lunes, 9 de julio de 2012

7234.- KRASIAH AL AWAD






Krasiah Al Awad. Hama, Siria, 1975. Escritora y poeta de origen árabe radicada en Argentina desde el año 2002. Trabaja como maestra de idioma árabe, conduce el programa radial Arabesc. El 2008 publicó su primer poemario Victima del Viento. Su poesía ha sido publicada en diversos diarios y revistas y webs virtuales. Radica en Santiago del Estero, Argentina.
Blog: http://www.krasia.blogspot.com/





Sonata

A veces me gusta rayar mis sueños en el tiempo
y esperar el resultado en el viento,
pintar las aguas con mis colores 
y preguntar a las olas:
¿Qué piensan?
A veces te extraño demasiado,
te quiero demasiado 
y me ahoga este demasiado.
A veces elijo tu silencio 
porque no tengo tus palabras,
sé que amarte es llevar una pಇಎದ್ರ
en el corazón y 
navegar sobre todos,
a veces tú exageras con el silencio,
y me haces extender sobre mis dudas.
Sé que amarte es una duda entre el mar y su costa,
y cuando hablas a veces,
dejas las palabras como huellas
sobre el tiempo donde rayaba yo mis sueños.
Sé, entonces, que eres el resultado del viento.





La Fe

Soy una semilla, dame una tierra fértil y la fe del campesino.
Soy una tierra fértil, dame semillas buenas y la fe del campesino.
Soy el campesino, dame la tierra fértil y las buenas semillas.

Soy la fe del campesino.
Dame el campesino.






La Poesía

En
mi
palma
hay
un
puñado
de
trigo
y
una
patria.







Poema

Encontré en la palabra mis manos cortadas, mis sonrisas robadas, mis lágrimas vendidas, mi ser prestado, mi nostalgia encarcelada detrás de rejas de distancia, encontré mis ganas de correr con el viento, danzar con el viento, mentir con el viento, morir con el viento. Y en un desafío con él me atrevo a escribir estas hojas con pluma primeriza, a la que le falta todavía beber de la tinta del mundo.




CORÓNAME… 

...y explícame el último capítulo de tu ausencia.
¿Cómo pudiste transformarme de
una mujer parecida al imposible
a una estación de sal?
Coróname y explícame.
Pero no me prometas navegar en la luz de la luna
ya he perdido mi relación con el tiempo,
ya no tengo tratos con ninguna isla que
lee diarios, persigue noticias, o
se preocupa por los colores de las banderas
ya no pertenezco a los partidos del llanto,
ni a los mandamientos del exilio.
Anúlame de este calendario vidrioso,
y tírame en un barco que no tiene velas
el olor de las arenas en los puertos cruza mis
huesos como espada
alójame en la costa de tus manos y
coróname, pero
no camines descalzo sobre mi existencia.
No me fustigues con tu indiferencia
no me doblegues.
Compréndeme y luego
ama (rga) me.





Perdon Gaza

Perdón Gaza 
Hemos olvidado 
Que tus niños son parecidos a los nuestros, 
Y sus llantos son diferentes, 
Que jugar con las bombas es diferente, 
Que nacer con barba es diferente y 
morir antes de mirar el espejo es diferente. 
Que la mamadera cuando se transforma en cuchillo es diferente 
Que la piedra en algún tiempo será diamante. 
Hemos olvidado que tus mañanas son más estrechas que la angustia 
Y tus noches más oscuras que la justicia, 
Hemos olvidado que tus cielos llueven balas, 
que tus suelos, surcados con heridas, amortajan tu gente 
Perdón Gaza. Tenemos muchas preguntas de fuego, pero no sirven para encender una luz en la orfandad de tu oscuridad. Tenemos ofrendas y ofrendas de palabras pero indícanos a tus templos, a un Jesús que no viene caminando sobre un mar de sangre o a lagrimas que pueden llevar un barco con dos padres que perdieron su niño. 
Perdón Gaza. Tenemos muchas palabras pero nos fustiga la lluvia de las noticias y los suelos de papales cómplices con nuestra humanidad. Los archivos de la antigua tristeza, las pertenencias a una salvación prometida, los carteles anchos que vierten, en vano, tu sudor a nuestro corazón, las gargantas rellenas de las arenas de tu tiempo, las palabras, discursos que viajan sin valijas a estaciones de promesas, los sonidos de bombos de panzas vacías ¿Quien es mas sincero? ¿El sonido o la sombra? ¿La distancia o la luz? 
Para que seas hombre tienes que sentir dolor y para que te sientas dolor tiene que existir otro hombre, sino quien te va a cortar tu sonrisa, quien va a limar tus alegrías, quien te va a indicar al camino de la bosque para elegir la madera de tu cruz, quien te va a enseñar gritar sin que nadie te escuche. 
Perdón Gaza si olvidamos, en esta Navidad, que no podemos decirte Feliz Navidad.






Ojo por ojo= ¡Ojo!

¿Estás con ella?
Ya lo sé.
No bajes la cabeza, no escapes con sonrisas, no lo ocultes,
no hieras las palabras, no faltes el respeto al grito.
Ya lo sabía,
¡hace cuánto tiempo
me cuentan tus ojos
el silencio de tus manos!

¡Hace cuánto tiempo cargas mi cuerpo en las valijas del olvido!
¡hace cuánto tiempo que tus aguas riegan otro campo!
Y hoy, solo hoy sé que asesinas mis besos con tus labios,
engañas mis recuerdos con tu ilusión,
ahogas mis deseos en su cuerpo
y flotas sobre la mentira que me hizo nacer contigo.

¿Reemplazaste la memoria?
Suele pasar,
¿Cambiaste la historia?
Suele pasar.
Te duele el soplo del viento en tu conciencia,
Suele pasar.
¿Estás con ella?
Ya lo sentía
ya lo leía
ya lo veía
ya lo sabía
ya en mí
decidí.
Que la mentira tiene voz,
la mentira se engendró en dos,
de mi libro te he borrado,
no te quiero más a mi lado,
ya soy tierra para otro arado.





Campanas del medio imposible

Entre lluvia y otra , mi cuerpo te reconoce
Que larga la distancia entre dos lluvias
Que corta la memoria de mi cuerpo










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada