jueves, 7 de junio de 2012

6989.- BORIS VUKOVIC NEIRA


Boris Vukovic Neira
Nacido el 04 de Noviembre de 1985, en la ciudad de Punta Arenas, CHILE. Desde temprana edad muestra interés por las actividades deportivas y artísticas, participando de talleres de teatro, tarot, gimnasia, balonmano, pintura y creación literaria, llegando a publicar sus poemas en "pluma y pincel", "el fortín del estrecho", "inmaculada decepción"y una Antología de la editorial Ábaco en España. Además de realizar diversas exposiciones de arte visual junto a colectivos artísticos en Magallanes, fue el mejor puntaje regional de lenguaje y comunicación en la PSU del año 2004.
En Santiago sigue con su trabajo Artístico, entrando a la Universidad de Chile a la carrera de Licenciatura en Artes Visuales. Participa también del taller de Acrobacia Aérea de Juventud Providencia, en niveles Básico, Intermedio y Avanzado.
Comenzó a interesarse en la salud integrativa debido a una extraña enfermedad que sufrió su padre, la cual pudo ser curada a través de productos naturales.
El año 2008 ingresa al Instituto del Medio Ambiente a la carrera de Técnico en Salud y Terapias Naturales. Comienza además el Plan de Formación en Sintergética y los primeros niveles en Reiki de linajes: Jin Kei Do y Kent Seng.
El año 2009 empieza un curso de instructores de yoga en la Academia Chilena de Yoga y completa la maestría de Reiki Kent-Seng en Noviembre.





Si se sale del lecho se tiene menos peso
en la columna.

Ven conmigo a la pista del avión
y detente
con el ancla de la lluvia.
Entre gentes abordando y las grandes fugas
Es hora de meditar

no quiero un león impetuoso.
Tenemos el deber
de cambiar
todo

Agarra las olas del estrecho para reventarlas y vuela
cruza las pampas a nado león de nada y asédiate
niega la condena de llevar al estanco en una pierna
y sigue corriendo para cumplir las primaveras.





Poema A

La quimera
De aquél inocente
despojado de lo que amó.
No despertará nunca.
Se llama esperanza
o se muere.

Te mereces el escarmiento
del huerto, ingenuo
cual viento que baila
en pestes
debiste ser aventurero
y cabalgar en caracoles.

Para que soportes las armas
Y le tomes el peso
Al último soplo

Es así: espada por utopía.






No hay vida para quien ame el bien

Necesito un castillo
que no deje entrar a Leviatán
Donde mis gentes
reposen su apatía hasta expirar
pero estemos todos reunidos
porque la familia
porque la tierra
porque el cielo
estará concentrado en
mí si
me vuelvo todo.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada