sábado, 3 de septiembre de 2016

HWANG JIN-YI [19.109]


Hwang Jin-yi

Hwang Jin-Yi fue una de las kisaeng más famosas de la dinastía Joseon de Corea. Vivió durante el reinado de Jungjong de Joseon. Debido a su talento en la poesía, la música y la danza ganó una gran reputación. 
Fecha de nacimiento: 1520, Kaesong, Corea del Norte
Fecha de la muerte: 1560
Padres: Hwang Yi, Jin Hyeon-geum

Hwang Jin-Yi

Ser mujer y ser pobre.
Significa ser excluida.
Ser Objeto. Ánfora.
Poema mutilado.
Sol amarrado a la tierra.

No habrá para ellas
Palabra que ilumina
Percepción del mundo
Conquista de ciudades
Lectura
Viaje al interior del espíritu.

Aunque no siempre.
Porque el ingenio náhuatl
les abre palacios en
los monasterios
y Corea las deja crecer
en la seducción- en la danza-
en la alta poesía.

Crecer. Hasta dividir al invierno en dos partes y separar  a los señores de sus metales. Crecer para abrazar gigantes mediante el espíritu y  el cuerpo. Así como antes se hizo con Enkidu.


HWANG JIN-YI 

" El sol enciende la última colina … " 
Yun Seondo

¿ Cuál amiga más fiel tengo que la almohada de seda realzada por flores de oro?

¿ Oh, cuál música más suave a mi oido
que el canto claro de la cascada de diamante 
bajo mi ventana?

¿ Cuál paisaje más grato para mis ojos 
que la luna blanca que juega al escondite 
con los altos bambúes del jardín?

¡ Tarde, es tarde, 
me apresuro!...

¡ Oh mis manos! ¡ Sean rápidas, 
coloreen de rojo pálido mis labios, 
dejen transparente la voluptuosidad!...

¡ Sí, rápidamente,
que unten mi rostro de aceite de almendro 
y de cera de abejas virgen
antes de recubrir 
mi rostro con finos polvos de arroz!

¡ Puro de todo artificio 
dejaré mi torso palpitante, 
mi nuca rosa, mi espalda de ámbar!
¿ No son más seductores
si en ellos reluce la desnudez?

¡ Sí!

¿ Cuál amor más delicioso que
el que me ofrecen las palabras armoniosas, 
los poemas que hacen estremecer mi pecho?

¡ Son ellos qué exaltan el esplendor de las estaciones
que llenan de inmortalidad los cálices de las estrofas!

¿ Palabras esmeralda de las páginas nacaradas, 
ustedes, besos íntimos de los dioses sobre mis labios, 
las compañeras graciosas de los días 
de mi transparente soledad?

¡ Cuando desnuda, 
bajo las sábanas donde brota la blancura, 
ruego y envío 
gavillas de luz azul
a todos los muertos qué me quisieron!

¡ Pero es tarde!

¡ Rápidamente!

¿ Más rápidamente, mis amigas, 
vístanme con mis trajes de fiesta.
No, no ésos.
Éstos, los menos coloridos, 
no soy la flor abierta 
y ellos, las hojas verdes 
que me enlazan con tanto pudor?

Athanase Vantchev de Thracy 

París, el 27 de noviembre de 2009 


Glosa:

Hwang Jin-yi: una de las poetisas más célebres coreanas. Su talento era tal como uno de su sijo ha sido atribuido al rey poeta y erudito Seongjong (1457-1494). El hecho de que el talento literario de Hwang Jin-yi, un gisaeng (la geisha coreana) pueda igualar al del rey muestra que una cortesana podía llegar a la cumbre de la fama. Podía estar a la vez al bando de la sociedad y al más alto según el plan de la consideración. Ni esposa, ni madre, ella era un tipo de "no mujer", una categoría separada entre demonio y dios.

Joven huérfana, de una belleza deslumbrante, viviendo en un templo, jugando a varios instrumentos, era muy dotada para el baile, Hwang fue escogido muy temprano para ser un gisaeng. Un día, supo que había sido abandonada por su madre, ella cortesana, para preservarle de este medio. Jin Yi fue atraído por este universo y reunió el círculo escogido por las damas de consentimiento. Fue la mejor cortesana del reino.

Hwang Jin Yi vivió en una época cuando los letrados neoconfucianistas habían confinado a las mujeres dentro de las casas y les habían impuesto, fuera, el puerto de un velo que escondía su rostro. Las mujeres de las clases superiores fueron forzadas a desplazarse en palanquins, fuera de la mirada del común de los mortales. Pero hubo unas mujeres que supieron servirse de códigos rígidos sublimándoles, pasando así a la posteridad.

La literatura coreana y común hoy en Corea del Norte y en Corea del Sur, ha sido escrita mucho tiempo exclusivamente en carácteres chinos hasta la creación de un alfabeto de la lengua coreana en 1443-1446, el hanguel, por iniciativa de rey Sejong.

Yun Seondo (1587-1671) : uno de los mas grandes poetas coreanos, dueño del sojo.

Sijo (n.m.) : tipo de pequeño poema lírico coreano. El sijo se parece fuertemente al haïku japonés es compuesto por tres hacia 15 sílabas.


El poema de Hwang Jin-Yi, en la versión de Yun Seondo, traducido por Athanase Vantchev de Thracy.  La fotogafía de una gisaeng proviene de Wikipedia.



***


Río de las montañas verdiazules

청산리 벽계수야 수이 감을 자랑 마라
일도 창해하면돌아오기 어려오니
명월이 만공산하니 쉬어 간들 어떠리.


                                                          황진이

Río de las montañas verdiazules

tu andar veloz no alardees,
pues una vez que al amplio mar arribes
no será fácil volver.
La luna anega colinas desiertas,
sosiega el paso una vez.
                                                por  Hwang Jin-yi

Traducido por Zyanya Gil Yáñez


La autora de este poema fue Hwang Jin-yi (1520~1560). Fue una de las kisaeng (mujer educada con el objetivo de acompañar y entretener a aristócratas) más populares durante la dinastía Jeoson. Mujer talentosa, inteligente, culta y bella. Compuso muchos poemas, algunos de los cuales han sobrevivido hasta ahora.   El poema que presento es un sijo (se pronuncia “shi-yo”). El sijo es una forma poética que podemos comparar con el haiku japonés. En Corea tiene una tradición de cientos de años y hasta la fecha es cultivada por poetas contemporáneos. El sijo es un poema breve de 3 versos donde en el primero se expone la idea, historia o emoción, en el segundo se le da un cambio de enfoque y en el tercero se concluye generalmente con la adición de un giro temático o estilístico para enfatizar. Cada verso se compone de 14 a 16 sílabas con una cesura a la mitad. En otros aspectos, como el temático o de recursos estilísticos, es una forma que da mucha libertad creativa, por lo cual la gente la adoptó fácilmente como medio de expresión. Estos poemas breves son intrínsecamente musicales y de tradición oral pues se componían con el objetivo de ser cantados. 

Decidí comenzar este blog traduciendo un sijo por la grata impresión que me causó la conferencia que dictó en la Universidad de Kyung Hee el profesor David R. McCann d, especialista de esta forma poética y profesor de Literatura Coreana en la Universidad de Harvard. Entre los diferentes poemas que presentó en su conferencia dictada en coreano, este que traduje fue el que más me conmovió.

Sobre la traducción

Como es evidente a primera vista, decidí reorganizar el poema en 6 versos por la longitud que alcanzaba la traducción al español. Así, el sijo de 3 versos se convierte en un sexteto donde se combinan octasílabos y endecasílabos. Los endecasílabos los reservé para la primera parte de cada verso pues, en este caso, cada primer hemistiquio está compuesto por palabras de origen chino con mucho contenido conceptual en pocas sílabas. El segundo hemistiquio, con palabras coreanas de menor carga conceptual por sílaba, lo transformé en octasílabos. 

Sin buscarlo en un principio quedó un pequeño asomo de rima. El sijo no tiene un patrón de rima fijo así que este resulta un agregado en español que, me parece, ayuda a darle unidad formal a la traducción que presento.

En este poema se presentan sentimientos humanos por medio del uso de imágenes. Encontramos metáforas comunes como el correr de los ríos significando la vida (como el “Nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar que es el morir” de Manrique). Y, dentro de la misma naturaleza, la contemplación de instantes que se repiten pero que se pierden debido al rápido paso del tiempo. Siempre hay un momento para descansar, contemplar y seguir. Pues al llegar ya no hay retorno. 

http://literaturacoreana.blogspot.com.es/2013/01/rio-de-las-montanas-verdiazules.html



Esta mujer ha inspirado, en Corea, películas, novelas, obras de teatro, dramas.. Así que os podéis hacer una idea de lo genial que habrá sido su historia.

Uno de sus versos:


Respetable Byuk Kye-soo, no presuma de marcharse tan pronto. 
Cuando Vd. se aventure en el mar, será difícil regresar.
La brillante luna llena sobre la montaña vacía, qué tal si se queda aquí para descansar.

- Fuente VisitKorea -





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada