sábado, 5 de marzo de 2016

MARIA JULIA LUCRECIO DALO [18.194]


Maria Julia Lucrecio Dalo

Argentina.
Nació el 23 de julio del año 1935, en Buenos Aires Capital.  En el año 1971 comienza su recorrido por el maravilloso mundo de las letras  transcribiendo en bellas obras sus más puros sentimientos.
En el año 2014 lanza su primera obra literaria titulada “ Los Sueños de Nanita” como es conocida por los diversos portales literarios a donde pertenece como, El Amor es Libre, Universo Poético, Castillo Mágico de Poetas, y Desde el Alma, entre otras.
En el año 2015 editó su segunda  y tercera obra literaria tituladas: “ Relatos y Poesías de la Nanita” y otra de Poesías Infantiles titulado: Las dulces Poesías de la nanita”.
Presentadas en la biblioteca Alfonsina Storni de Santa Teresita Partido de la Costa Provincia de Buenos Aires.
Ha participado en algunas antologías al lado de destacados autores internacionales miembros de Universo Poético con tres obras poéticas.  Así mismo en el presente año se destaca con otra participación en antología dedicada a la gran autora argentina  Alfonsina Storni.
 De ese modo nuestra admirada y conocida  autora ha ido escalando peldaños en el maravilloso mundo de la literatura.



LA PUERTA

Mi puerta la deje abierta,
No la he querido cerrar,
Por siempre te esperaré.
Pero solo entran por ella,
 Los bellos rayos del sol,
Pasan inviernos, veranos, 
Pero tú no has regresado,
Yo te seguiré esperando.
Cuando llega la mañana,
Tiemblo de solo pensarte,
Tu perfume inolvidable
a mi alma la estremece,
tan solo por abrazarte
daría mi vida entera,
amanecerme contigo
sintiendo que me acaricias.

Mis letras salen de mi alma
y me invade la tristeza,
la puerta la dejo abierta
solo ha entrado la vejez
con ella también las penas.

Tal vez un día tú vuelvas
y mates a mi tristeza,
trayéndome muchas flores,
Flores de todos colores.

Ya se fue mi juventud
estoy muy sola, vacía,
pero en mi corazón
sigue viva la esperanza.

Es por eso que jamás
la puerta yo cerraré,
esperando muy paciente,
ver que por ella tú entras.



ESCUCHA

No debes decir nada,
escribe lo que sientes,
tienes una palabra, pues dila es amor,
la ternura y dulzura.

Que pones en tus letras,
¿enamorarme más? No creo que se pueda,
romántico incurable, tú ya tienes mi si,
nada puedes hacer, porque ya estás en mí.

 Con solo pensarme sentirás en tus oídos   
 susurrarte un te quiero,
sólo espero me escuches
tú sabes que jamás es tarde para amar.

Un ángel me trae rosas y dulces melodías,
y allí entre las sábanas de tu cama vacía 
seguro  yo estaría, y el perfume de rosas,
Juntito a un te quiero seguro escucharías.



SERÁ DE LOCOS

Si te doy una noche
Y respiro tu aroma,
¿podré disfrutar de tus encantos
o solo escucharé el rumor del agua?

Navegaremos sin remos,
a la luz de la luna sobre el mar,
piel con piel sin más,
soñando sin dormir.

Nada me importa de la vida
sólo tu recuerdo y mi tristeza,
pero el canto de un jilguero
y las flores despiertan mi esperanza.

Daría todo solo por verte,
el mar tan tempestuoso cruzaría,
y la nieve el calor derretiría
porque el frío junto a ti no existiría.

Márcame el camino
que hasta ti me lleve,
ya no me importa encontrar una salida
permaneceré junto a ti toda la vida.




TODO ESTO

Todo esto eres en mi vida
llegaste cuando ya me sentía vencida,
tu mirada, tus palabras le dieron luz a mi vida,
a la oscuridad en que vivía.

Tus ojos se clavaron en los míos,
tus manos mi cuerpo recorrían
flotando entre nubes me sentía,
la fría realidad quedo vencida.

Sentí que revivía entre tus brazos
¿sería verdad? Un sueño parecía,
pero no, allí estabas, 
aprisionada en tus brazos me sentía,
tu suave piel rozando con la mía.

El tiempo parecía que volaba
no quiero que te vayas te pedía,
todo eso, eso que yo sentía
 no quería que desapareciera.

Con tus brazos de pronto me rodeaste,
y fuimos uno solo, así de pronto,
el deseo nos convirtió en amantes,
y un cielo de estrellas fue testigo.

Como poder repetir esos momentos
de dos almas en una convertida,
quise volver a mirarme en tus ojos
 no estaba soñando estaba viva.

Abrazados viendo como amanecía
entrelazadas tus piernas con las mías,
el cielo sonrojado nos miraba,
flotando en nubes blancas me sentía.



PODER SOÑAR

Para soñar no hay edad  la vida es un sueño
soñar con el amor  la dicha que nos regala,
soñar que llega ese ser que con un beso,
logra hacernos sentir, vibrar, amar.

Me invaden las dudas, ¿será un hermoso sueño?
la luz de la luna me acompaña, me da su luz,
una sombra, ¿Quién se acerca y me acaricia?
se eriza mi piel, se altera mi pulso, estalla mi pecho.

Fuertes son los latidos de mi corazón
¿estaré soñando? Si así fuese no quiero despertar,
Tiemblan mis labios esperando ese beso deseado,
mi cama está revuelta yo tiemblo.

¿Es que era solo un sueño?
 sentí su piel en mi piel,
su calor abrazador, ¿locura? ¿Pasión? ¿Arrebato?
sólo deseo PODER SOÑAR.







.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada