martes, 4 de septiembre de 2012

ISHLE YI PARK [7.695]



Ishle Yi Park

Es una poeta de origen coreano que radica en Estados Unidos. Es la poeta más reconocida de Queens, Nueva York. Con su primer libro La temperatura de esta agua, se hizo acreedora al premio PEN America Beyon Margins en 2005.



Carta abierta a las chicas de los soldados


hola, tú. Las mujeres se vuelven 
encantadoras con la añoranza. 

quiero hablar contigo íntimamente – 
sobre la sombra de la guerra que se acerca a nuestro jardín, 
las horas pasadas cautivos frente a la TV, 
el contorno de tus brazos y su brazo entrelazados 
como cintas amarillas en el sueño. 

por la noche duermes con el muchacho 
que durante el día juega a ser soldado. 
te despeinó los cabellos, 
quizás lloró en el hueco de tu clavícula, 
conoces sus torpes dedos, 
su torso de buey, 
y sabes 
que desesperadamente 
él quiere ser un héroe. 

la noche sin luna en ambos países, 
saqueada de sus estrellas. Sólo tus ojos, duros, sin pestañar. 
allí, bombas que llueven como truenos y balas, como una dura, 
dura lluvia. 

no te pediré que llores 
por otras mujeres, que dan vueltas en la cama, 
ansiando la esencia de almendras 
de sus propios hombres, 
arrojándole plegarias 
a un silencioso dios extranjero, 

tu tristeza tiene su propia pequeña órbita – 
un hombre, marchando como una hormiga 
con su pequeño casco 
hacia un inhóspito horizonte de polvo naranja, 
en una tierra donde su lengua es polvo, 
donde los planes y los motivos 
de su país natal 
vuelan a millas de su cabeza. Él está ahí 
para cumplir órdenes, para ser un héroe, para tratar de ser 
un buen hombre. 

¿qué podemos hacer? 
te lo pregunto con las manos vacías. 
te hablo como una mujer 
que también ama a un niño soldado, un niño hombre. 

¿qué podemos hacer? 
nosotras que esperamos como guijarros –pequeñas, duras, brillantes, 
nosotras cuyas bocas 
se quedan sin palabras como páginas desgarradas, 
cuando todo lo que queremos decir es – 
deshagan las cintas amarillas 
y las ansias por mayores libertades 
o reinados –detengan la guerra fallida 
y devuélvannos a nuestros hermosos y golpeados hombres, 

antes que nuestras vidas se desarmen como sogas deshilachadas, 
antes que la guerra invada el frágil país de nuestra cama. 

tal vez a la noche 
deberíamos tramar una rebelión, 
susurrarle que dispare en otra dirección, 
ocultarse – 

decirle: 
no hay vientos y canciones 
cuando mueres siendo una leyenda joven. 

sí, éste es un poema de amor 
disimulado dentro de un poema sobre la guerra 

para mujeres, dejadas con mordidas de amor, 
magullones, rosas, bebés, y anhelos desplegados más allá 
de cualquier bandera. 
para hombres, que guardan nuestras mejores fotos tamaño billetera 
bajo sus cabezas, para que los cuiden, para hundirse en todos 
sus sueños no dichos. 

para amantes, 
que dejan ir cartas como palomas de papel 
que sobrevuelan océanos trazando un arco blanco, para aterrizar seguras 
en las manos del amante – 
palabras con alas, temblorosas, y esperando ser 
abiertas.



Retrato de una habitación en Bronx

Máscara de carnaval
Enormes sábanas  pegadas a  la ventana
La helada sobre el plateado parachoques
 del tren verde limón que se aleja, que avanza
                               agitando  las ventanas
cucarachas de cobre,  de  Bronx
Corrompiendo el fregadero.
La luz golpeando suavemente  la piel sobre mi pecho
                Silencio en la alberca, congas  rojo-ciruela
                                                                                                                        
Que música tan sensual
                                                                                                              
Vino y whiskey, argumentos
                                                                     arrojados
                                                                                                          
Por un sucio arranque.
                La habitación necesita
                               Un poco de luz
                                               Un hálito brillante y cálido
5 mantas rotas calientan
El frío invierno
                               ¿Qué boca,                                                             
 qué  suaves párpados y largas piernas
qué secretos codiciaremos detrás de las puertas cerradas como labios?
                                                                                             
¿Cómo sucumbirán mis huesos a la oscuridad?
                                                                                                             
¿Qué absurda imagen me sobrevivirá?
Toda esta comedia, un sofá sucio, sólo un instante
¿Quién seguirá amándome?
                                                                                                                                            
¿A quién moriré amando?
Tomemos esta noche
                               Sobre las tumbas
                                               Iluminemos
                                                               Este espacio hueco,
                                                                                             Tu boca
                                                                                                          Una ardiente flor negra.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada