domingo, 17 de junio de 2012

7038.- JAIME NISTTAHUZ




Jaime Nisttahuz
Nació en La Paz, Bolivia en 1942. Es poeta, narrador, crítico cinematográfico y periodista con una obra dispersa en revistas y periódicos de Bolivia. Co-dirigió la revista literaria “Trasluz” junto a Manuel Vargas, René Bascopé y Alfonso Gumucio Dagrón y en la actualidad, además de la poesía, se dedica a la crítica cinematográfica y la enseñanza del idioma en un periódico popular de La Paz, El Extra. Acerca de su obra poética, el desaparecido crítico literario Juan Quirós dijo: «Su poesía no es producto del azar; la suya es una poesía responsable, trabajada con rigor. Sin duda, en ella hay el rastreo de nuevos caminos y formas de nueva expresión. Un auténtico creador que lo que se propone en poesía es la búsqueda de un lenguaje personal y particularísimo y, en caso de no hallarlo, inventar alguno con tales características». Sus cuentos figuran en varias antologías, así como en dos libros: Fábulas Contra la Oscuridad (1994) y Barriomundo (1993). Su obra poética está publicada en los siguientes libros: Escrito en los Muros (1976), El Murmullo de las Ropas (1980), Palabras con Agujeros (1983), La Humedad Es una Sombra y Otros Poemas (1992), Recodo en el Aire (2003).





Visa


Tiene derecho a terminarse amando
puede llevar su corazón
en la mano
y una bomba en la cabeza
contra el de – sa – rro – llo de la impostura
debiéndole respetar
los más violentos derechos
que le otorguen sus necesidades.








En una sala de alfombra


Ud. me entiende señora
puede voltearla un perro en la calle
y no he de llorar ni reír
es posible que Ud. pinche pero no corta
muchas gracias señora
no se moleste
estoy bien sin calzoncillos.
¿Me sentaría la corbata?
Con sinceridad
el fuego del entendimiento le hace falta.
Comprendo. Ud. cuida las apariencias
esencialmente es capaz de mentir.
¿Su marido es persona responsable?...
Excelente. ¿No habrá que condecorarlo?
Si no me equivoco
a Ud. le gustan las películas de amor
la telenovela
andar muy tiesita
y quisiera un auto.
No, no es mala ama de casa.
Las cosas en su sitio y limpias.
¿Se ha preguntado limpiamente
por los que sufren hambre y sed de justicia?
¿No ha sentido asco de Ud.?
Gracias.
Tal vez cree excitarse bebiendo. Gracias.
Sólo se remojan y ablandan la soledad y los prejuicios.
Quién no quisiera vestirse con flores
volar con el viento
y buscar como ave el verano.
Aunque trajinando en pos de la verdad
he comenzado a querer también
con esperanza al invierno.
Cualquier tarde vuelvo a pasar.












Puntos de vista


las guerras son instructivas
dice un ávido lector
de historias de conquista
que sueña con un caballo blanco
no siempre es posible reconocernos en los demás
razona el creyente rico
tampoco hay archivos muertos
carraspea el ratón de biblioteca
la dignidad se parece al coraje
levanta el puño la conciencia
podemos tener optimismo descubre el comentarista de radio
con varios bienes inmuebles en su haber
grandilocuentemente un profesor pregunta por el SER
sin un guijarro en el alma
como si fuera un acto innecesario
el conocimiento se cubre de polvo
caminamos como sin darnos cuenta
junto a la misma injusticia.








Opinión


El sufrimiento
      no asumido
            en vez de redimir
esclaviza.












Paisaje


Quiebran el fondo alturas
plomizas. Una nostalgia sin rostro
colorea mi alma y entiendo cómo una brisa
puede ser áspera en la conciencia
y qué distancias nos faltan siempre 
cuando verdaderamente buscamos.


El sol continúa como achicharrándome la sombra
en su ascenso por el día
que es una campana azul
cubriendo el riguroso altiplano
donde la voz más inútil
ha recogido
el silencio
derramado en las piedras.














Carta


No sé desde cuándo
            he querido
escribirte desde dónde
ya sin exageraciones
            ni fatuidades.


Qué trabajo tan molesto
resultaba a ratos su ausencia.
Y ese gris torpe de la distancia
tratando de ocultarme los colores
en pleno día.


¿Te quieren como buscabas?


El salto de tu risa en cualquier esquina
me partía en dos al oírte nombrar
tu piel me quemaba en mi piel
como si presintiera dolidamente
algunas noches
            un vacío.


¿Te han colmado la ansiedad?


A partir de cero tuve que empezar 
a olvidarte más a menudo
hasta donde puede el olvido
para que los árboles y las calles
vuelvan a sonreírme
y una rosa
sea otra vez rosa.
















Marginalia


He pasado como un hombre sin rostro
junto a incipientes mercaderes
afanosos de pensamientos y sonrisas calculados 
con la mayor exactitud
y
gota

gota
el asco
se-me-fundía-en-las-vísceras
mientras mis ojos preguntaban
entre semblantes vacíos y luces desenfrenadas
por otros ojos
para repetirme un poco
y encenderme
desde
el
fondo
como ayer.
















Bajorrelieves


I


Si la voz no me engañara 
y el ensimismamiento en las calles
no me hiciera torpe
antes los precisos manotazos del mundo
me gustaría poblar de imágenes
como dibujos mis palabras
aunque las verdades más pequeñas
del día
mueren como los sueños
en las telarañas del orden
de las cosas.


II


Más aquí del color de la llovizna
donde no puedo sentarme
                     en primera fila
habrá que poner
una piedra como un rito
para que el fruto permanezca 
en nuestra tierra
como buscando una dignidad
sin gemidos tras los muros
una piedra que sostenga el alma
junto a nuestro cadáver.














Apuntes


I


También es posible reconocernos
en el olor a cadáver
que sale por nuestro aliento
como en los días que la violencia
hace un nido de alacranes
en la urdimbre de la sangre.


II


La verdad aparece
como que/
               brándose
en un lenguaje difícil
cuando hombres puntuales
y casi exactos
en la sonrisa muerta
quieren negarnos
el derecho a llevar el alma en el cuerpo
con la ropa del día o la rusticidad de un árbol.


III


Nos encontramos a veces
tan 
            solos
para optar 
entre el miedo y el odio
que el amor en un gesto
resulta casi el grito de un milagro recién nacido.














Fe de Erratas


Donde dice abogado
renglón 20 de la pág. 1040
debe decir ha robado;
fácil mujer pág. 1050
debe leerse grácil mujer;
militarismo pág. 1055
debe cambiarse por ocultismo
en lugar de un brasero encendido en el Barco Nacional
pág. 1100
debe estar un trasero tendido en el Banco Nacional;
Hispanoamérica como un niño
en las últimas páginas
deberá leerse Latinoamérica como un puño.












Poema para un Poema


Hablando de huérfanos
una mujer acaba de orinar en media calle
aunque usted no lo crea
su mirada nos despreciaba junto a las paredes las puertas la misma calle.
Tal vez usted hubiera intentado reprocharla (si olvidaba su cobardía).
Con tal motivo he roto varios poemas
y he bebido un trago largo.
Es difícil creer en nosotros mismos
es difícil creer que ocurra un poema semejante a esa mujer a media tarde
loca
rebelde
dueña del mundo
desafiando a la música de moda
desafiando como una flor a las piedras
sus aguas apenas mojaban unos veinte centímetros
veinte centímetros
¡toda una melodía!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada