jueves, 24 de marzo de 2016

MARÍA DE LAS NIEVES MORALES CARDOSO [18.294]


María de las Nieves Morales Cardoso

María de las Nieves Morales Cardoso. Poetisa cubana. Licenciada en Psicología, ajedrecista y narradora oral escénica. Con su esposo Leonel Pérez conforma el dúo Ad Líbitum, que combina la música y la poesía en sus presentaciones. Ambos son miembros del Grupo Ala Décima.

Cubana nacida el 18 de octubre de 1969 en Ciudad de La Habana, posee una colección de logros internacionales (un total de doce en su aún joven carrera), resulta, paradójicamente, una escritora prácticamente desconocida en el panorama literario nacional.

Segundo premio del 37 Concurso Internacional de Cuentos Hucha de Oro

Su cuento “Un ángel en la vía” conquistó el lauro entre las casi tres mil obras presentadas de 46 países. Considerado uno de los más prestigiosos certámenes literarios de la lengua hispana, Hucha de Oro es además uno de los concursos de mayor convocatoria.

Destacados lauros

Premio Internacional de Poesía "Francisco de Quevedo" , por lo cual recibió además la investidura del grado de Gran Comendador de la Orden Literaria del mismo nombre, en ceremonia efectuada en su sede en Villanueva de los Infantes, justo en el monasterio donde pasara sus últimos días el gran escritor español. En ese instante, María de las Nieves se convirtió en la primera persona no española en recibir el más alto grado de esta importante Orden Literaria.
Primer Premio del Concurso Internacional de Décima Espinela en Tuineje, Islas Canarias.
Segundo Premio, entre 1911 cuentos de 31 países, en el prestigioso Concurso de Cuentos "Miguel de Unamuno", convocado durante más de cincuenta años por la ciudad española de Salamanca.
Además de otros certámenes de poesía y narrativa en España, la poesía de María de las Nieves ha sido premiada en México; y su libro "Otra vez la nave de los locos" obtuvo en Cuba el Premio Iberoaméricano de la Décima "Cucalambé".

Actualidad

María de las Nieves Morales Cardoso integra actualmente el Dúo Ad Líbitum y perteneciente al catálogo de excelencia del Centro Nacional de la Música Popular de Cuba.




OFERTAS A MANERA DE PRÓLOGO

Pongo en venta mi infancia en cabestrillo
el indulto pagano de las sogas
mi rostro de aplaudir ante las togas
una ciudad sentada en el banquillo

El hambre de perfil 
                    mi testamento
y la mano derecha de la usura
Pongo en venta estos pies
                          la cerradura
tatuada en mi inscripción de nacimiento

Pongo en venta la muerte de mi madre
un cansancio a lentejas
                         a mi padre
maldiciendo su orilla iconoclasta

Pongo en venta mi cruz a la intemperie
mi mordaza con número de serie
                         pero no viene nadie a la subasta




ÁRBOL GENEALÓGICO

                                   …una familia que no tenga la estúpida costumbre
                                                       de acortarse sin permiso.
                                                                 Daniel Alemán

Las familias se acortan sin permiso

                                  sin postales de culpa en espiral

sin prórroga al siguiente comensal

                                  sin pactos de ADN circunciso

Las familias deportan sin aviso

                                  su cláusula de sangre terminal

su espina     su traición umbilical

                                   su cable a tierra   su fideicomiso

La familia es un hueco en la escalera

                                   un acta de naufragio con gotera

un truco sin urdir del cromosoma

                                  Un vendaje en el pecho     una tijera

por cada pedestal     Casi una broma

                                   de la muerte en los ojos de cualquiera




ANCIANO CON ESCOBA

                                      A Ñico, el barrendero de mi infancia

(Lawton   Años 70   6 am)

El barrio duerme aún    
                      Ñico no teme
los pórticos desnudos    la arrogancia
fúnebre del asfalto
                            En la distancia
decapita la luna su ceguera
Lento martes    
             Crepúsculo     
                        Mi acera
emerge de la noche como un rezo
La calle San Francisco es un bostezo
Ñico muerde a desgana una quimera
de pan     y se acomoda la camisa
sobre el pecho zurcido    
                         Silba a ratos
una música gris con sus zapatos
robados al invierno
                          Se desliza
en callada acuarela una plomiza
gota de amanecer por su joroba

El barrio duerme aún   
                          Ñico le roba
un gozne silencioso a la argamasa
de sueño con madera  y acompasa
el sol y mi niñez   bajo su escoba




CLOWN EN GRIS SOSTENIDO SOBRE ACUARELA TRISTE

Otro telón donde ponerse el rostro
piensa el payaso
                                         y se quita el emplasto azul de las
                                                                   mejillas
                                                      la nariz complaciente

Mañana volverán los extraños a hurgarle en la tristeza
y saldrá él
justo después de la ninfa lejana del trapecio
justo antes del mago
                   que no consigue pintar de verde las palomas
otra vez a colgarse el asombro de la ceja
a hacer el tonto
             el vendedor de piruetas imposibles
piensa el payaso
                                                               y desdobla el lunar
                                                      juga la estrella del párpado 
                                                                           derecho

Los extraños siempre aplauden
exigen un mohín de borracho
                           una caída sin misericordia
el payaso sueña con el sombrero de Charlot
con candilejas mudas que iluminen su boca de llorar
mañana lanzará su carcajada roja
engañando a la luz desde proscenio
los extraños ordenan que confirme la euforia de sus antepasados
arrojan vivas de papel
                       monedas a deshora
                                        flores incandescentes
Todo payaso tiene un abismo en el pecho
una lágrima trunca en la solapa
con suerte un camerino roto donde pensar en Charlot
en sus zapatos de perdedor ilustre al borde del crepúsculo
                 y la carpa
parece un agujero enorme en la peluca del payaso
un ataúd donde guardar quimeras  sueños domesticables
                  la carpa
tatuándole en la frente la sentencia del júbilo
diciendo debes mentir 
                  estallar acrobacias de colores 
                               pedir clemencia hasta el final del rito
Los extraños siempre se marchan
regresan a su holgura sin candil     a sus paredes
tal vez un truco melancólico
            un malabar en blanco y negro
piensa el payaso
                                                y se quita la risa de neón

de dónde salgo yo ahora que no lo reconozco sin la mueca plegable
           mustio animal sobreviviente
Otro telón donde ponerme el rostro
encima de la máscara




DE PIE ANTE LA BANDERA

el soldado se despide

                                  yo miro sus ojos
                                  por una hendija de la muerte

Nada quedará intacto
sólo el discurso que lanza una moneda
para el regreso
Qué suerte no ser el elegido
tener la casa    los relojes
un trozo de mar donde mentir los días
El soldado mastica el juramento
la cruz injertada en su bolsillo
aún no conoce el charco
que desteñirá la foto de la madre

                                 yo desayuno   levito hacia mi pan
                                 no me alegro con el simulacro de la luz
                                 sobre esa piedra
                                 quebrada como un país

Las piedras lo han visto todo
cadáveres que marcharon al estruendo
entre el honor y la hojarasca
esperando la posteridad del golpe
contra el aliento del soldado
el próximo derrumbe bajo su escudo
En qué pozo incendiaron el asesino y el héroe
su línea divisoria
dudar ante el reverso de la bandera 
                       nunca fue permitido
el soldado se despide por última vez

                                 yo miro la muerte
                                 por una hendija de sus ojos




RÉQUIEM PARA UNA FOTO

Hijo   no me preguntes las paredes    el pánico
ni el humo en los altares    ni este dolor agnóstico
No preguntes la sangre    las velas    el acróstico
cómplice del espejo     ni tu edad    ni el satánico

perfil donde se pudren mis indultos  (la cáscara
estéril del silencio    la flecha del psicópata)
No preguntes la luz    ni esta esperanza homeópata
ni el nombre de otros huesos simulando otra máscara

No anuncies el escombro  (vieja manía aséptica
de llorar a los muertos)      La memoria es ecléctica
Olvida los relojes     tu ombligo    esa ridícula

costumbre de epitafios para una suerte esdrújula
Hijo   no me preguntes los cerrojos    la brújula
que vela mi cadáver al fin de la película




RESUMEN PARA UN INVENTARIO DE LA HABANA

I

Estoy contando siluetas
en la ciudad donde todo
es posible     Fusta y lodo
argot importado    tretas
de falso adoquín sin grietas
ni eternidad     Contradigo
mi voz    el mar    un mendigo
piedra    orishas    cañonazo
La ciudad se aferra al brazo
violento del enemigo

                         II

                         Lunes náufrago    sin cura
                         Pasa Cristo a la deriva
                         por Neptuno  y más arriba
                         hurga un loco en la basura
                         El bulevar inaugura 
                         sus jirones
                                    Un anciano
                         sin rostro extiende la mano
                         de la ciudad    su amuleto
                         Oh  Dios    violado panfleto
                         Oh  Marx    silencio pagano

                         III

                        Quinta Avenida    lúbrica emboscada
                        de perfume barato y lentejuela
                        Un auto abre la noche a tanta suela
                        voluptuosa de herrumbre disfrazada
                        La luna desde un charco centinela
                        le reprocha a la calle su vigilia
                        Lejos    polvo de hogar     una familia
                        bajo el candil ayuna sus retazos
                        Lejos    la mesa virgen  
                                  Sin abrazos
                        el lunes   
                                pez agónico
                                           se exilia

                          IV

Insomnio gris
                  Malecón
Madrugada sin escora
cortando la sed traidora
del remo 
             Tras un muñón
de balsa la salvación
o el delirio 
           Mar descalzo
Insomnio gris sobre el falso
testimonio de la brújula
Bajo los pies    una esdrújula
ansiedad de otro cadalso


V

Ya no hay ciudad    Sólo un mapa
sin Das Kapital ni Cristo
Cierro la voz    me resisto
al mar      Su oscura solapa
juega al letargo   destapa
otro erial para profetas
No falsifico piruetas
de suicida    ni enarbolo
vedadas cruces    Yo sólo 
estoy contando siluetas




SOLILOQUIO PARA MI NACIMIENTO

Octubre Ya son las doce
de la penumbra
 En mi yerto
escondite hay un concierto
sanguíneo
 Madre descose
las aguas (finjo una pose
platónica) Madre abusa
de mis paredes aguza
el espasmo me descubre
Ya son las doce y octubre
se niega a mi escaramuza
Medra el útero no cedo
ingenuidad a su oficio
Madre escupe un maleficio
de sangre y pus
 Yo remedo
mi propia piel tras un miedo
vertical
 Afuera aguarda
el llanto alguna bastarda
procesión
 Madre resiste
sus picotazos desviste
la espera Madre no tarda
Penúltima contracción
Yo me aferro a la placenta
(tibio redil) No me tienta
la claridad 
Contracción
final bajo una incisión
de bisturí que deshila
todo el asombro
 Cavila
mi oráculo entre dos cruces
Testigos cámaras luces
Un brazo verde mutila
el cordón
 Me aturde un coro
mudo de flashes Después
cuelgan el miedo a mis pies
Vértigo Nalgada Lloro
Madre no aplaude yo ignoro
mi número en el rebaño
Alguien me envuelve en un paño
idéntico a Dios (neutral)
Opening roto
 Final
y principio del engaño 




ABRO LA PUERTA

             Es el día
un apacible verdugo
Madre tarda yo conjugo
sus pedazos Padre lía
un corazón la ironía
de adivinar mis espejos
(tras el azogue hay dos viejos
abismos erial sin fondo)

CIERRO LA PUERTA

 Me escondo
        de nada
              de tanto
                     lejos 




PARA UN MÍNIMO RETRATO
 CON LENTEJAS

 (claroscuro
 de anciano gris frente a un duro
 mostrador. Duele en el plato
 la intemperie y su barato
 cordal. Una prisa rara
 acomoda la cuchara
 al desamparo en un gesto
 raquítico.)

Sobra el resto.
La ciudad vuelve la cara. 





ATAVISMOS

 ...y serpientes silbando la delicadeza...
 y arlequines cantando...
 Leonel Pérez


Naufraga la luz. Anido
mi jueves sobre la lluvia.
La tarde gime diluvia
acentos contra el olvido.
Bajo mi piel un silbido
se desdibuja

 (es el fin
de la memoria mohín
que otra silueta desmiente.)

Lejos canta una serpiente
su ropaje de arlequín.
Entorna el día su labio
de animal triste. Yo acudo
a sus rituales sacudo
mi niñez de algún agravio
fantasma. Cuánto resabio
trae el viento qué remota
burbuja me sigue y nota
en la llovizna un cobarde
latido.
 Se va la tarde
húmeda
        callada
                 rota. 



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada