domingo, 16 de septiembre de 2012

7854.- PABLO NATALE




PABLO NATALE
Nació en la ruta interestatal Córdoba-Rosario, ARGENTINA en la década del 80. Publicó Un oso polar (Recovecos, 2008), Vida en común, Editorial Nudista,2011 y participó en las antologías Es lo que hay (Babel, 2009), Hablar de mí (Lengua de Trapo, 2010) y Córdoba Cuenta (Comunicarte, 2010). Mantiene la página web www.pacmanvuelve.blogspot.com desde septiembre de 2006 y es integrante de la banda Bosques de Groenlandia . Coordina talleres de escritura y da clases de español a extranjeros. Colabora en suplementos culturales con ensayos y reseñas.




Madre en casa


La posición favorita en la que duerme
es de espaldas,los brazos cruzados
casi abrazando la almohada
las piernas una sobre otra
una posición cómoda
gimnástica
siempre que la pienso
en esa posición
también pienso que tiene pantalón corto
y los pies descalzos
como yo
que también duermo solo
abrazado a mi almohada.
Nuestro malestar de familia
nunca fue un grito de guerra
sólo hemos sido gente simple
tratando de dormir.


Álbumes de familia

¿Qué es esto?
Una foto.
¿Y qué es esto en la foto?
Vos te estás yendo,y yo me voy
hacia un lado diferente.
¿La foto es como nuestra casa?
No. La foto no se puede vender
en ella sólo estamos vos y yo.
No es un contrato de nada.
No es un documento de nadie.
La foto no miente.
Claro,papá. Esta foto no miente. 
El sol te corta a la mitad como si fueras un ángel.
y yo piso mi propia sombra como un encantador.
¿Y qué más se ve en la foto?
El sol te corta a la mitad como si fueras un ángel
y yo escapo de las sombras encantadoras del tramposo.
Y entro y salgo de una Iglesia
en lo que no hay nadie y estoy solo.
¿Por qué siempre estás solo?
Yo no estoy solo papá,es una foto.
La única en la que salimos juntos.


Joel, II

Pero algunas noches
cerrás los ojos
y aparece otra vez el juego de imágenes :
uno de tus amigos corriendo
cercano al gol
uno de tus músicos preferidos
cantando solo con su guitarra
en una habitación llena de papeles
la bicicleta que usabas para trepar a la montaña
y para dejarte caer
con la mente
cuesta abajo
y después de mirar la bici desde allá
en ese lugar alto y lejano
en el que abrías los ojos
y los volvías a cerrar
sintiendo que ése
y no otro
había sido el momento donde encontrabas y perdías
algo parecido a la felicidad
hasta que más tarde todo se borraba
de manera insegura y definitiva.

 de vida en común,Editorial Nudista,Cosquín,Provincia de Córdoba,2011




Señorita Marvel

Éste es el poema
donde nos volvemos superhéroes
y sus archienemigos:
al señor de la tele se le cierra la boca
cosida como un muñeco
y la mujer que vende bolsas de consorcio
patea las puertas de nuestros hogares
imitando a Fu Manchú.
La abuela se trepó al techo, con su mirada láser
fulmina a todo aquel que se atreva a acercarse
es una vigilante tejiendo, agujerando las revistas de moda
la belleza escultural, la felicidad de los que tienen
mientras mi padre, atado a sí mismo, lloriquea en el sótano
el sótano en el que se encerró, donde sufre
amén de nosotros, por todos los demás.
Así que éste es el superpoema y ésta la superciudad
de la que ya no saldremos nunca:
brilla como si los deseos más salvajes
fuesen ahora posibles
Sólo queda una pregunta:
¿Dónde están los niños?
Recostado en su inmortal reposera
mi abuelo escupe semillas de mandarina
y le habla a las personas que no existen.





La carretera Noé 

Los animales no hablan 
y los recuerdos tampoco 
me gustaría tallar eso en el árbol 
al que trepamos con papá 
en el paraíso imaginario 
los animales no hablan 
nos diríamos 
tendidos allá arriba como si sólo fuésemos ropa 
empujada por el viento 
los nombres se secan 
nuestras manos se secan y los recuerdos 
se secan 
somos animales 
me gustaría decirle a papá 
en el silencio de la noche 
la casa se viene abajo y tan sólo éramos 
animales 






Ladrillitos 

Mis hermanas limpian la pileta
en ropa interior negra
mis hermanas y las amigas
limpian la pileta pelopincho
en ropa interior negra debajo del pantalón
una escoba blanca viene hacia acá
les pido por favor
que dejen de jugar
con mis sentimientos

--- * ----

mis hermanas comen lechuga
en el asado dominical
dejan salir el ruido del tenedor
el sonido metálico del tenedor
golpeando el cuchillo en el centro
de la costilla
mis hermanas y sus amigas comen lechuga
y costilla en el asado dominical
una paloma corta el aire
perseguida por un gato
yo me muerdo las uñas
hasta el fin del miedo



--- * ---

vainilla, chocolate, crema del cielo
mis hermanas y sus amigas
van a traer helado
y sin saberlo
van a comprar helado
de tres colores diferentes
vainilla, chocolate, crema del cielo
debería ser una canción
mis hermanas y sus amigas
también deberían ser una canción
el helado, chorreando debajo de los labios,
mi abuela, abriendo y cerrando su dentadura,
todo eso debería ser una y la misma canción
una canción que pueda poner
colgada del tendedero
y a la que pueda escuchar
hasta olvidarme de todo





La gramática de mi madre 

En una película sueca
se llamaría Johanna
mi madre tiene tres comportamientos básicos
de mucama, de hámster, de león,
hace semanas, meses,
que no veo su piel distendida,
pule con constancia y solicitud
la superficie de los muebles
pero su cara hace rato
amanece sin pulir,
en una película sueca
se llamaría Johanna
la veríamos correr y, en su mejor momento,
estirar la mano, subir a un tren,
y luego tratar de recoger el bolso
lleno de ropa
que se cae por la vía recta,
ropa que sería de mamá,
y que nadie, nadie,
va a recoger.
A veces, como ahora, llora,
y su rostro se transforma al rojo,
los pelos rizados y morenos se mueven,
un pequeño golpe de electricidad en la cara
eso es casi todo,
junto al silencio que construye
para dar espacio a la culpa de los demás.
A veces, también, no llora,
simplemente se nos queda mirando,
y sé que en ese momento espera,
mucho más de mí,
de lo que le puedo dar:
llamarla Johanna,
e imaginarla libre
en una película sueca
que jamás vamos a ver.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada