sábado, 26 de marzo de 2016

NIDIA ANDREA MARTÍN [18.308]


NIDIA ANDREA MARTÍN

Nidia Andrea Martin Bolaños (Bogotá, Colombia  1989). Egresada del colegio Nuestra señora del Rosario, Actualmente cursa el pregrado de Licenciatura en Humanidades y Lengua Castellana en La Universidad Distrital Francisco José de Caldas donde obtuvo el primer lugar del Il Concurso De Poesía Semana Universitaria en 2013.

 Como parte de su búsqueda en el campo de la literatura y diversas formas de expresión, administra el grupo búsqueda poética. Trabajó con la Corporación Cultural Kontrabía dedicada a la divulgación de la cultura musical. Participó en el vigésimo primer Festival Internacional de Poesía de Bogotá 2013. La revista Ulrika en su edición 48º publicó dos de sus poemas finalistas de la convocatoria Nuevas Voces para la poesía Colombiana hecha por el mismo festival. Hizo parte de las V Jornadas Universitarias de poesía Ciudad de Bogotá. En 2014 participó en el encuentro de poesía Voces de Fuego. 




INTERMITENCIA

Al día siguiente no murió nadie
José Saramago

El viento eleva las aves
                          para leer su destino.

                                        Insoportable reflejo
                                        Que la muerte abandona.





RUTINA

Cruzo el umbral
               Donde se unen dos mundos.

                                  Me sumerjo en el aire.

El que conoce mis pasos, juega,
                                            los desvía.

Soy fibra oscilante
                 En busca del centro.






 PRESENCIA

Quien conoce mis pasos, juega, los desvía,
los vacíos piden desaparecer,
sumergirse en el aire, cardumen de mares silentes,
pero regresan punzantes en la voz de la ausencia.

El sol se hace tierra,
es hora de colgar las sobras del cansancio,
y entrar en el sonido de las presencias que me habitan
y esgrimen sus espacios llevando ofrendas en velos de carne.




MANGLAR

Hay seres que sólo en aguas de ocaso y alba hallan su forma,
descubriendo la piel del silencio,
testigo del antes y el después del latido.
Es en lo profundo donde la vida teje su aliento.





PRESENTIMIENTO

El silencio es el muro donde las palabras se buscan unas a las otras,
son hormigas celebrando el alimento.




HOGAR

El temblor de la sombra en la voz de las piedras,
la cicatriz del fuego en los labios de la tierra,
el parpadear del tiempo.
Techos húmedos cubren paredes movedizas,
suelos flotantes.
Vivo en el día hurtado a la eternidad.





.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada