sábado, 30 de abril de 2016

MAIA MOROSANO [18.590]


MAIA MOROSANO

Maia Morosano nació en 1986 en Rosario. Es poeta, editora y cuenta que le interesa vincular a las personas con la poesia, de ahí que se dedique al armado de ferias de editoriales, y ciclos de lectura. Junto a Rocío Muñoz realizó el ciclo Poetas Corrientes, y lleva adelante la editorial Espiral Calipso desde 2008.

Sus libros publicados son: Escaleras (Espiral Calipso, 2008), La reina en mi país (Espiral Calipso. 2009), Las Gracias y las Horas (poesía- La pulga renga:  2013) y Malcriada (poesía – Ombligo Cuadrado). Fue representante  de la provincia de Santa Fe de APOA (Asociación de Poetas  Argentinos) en el período 2014-2015.Organiza junto a Federico Rodríguez, Luis Alberto Steinmann y Rocío Muñoz el ciclo literario semanal A cuatro voces.



De: Las gracias y las horas [2013]



CONTEMPLACIÓN DE ÍNACO

Cuando estoy sola quedo mirando la intemperie
río que no llega a inundarse
pero derrama.


TROYA

Dos más uno es tres
el número de la fuerza 
y sin conocerte lo tatué en la flor
de todas mis noches.
Lo cursi también es violento y profundo
como la sangre,
como el toro a la bandera roja.
En España me tatué el tres y me convertí en Casandra

la fuerza del toro,
los huevos.
El toro cabrío es violento
como enamorarse y parecer una zonza,
una mamerta 
o gastarse
mil pesos que no existen
para ir a buscarte por mar
espuma del plata.
Amar es violento
y eso que los tiempos del cólera pasaron
cuando estaba de moda
ponerle gotas de lavandina al agua
o hervirla hasta el cansancio.
Ahora tenemos gripe A
y las vacas locas que nos violentan,
ya no nos comemos los cuentos de Disney
y le ponemos peluca rosa a Hércules:
para muchos eso es violento,
que vos me des tu cueva ,
que me protejas de la lluvia.
Sí, lo cursi es violento,
pero la épica es violenta
¡y sino miralo a Paris

y mirala a Helena
y a la inmensa Casandra!
¿Me lo vas a negar vos que sabés tanto de griegos y de nuestras Troyas?
Hay ocasiones en las que me pregunto si nos cansaremos
de la guerra de nuestras lenguas bravas
afiladas para la muerte.
Nos persigue la mazorca
y sin embargo
elegí darte mi carne y todo lo que envasa
cual matambre de exportación 
primera estación de orquídeas.
Ya sé que te violenta tanto chorizo de bufanda
pero la lengua es violenta
sobre todo cuando se disfraza 
de conejo y terciopelo,
quiero decir:
esos versos preciosistas y eclépticos
que no se entienden nada.
Lo que quiere y pretende ser cool y pedante
es violento.
Gritar a veces no es violento
depende la intención
y en este momento 
es el deseo de erupción
de voces que se me escapan.

Voy a matar esa N
voy a degollar su sonido nasal que nos lapida
y te voy a ser mil ramitos de las flores que queden.
De elegirte mi reina y mi hogar siempre estoy a un paso
y es violento pensar 
que todo puede desaparecer como el alcohol en navidad
o que la desilusión nos puede jugar
el jaque final con dos peones.
Hasta el amor rosa es violento 
y da terror amanecer en tus brazos y pedirle siempre a algo
o a alguien
todas cosas en las que no creo 
pero por si las moscas pedir no cuesta nada
y el que no llora no mama
y yo les pido,
y yo les mamo
a los señores de la carne,
del deseo,
del futuro
o de la energía suprema que nos rodea
que me hagan la gauchada 
y que siempre quede 
una noche más,
una mañana más 
y que para el mundo sólo seamos
dos vacas locas
que le bailan al camino.



¿LOBA ESTÁ?

Juegan los incansables en el bosque.
Un aullido bajo la lluvia.
Se asoman las luces de la noche.
¿Loba, está?
Dos hermanos se adentran en la espesura
buscando fauces.
Se convierten en hermanas de la luna.
Dientecitos en la leche
vuelan con el viento.
La inocencia envuelve amor.
Ellos la mamaron:
ruina troyana.
Somos los hijos de Eneas.
De las costillas no vienen las hermanas.
Fundación animal.
Somos las hijas de Eneas,
afuera llueve.
¿Loba, está?
La cueva, ese agujero humano,
abraza la intemperie.
El viento lleva su origen,
la salvación hecha teta de loba.
No hay inicio sin ruinas,
no hay origen sin tetas.
Diferentes formas de escombro.
Esqueletos de yeso en el Parque Independencia,
Coloso lleno de héroes rojinegros.
Mamar desde el comienzo y jugar,
travesuras en la tierra.
Los ojos de Remo miran
el ayer desde su futuro mojado.
Afuera truena,
crepitar de olas.
El río crece desde arriba sin canasta.
Paraná para los turistas.
Hay que derrumbar una cueva.
Soy la loba famélica, soy la hermana.
Toda fundación se hace sobre escombros,
pero los muertos siguen abajo del río.
Afuera llueve y se mojan las piedras.
El amor es trueno
pura inocencia de lluvia.
Rómulo y Remo se dejan inundar mientras juegan.
No hay piedra que no bese el ayer,
no hay lluvia que no moje.
¿Loba, está?
Juguemos en el bosque,
correr apartando hojas, risas tiernas.
Los ojos de futuro se nublan de agua,
de pasado,
Remo quiere el hierro
desenfundado en su vientre.
Todos los caminos llevan a Troya
y él es hijo de Eneas
igual que su hermano.
Son las hermanas de la luna,
las hijas guerreras del dios Marte.
Dos gotas de agua.
Jugar en el bosque.
Afuera llueve.
La loba no está.

El amor es trueno
y parte el rayo.



ADENTRO

De mi identidad hago una casa,
un laberinto,
el palacio del rey Minos,
la isla de Lesbos,
un coloso, olímpico edén de orquídeas.
Decir SOY es un himno infinito,
no me faltan redoblantes
ni primaveras.



NUDOS DE CLOTO

Papá tiene tres madres,
mamá cinco hijos muertos.
Papá dio a luz a diez conejos y una loba,
mamá siempre supo cómo abortar cangrejos.
Mi vecina tiene dos abuelas mías
y yo tengo dos hermanos de ella
encerrados en la heladera.
Anoche besé a un hombre que podría ser mi padre
y que tiene cuatro primas que podrían ser mi madre.
Deseé a una mujer que podría ser mi hermana
y comí tres conejos que podrían ser mi hermano.
Mi tía adoptó dos hijos míos que le regaló mi padre.
Yo parí seis cangrejos y una loba famélica.

Mis gatos son los hijos que no voy a tener.





Si la brújula es el amor
enterrá tus ojos en las grietas del sueño.


ARGOS

Si reconociste en mí la esencia,
guardala.
No toques mi nombre
hasta que no hayas aprendido de soledades.
No digas mi nombre
si no entendés lo que es un conjuro.
No pronuncies lo que me nombra
ni me inventes otro nombre.
Soy el que soy por tener el poder
de quedarme adentro,
soy la que soy por poder ladrar para afuera.



PÉRDIDAS

Vi mi cara en la cara de la Gorgona
y lloré
todos los rostros,
todas las piedras,
las incansables ondas
que da la noche.



LIKE A VIRGIN

Tengo una teta,
una sola
porque decidí convertirme en Amazona,
en guerrera de arco y flecha.
Tengo una teta brillante, pulida,
de mármol salvo por lo ardiente.
Me la palpo,
es fuerte y puntiaguda,
un conito de Madonna.
Mi teta y yo corremos tras los Sátiros
y les clavamos nuestros gemidos.
Ellos los convierten en canciones profanas.
Ilusiones de Apolo que no alcanza a su amada.
Ilusiones.
Con mi teta doy de comer a gatos y peces calvos.
Somos la canción del viento
que atraviesa tus piernas y se va.
Pasamos en nuestro continuo retorno ardido,
luego volvemos a la guerra de los días y las noches
donde no estás para contarlo.


YOCASTA

Aunque lo niegues vos,
aunque lo niegue yo
con cara de esfinge,
te pertenezco.
Sólo hoy,
sólo ahora.
No creo en el siempre,
no creo en el nunca.



CALIPSO

Soy la que oculta el pelo en tu lengua,
la paja en tu ojo
y el absurdo incendio
que me arranca.



CIRCE EMBRUJADA

No hay hechizo más grande
que aquel que deja el eco
de lo que no has dicho,
de lo que no dirás nunca.



NUBES DE CHUVA

Cae el verde sibarita en picada 
sonando viento de madera,
voufalando en signos musgobrillantes
húmedos, bioacústicos,
olhoscor de festa.
Voufalando en otra lengua
que el llanto tiene olor a ubre
recién amanecida no céu. 
Arriba de la siesta una niña traviesa cruza el campo santo.
Achalai mi mama
el santo campo de árboles y pasto y trigo 
y soja y vacas a la vera.
De veras mamita y creeme que sino lo callo. 
Las ubres pellizcadas fuerte. De veras. A la vera y no tanto. 
No céu no hay Cristo que aguante.
Vou mugiendo máma, mamita suave
achalay voy cambiando a la vera como las vacas.
Ir al campo es inocente como el llanto sobre el canoso y celeste cielo
de yo sin golosina. Llorando. 
Chuva é muitasnuvensainda de manhã.
Achalay mi máma, achalay
¿Dónde quedaron los espejos y la esfinge?
Doblando ubres, retorciendo lombrices en la tierra. 
¿Por qué aparece en cuernos la muerte?
Vou mugiendo máma, mamita suave y la lluvia es mi mañana
achalay que vou mutando.
Libre estoy de llegar con mi agua 
cayendo de mis morritos llorosos de vaca.
Agua de chuva mamai! Que ay ay y ay 
la mujer para adentro, cosita, cosa del campo
que hay mamai ubres mugiendo
y son clínicas del destierro, agujas y cuchillos blancos.
Blancos bien blancos entre el campo santo 
cargado de verde azul, guiso celeste.
Soy mujer por elección armónica
mujer mugida en vacanadas de harto amor 
maiscoisas hay mamai, maiscoisas
un holograma de mi yo vaca me mira en canastita debajo de los árboles
aychalai ay mi máma. 
Yo elijo ser vaca, 
rumiando solita sola
con ganas de abrazarte dentro de mi ay mi dolor mai, tan grande
rumiando solita sola mai
Mis lágrimas son grandes porque mis ojos
son nubes. 




Tiemblo con las hojas de su corazón 
porque caen en mi pecho 
y lo abren al otoño. 
Tiemblo con las hojas de su corazón 
porque de mis ramas también cayeron 
suspiros de un árbol desnudo. 
Por eso la amo 
porque su otoño se me desviste adentro.






.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada