiltros fue mi casa durante 560 años me enseñaron sobre la guerra con metafísicos puzzles un perro guacho como tu me lamió ahí en todo lo que entiendes por tragedia.



4

Los santiaguinos desnudos llegan al volcán y se tiran antes que la ciudad se seque las lágrimas los perros se despiertan silenciosos la vida para ellos es el sexo y la luna bien arriba comienza a llover en la capital el centro se infla de paraguas los perros se refugian debajo de unos árboles y lloran por todo lo que nosotros no lloramos.






Esta noche tiene mis besos trenzados en su espalda
el orgasmo sólido de la tierra se deshace en la línea tuerta de la noche
mientras en la otra mitad de los otros
el horizonte se multiplica de puerto en puerto
ahora es cuando los fantasmas se vuelven fosforescentes
y procrean debajo de los muebles
y esas mariposas ortopédicas guardan sus huevos para mañana
y se alimentan del esqueleto de mis oraciones
el cielo de párpados inmensos
es un trayecto por la cola de la muerte
en una dimensión de espaldas
yo despierto envuelto en nata
la noche tiene su propio dolor
el dolor de unas manos que han tocado el dinero
y los pecados capitales reventando del envoltorio de una oruga
los olores del incienso nos ayudan a escapar de la guerra de un cigarro
a esa hora todos tenemos culpas
que nos cuelgan de las cuencas de los ojos
hay un animal tallado en la angustia
está el licor de los ojos cristalizado en el océano de un espejo
es que estar en este país es saber que el sonido es curvo
y que los dioses de ayer trafican con los dioses de hoy
esto no tiene que ver con la patafísica
que es un pie mutilado dentro de una cajita de música
me gusta esa ternura nacional
donde las estrellas son así de bobas
y son sílabas 
que alumbran a las parejas que se aman en fracturas expuestas en carne
y que tapan con moco la fuga de ángeles por su vagina
divinizados por haberse revelado en un haz de leche
en la noche somos amantes en el culo de una araña.






Interpretación de la Ínfima Historia Según los Pájaros



1

Ciertos pájaros degenerados en la escala geométrica del mono
se asombran con la extraordinaria existencia de los muertos
usan lentes para cubrir la desaparición de sus ojos
los pájaros estos 
inestables 
transvestidos en formas humanas 
propagan con su aleteo el ciclo de la angustia
escriben matemáticas en el torso fláxido de un desconocido
fabulan....................calculan en silencio
en un ábaco con trozos de carne
son un atado de números
son ladrones de la forma
invierten sus conciencias en montañas kinéticas
propinan anatemas con toque inglés
sudamericano 
expanden las mañanas hilan fino
son una pistola que no llora
son una confabulación hermética de un dios post industrial
que sobrepasó los limites de la idea-pájaro.

2

El pájaro llamado viri biri
viene de una rama y se posa en la reja de metal custodiando 
con extrañeza perdida el hueco de mi ventana en asfixia
cree decir se retracta
vuelve a venir se va se disloca en el horizonte 
aletea 
pregunta ciertas cosas al aire que le contesta de ciertos modos aprendidos socialmente
porque el aire también sufre de relaciones humanas
y también tiene su historia y su fama y su decaimiento sutil hasta hundirse en el fracaso
...viri biri es una formula matemática 
...viri biri es un cazador de fronteras 
...viri biri es un celofan del infinito
...viri biri una angustia pequeña que despierta
...viri biri un buitre maquillado que picotea a dios 
que se extiende en el fondo de los universos en una camisa blanca

viri biri lo sabe todo
cabe un templo completo entre las dos ultimas plumas de su cola violeta
nos dice que rezar es una situación de carácter industrial
que es un acto tardío
nos dice algunas claves para volver a descifrar
y con su movimiento giroscópico de ojos 
reproduce el silencioso sonido del universo: unos cachetes inflados


3

El cernícalo desciende de los edificios empinados con codo puntiagudo
cortando el amanecer atado en sus extremos
sinfónico con sonidos de oleos
bermellón diatriba y gusanos
viene de la altura de un andamio celeste
se somete a su forma en la obertura del mundo
y en la herida abierta de un niño.


4

Algunos hacen nidos iluminados por el sol de amanecer afeminado 
que perfuma los orines 
en estos lugares se trafica con el concepto de futuro
arreglan con el método científico sus botones 
que hacen niños con mocos y sangre colgando
en las Filipinas
se limpian unos a otros con ademanes de mamíferos incorrectos
algunos domingos rezan oraciones
masturbaciones de la garganta

desde sus nidos 
se espesan
se proclaman unos a otros con trompetas
y tijeras
son nudos de ruidos en el espacio
ocultan desapariciones
oscilaciones del alma
enredadas en cáncer o capricornio
desencuadernan del cuerpo el cuerpo de luz

corchetean el alma a los intestinos con intenciones escatológicas
algunos desaparecen 
succionados por lirios con bocas de hombres
en el virtuoso afán de ocultamiento
tapan el sol con sus alas de gloriosa decadencia
emigran a la costa
no saben que la línea del horizonte es el punto de partida
donde se destila un ojo
los labios producen saliva hasta la arena
el mar infestado de guitarras 
y vómitos divinos
los días nublados son cortinas tapando hileras de ahorcados 
y las tripas de los barcos.



5

Me cuentan
que en los brazos de Jesucristo
se posó un colibrí con pésima memoria
le contó a los demás
que Jesús había multiplicado
los

pecados

se silbó un padre nuestro 
y después de cantar
se rompió a si mismo..




LA FILARMÓNICA DE COBALTO, 
LA ORQUESTA DE SODIO O LA SINFÓNICA DE PLATA

(presentación de Las químicas orquestas (Al Margen editores) de Max del Solar)


Por Héctor Hernández Montecinos

El libro de Max del Solar viene a sumarse a la génesis de publicaciones de la novísima generación poética de Santiago. Un grupo de autores que poco a poco se han ido (nos hemos) abriendo paso de una manera consecuente y renovadora de los discursos y las acciones que la vuelta a la democracia vino a silenciar y a convenir. Otra es nuestra visión de la poesía y de lo que hacemos con ella. Por esto mismo me alegra mucho ser parte de esta bienvenida que le damos a este importante texto que hoy ve la negra luz de los lectores. Ahora paso a referirme al libro mismo y no me extiendo más.

Las químicas orquestas busca una pregunta que explique la alucinada multiplicidad de quien lo escribe. Hablo de eso múltiple que arrebata a las subjetividades y convierte todas sus relaciones en posibles y discontinuas transgrediendo la sensación de lo real. La ficción y la metaficción son algunas de las materialidades más interesantes de este libro, en el cual la fusión del tú y del yo se convierte en sujeto y objeto a la vez. Esa pregunta iniciática aparece textual y la cito:

            - ¿Y ahora cuál es la enfermedad que tiene?
            - Equis

Esta tachadura cruzada de la incógnita será la duda poética que se irá develando a lo largo de los textos. Desde "la curvatura del poema" en la página en blanco que es como se inicia Las químicas orquestas el huevo gradualmente se irá convirtiendo en globo terráqueo, es decir, un mundo redondo y acrobático donde no hay arriba ni abajo ni norte ni sur y que sin adelantarme puedo decir que termina en la imagen del pájaro humano. El cuerpo se hace sinfónico mediante la liberación de las vectorialidades de subjetivización: cuerpos, discursos y territorios salen de la clausura y se hacen contingentes de sí mismos como el bebé que nace y se da cuenta que su identidad no es un "yo" sino que es ser como un yo/yo colgado del cordón umbilical. Cito:

se le coloca un buen golpe de látex en la cara
con el fin de que el recién nacido llore
sus pulmones y sesos se inundan de aire
              y disponga así
desde ese momento
de una primitiva concienca del yo/yo
              necesaria para proceder a auto eliminarse (LQO,18)

Junto a estos nacimientos del huevo al pájaro, del cigoto al hombre, la amenaza constante del suicidio ya sea colgándose o con pistola se repite a cada rato: múltiples partos explicarían múltiples sujetos. Múltiples muertes explicarían múltiples nacimientos. He aquí un intento a la solución dialéctica inicial.

A lo largo de los textos hay una desconfianza de las continuidades y las líneas rectas. Palabras que se pierden o se unen misteriosamente en este recorrido-viaje del paseante cuerpo químico trastocado que vive la alucinación en el proyecto moderno latinoamericano. Una locura-desplazamiento que acusa desde la parodia y la caricaturización a la actualidad de los grandes relatos como las matemáticas: "3,14 + 3,14 = orina",a la ciencia: "Einstein era un ateo al cubo", a la filosofía, la tecnología, la siquiatría, el Estado y hasta la mismísima poesía.






ESTUDIO DE LAS defi CIENCIAS
CARDÍACAS DE LA POESÍA

                                            Arritmia
               Arritmia
                                 Arritmia
                                                                                           Arritmia

                                                                   Arritmia
Arritmia
                                  Arritmia

ARRITMIA (LQO: 52)


Esta burla al "entorno natural" del paseante se vuelca a sí mismo en el apartado que se llama "Apuntes de Testosterona" desde donde la masculinidad heterosexual se ve intervenida por los devenires maquínicos y zoofenoménicos con visiones alucinadas de las mujeres debido a un pentagrama escrito por "Luis Sepúlveda Durán (LSD)" que hace a este voyeur ver la realidad "con puntitos en los ojos". La mujer máquina: tren, avión, bicicleta es la que también posee un cuerpo sexuado en femenino cuya máxima fijación erótica está dada por la recurrencia fetichista de la imagen de los pies y el movimiento que estos implican:

caminabas como gata destejida por un resfrío
los zapatos estaban llenos de vómitos de enamorados
nos acostamos igual con todas esas bacterias
y espermios que prenden fósforos esperando
hasta en las siestas más sucias (LQO: 73)

Por último y como ya había anotado antes, en la última parte del libro el pájaro como individuo en libertad viene a ser el epítome del flaneur urbano y latinoamericano cuando las posibilidades son múltiples y cada una es una transgresión a la realidad. Las órbitas que se recorren son más bien trazos circulares o sin ángulos desde el cual siempre es un cuerpo pasando: un cuerpo en presencia de sí. Cito:

Ciertos pájaros degenerados en la escala geométrica del mono
se asombran con la extraordinaria existencia de los muertos
usan lentes para cubrir la desaparición de sus ojos
los pájaros estos
              inestables
              transvestidos de formas humanas
propagan con su aleteo el ciclo de la angustia... (LQO: 82)


No soy muy partidario de traer a colación las intertextualidades y las citas de los libros, pero en este caso se invocan las presencias de Juan Luis Martínez, Rodrigo Lira, Parrita y Parrón, y justamente las re-cito porque creo que estos poetas constituyen los manantiales de la novísima generación que se abre paso poco a poco distanciándose de la moribunda y agónica generación que se suele llamar del 90'. Desde la tachadura, el humor sardónico, el ludus lírico se dan los primeros e importantes pasos de este caldo de cultivo fértil e interesante desde el cual Max del Solar ha dado uno de los pasos claves al presentarles ahora su libro que también pudo llamarse LA FILARMÓNICA DE COBALTO, LA ORQUESTA DE SODIO O LA SINFÓNICA DE PLATA.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada