jueves, 3 de marzo de 2016

MIRTA CASTAÑO [18.182]


Mirta Castaño

Mirta Castaño nació en Buenos Aires el 9 de diciembre de 1964. Es docente. Publicó en una antología: “Las horas secretas”, y en Sello Editorial el ojo de mármol, 2015, ha publicado Abraxas.



De ABRAXAS  Sello Editorial el ojo de mármol, 2015




                              “Amar a otro es algo                                                                                                                      como una plegaria y no puede planearse, te dejás caer”                                                  ANNE SEXTON


ABRAXAS:  tipo de oración  a los dioses paganos.

Orar es tener fe, sostener la esperanza más allá de cada decepción.
Tal vez hoy  algo “pagano”  es  la poesía que  trasunta ternura  que  permite superar el dolor o canalizarlo, si se quiere; en ese sentido lo pagano hoy es el apego, lo solidario, el abrazo con el otro. Es necesario alabar lo pagano, orar, tener fe en  la poesía  poderosa que genera el encuentro, que crea lazos solidarios,  que nos deja menos solos.
me resisto a quedarme sola  y me niego a dejar solo al que tengo al lado.
hay otros efectos  que, creo, la poesía puede  provocar.
por nosotros, por nosotros, por nosotros.
hagamos  cosas con los otros, juntos en solidaridad. Oremos, que la poesía nos ayude.

Hoy
no he perdonado
Nada.
no he sido
hostil
No procuré
nada.
no asesiné
Nada.
ni siquiera
las ganas
nítidas
de doler hoy
no he cometido
errores
no soborné
la blasfemia
de urgir.



SERIE: DE PERSONAJES Y FANTASMAS

ecos
muertos
qué deshidratados
quedamos
vos y yo
en el breve
espacio
del dulzor
de tus labios

donde
se fragua
el cristal
de la kriptonita
querido
superman 

Viajo en tren
la soledad
siempre
es contundente
de noche

aparecen los fantasmas
y  recorren el vagón
y no queda claro
si esos reflejos
en la oscuridad
son ellos
o nosotros.




FANTASMAS EN LA ESTACIÓN

Es de noche en la estación Témperley
varios personajes que el día
 ha extraviado se desdibujan
como fantasmas
en el estrecho andén
seres sin morada que  luces amargas
apenas contrastan
Hay un cansancio de brazos
ojos y garganta
que no descansa
sólo los niños tardíos
caminan o corren
pisando firme el suelo
Despunta el vicio
en las sombras del andén:
La mujer que trabaja.
El fumador desocupado.
El alcohol. Toda una
intimidad revelada
La vigilancia controla insensible
las fronteras
del terraplén




6

Un árbol, una virgen
un chino.
un polirrubro,
me diste referencias para llegar a tu corazón,
pero entendí:
una prostituta, un loco acelerando,
un chico llorón, una vecina chismorreando en la vereda
me distingo por mi falta de orientación
siempre confundo el norte con el sur.



                                                                              
                            " El verano de la infancia                                                                      
                               no huele sólo a hierba"
                               INGER EDELFELDT

Llegaste a mi barrio con una manera ruda
de llevar  el cigarrillo en la boca
y el gesto obligado
de la cabeza inclinada
para encenderlo
 cuando el sol
se encontró con tu pelo en mi vereda.
Que alegre coincidencia que
aquellos reflejos provocaran  la atención de los pájaros
Otra casualidad fue tu camisa clara
y mi vestido azul cielo
que justo empezaba a quedarme
corto
a los once años cuando todavía

 el sol era suave y fresco en enero




                                                               
En papel tornasol, una prueba química aplicada                                          
sobre la realidad para revelar su dulzura y acidez.”                        
                                                         F. Iriarte



LA EXPERIENCIA

I

la naturaleza verde
fresca y amplia
no lo es siempre


árida y amarilla
a veces
colosal

saco la foto?
o
 dejo que mis
sentidos

se impregnen
de la experiencia


II

imágenes
de una realidad
que se pierde

  para los ojos
y  el tacto también

 persuaden
que existimos

y venden
a retasos

encarnada
la experiencia



VASO RECICLADO CON TAPITA

facultad,  apuntes, tu voz
tu  saber mirar a los ojos
el café, ese código de a dos
que suavemente
te llevaba al aula
Cada lunes /recorría
atravesando  el frío
de  mayo /el pasillo
desde  el bar

con  gran afán
intentaba  retener
el calor en el vaso
reciclado con tapita
no  comprendías
entonces

la ternura que guardaba
en  el hueco
de  mis manos



ESCUELA

I

todavía usábamos lapicera de pluma          
escribiendo respuestas
y
sospechando preguntas                                          
sobre la vida y el amor

el banco de madera/pupitre marrón
guardaba
un rincón oscuro
para jugar a las escondidas
y prometernos /sin saber
de mañana


II

el aula de cortinas azules
testigo del temblor
en los labios/infantiles
que copian el beso que en blanco y negro
rolando rivas/ anoche
le robó a Mónica en su habitación



ANOCHECE

Juan Pedro tiene que cruzar las vías
Lo distrae la música del vendedor de cd´s
hoy, particularmente, ya que canta y baila junto a su puesto
Las barreras están bajas
mira para ambos lados
la luz redonda de la trochita
abruma su mirada
 Respira.
Hace un esfuerzo por darse cuenta
si avanza o está detenida.
Su mirar se extiende un poco más allá
que la luz
el auto rojo tiene las ruedas traseras sobre los rieles
toca bocina y el que está adelante también
El camino metálico de los trenes
atrae luces insolentes
dispuestas a acostarse allí.
Sus ojos turbios no distinguen
cuánto ha  avanzando el tren.
La humedad de la noche
lo atraviesa
y pega el overol al cuerpo.
El aire que respira lo ensordece de bocinas
el ruido pesado sobre los rieles
la música del puesto,
el tipo que canta.
Juan Pedro
cruza.







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada