martes, 4 de septiembre de 2012

7689.- MARCO ANTONIO VALENCIA CALLE




Marco Antonio Valencia Calle. (Popayán, COLOMBIA 1967) 
Magíster en Filología Hispánica del Instituto de la Lengua Española del Centro de Investigaciones Científicas (CSIC) de Madrid. Licenciado en Español y Literatura, Especialista en Pedagogía de la Lectura y la Escritura, diplomado en Docencia Universitaria, de la Universidad del Cauca. Miembro de la Asociación Caucana de Escritores y del Colegio Nacional de periodistas. Actualmente Presidente del Consejo Nacional de Literatura y miembro del Consejo Nacional de Cultura (Colombia, 2010). Secretario Ejecutivo de la Comisión Bicentenario del Cauca.
· Premio Departamental de Literatura: mitos y leyendas “Caucanizate”. Popayán, Diciembre de 2007.
· Beca Fundación Carolina para estudios en el Instituto de la Lengua Española, Madrid España, con nota final de Sobresaliente, Cum Laude. Años 2005-2006.
· Distinción a docente universitario de la Universidad del Cauca, por premio literario en evento internacional. Resolución número 096 del 22 de febrero del 2005.
· Reconocimiento y exaltación pública al merito literario. Alcaldía Municipal de Santander de Quilichao. Resolución 1057 de diciembre 10 de 2004.
· 2º Puesto II Premio Iberoamericano de Poesía “Pablo Neruda 100 Años”, en Temuco Chile. 2004
· Premio Nacional de Poesía Carlos Héctor Trejos, Riosucio Caldas, 2004.
· Premio Nacional “descanse en paz la guerra”, Poesía Sin Banderas, Casa Silva Bogotá, Mayo del 2003.
· Premio Nacional de Poesía Ciudad de Chiquinquirá. Año 2003.
· 2º Lugar VII Concurso Nacional de Poesía Universitaria “Euclides Jaramillo Arango”. Armenia 2001.
· Mención de Honor Especial. Primer Concurso de cuento y poesía Radio Universidad del Cauca, Popayán, 9 de junio de 2000.
· Premio Departamental de periodismo Francisco Lemos Arboleda. Modalidad Mejor Crónica de Radio. Gobernación del departamento del Cauca. Agosto 12 de 1994.

PUBLICACIONES:

· El Profesor Espantapájaros. Editorial Semillas y Popayán Positiva. (Dic de 2008 2da. Edición).ISBN:978-958-44-4054-9
· Oscuro por Claritas, Novela. Editorial Trueque. Año 2002. ISBN 958-33-3298-4
· Catorce crónicas de Marco A. Valencia Calle. (Monográfico) Revista Ojo al cuento. Edita Fundación Fundemos: ISSN-0123-2525
· Los versos de la iguana. Poesía. 3º edición año 2005. Colección literaria Estuario. ISBN 96812-8-X
· La segunda piel, poesía. Edición de la Cámara del Comercio del Cauca, mayo del 2003.
· Poesía con Mirada de Mujer, (Selección y prólogo), Asociación de Institutores del Cauca, edición de 2.000 ejemplares, Popayán año 2002. ISBN 956332340-3
· NUEVAS VOCES DE FIN DE SIGLO. (Coautor) Poesía Colombiana. Selección y prólogo Juan Revelo Revelo. Epsilon Editores. 1999. ISBN:958 -96616 -0-2
· EL RASTRO DE LAS IDEAS. (Editor) “Columnistas de El Liberal” Asociación Caucana de Escritores. Popayán. 2004.






Gira SOL herido

otra tarde que se muere en ausencia de mi madre, esa
heroína del destino que me parió y lavó mi ropa hasta el
día de las angustias.

quisiera inventar una plegaria que lave sus heridas
o al menos que mitigue sus lágrimas y
tantos dolores.

una madre que llora conmueve más que todos los muertos de
una guerra.





Humano y frágil

me alegra el miedo que alberga mi corazón
y esa sonrisa dudosa
asomándose en mis labios.

comprendo que a pesar de todo
estoy vivo y lo frágil que soy.

si no tuviese miedo y los nervios se me alejaran
como una liebre
el cazador cavaría mi sepulcro
con mis propios pensamientos.

mejor ser un inocente con miedo
que representar la tragedia de los tiranos.





Otros dolores

un viento brama tras los muros y
me arriesgo a pensar que son los
cantos de un ángel de la guarda,
sembrando confianza en las
riberas agudas de mi corazón.

la voz de mis muertos abaratando el silencio que
apresura la esquizofrenia.

un gemido respirado en otros dolores, otras fatigas, otras
paredes.

doy fe del dolor de la luna cuando mira a los cautivos
de las palabras del viento para los que no tienen voz.





Los guerreros

cuando los miro, se me asemejan vampiros absurdos.
cerdos acorazados que ignoran los pasos de la venganza.

tienen los ojos azules y las manos seguras pero en la
espalda una tarde triste que los acusa.

me hablan con señas y monosílabos para no tener la
trenza de una amistad y prevenir esas lágrimas
inútiles de las despedidas.

a pesar de mis odios y maldiciones
recordarlos incendiará con frecuencia mis horas de cariño
por la patria.






las mujeres que me gustan

las mujeres que me gustan se visten de falda,
de colores cálidos y zapatos abiertos.

las mujeres que me gustan me juegan con la mirada y la sonrisa,
con la indiferencia y el olvido.

las mujeres que me gustan tienen los dedos de los pies limpios,
las manos llenas de agua cálida y una historia sorpresa escondida por ahí.

las mujeres que me gustan son coquetas, volátiles, sonrientes, elegantes, susurrantes
eróticas, alegres, comprometidas...
infieles y vanidosas.

me gustan que le sonrían a otros que me la jueguen y me odien.

las mujeres que me gustan están en las calles, en las fiestas
en tu mirada y en mi taza de limosnas.





Prudencia

Otra vuelta de tuerca le he dado a la vida
Todos quietos, si giro al otro lado del mundo
la verdad o la nada pueden estar allí
y si se mueven, algo puede pasar.





Morir

Me cuesta ir a saludar a los muertos
Y mirar la aurora en los ojos de los dolientes.
Me asusta imaginar que puedo ser yo el único inmortal
en esta cadena de enfermos terminales.
El único incapaz de presentir el fin de sus días.





Sola

En alguna casa una mujer se aburre con sus recuerdos
e ignora los deseos de quien la presiente.
Si pudiera volar sobre los techos de todas las casas del mundo
o sobre su corazón destajado de tanto aburrimiento
la visitaría para impedir que las palabras de ayer la sigan lastimando,
a pesar de las astillas
y el olor a flores de nomeolvides.






Universo

Es posible que alguien llore sus últimos días
mientras te lamentas por tu cartera perdida.
Y que mientras duermes la pereza,
alguien aspire profundo para no dejarse vencer por la falta de fe.
También puede ser que a la hora de visitar el mar
tus bostezos se ahoguen en el tedio,
mientras en la otra orilla
unos ojos absortos descubran las venas del universo,
la verdad de su existencia,
el amor mismo tirado sobre la playa.





Ropas al sol

Incompleto, hastiado de las verbenas, de la complicidad de Eros
de Baco, de Saturno, de Afrodita, del loco de mi hermano,
me dejo revisar las ropas por la indolencia, la humedad y la tristeza.
Nada amarra un pedazo de ilusión a mis días,
y la sonrisa no me alcanza para leer lo que quiero sin importar lo que dice.
Ahora desnudo frente a los ojos de la Ley, nada importa
si no puedo leer los aullidos de tus poemas,
y no recuerdo el rostro de tus creencias.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada