sábado, 26 de marzo de 2016

FELIPE ORELLANA BAEZA [18.316]


Felipe Orellana Baeza 

(Santiago de Chile 1991)
Escritor.  Participa del LEA (Laboratorio de Escritura de las Américas). Ha participado en diversos talleres literarios –tanto poesía como narrativa- y ha ganado una mención en género novela del premio Roberto Bolaño, una en el concurso de cuentos policiales PDI y el primer premio en el Concurso de poesía joven de Algarrobo.



I

Esta es una
No
Vela Negra, Negra

Anoche mataron al vecino
mientras veíamos El halcón maltés
Noir
nadie escucha
si las paredes sólo esconden miedo

Noir
Nadie escucha





- Los blocks son pequeños cementerios -
Cada departamento 
una tumba

II

Llegamos sin luz
en silencio.
Nuestro nuevo hogar es viejo, pero es tarde
para volver
donde la tetera siempre hierve y la manguera
sigue goteando en el pasillo.
No me pararán de sangrar
Si hay que aprenderlo
de la forma más difícil, Negra,
de la forma más larga.

Abrazarnos y escapar;
hacer el amor mientras afuera
se están matando.




- La manguera -
sigue goteando en el pasillo

Entonces un gato

Sólo trato de mirar
calles donde el verano no termina,
grafitis, taxis mal estacionados, los blocks,
la silla de ruedas vecina
y unos calzones flameando en la reja
como bandera
de un país inexistente.
Y no puedo describirlo.
No tiene sentido querer
hacer hablar a esas imágenes
forzarlas a decir aquello que no
sabrían decir
Pero entonces;
un gato.




III

¿Ayudo?, pregunto
y dices 
no.
Está casi listo y el olor de las papas y el zapallo
Qué nos importa
me llega hasta el fondo del invierno.

En la radio suena Raphael
Qué nos importa
mientras leo A sangre fría
tirado en el suelo.
Aquella gente que mira la tierra y no ve más que tierra
Y pienso; cualquiera puede ser un asesino, cualquiera
Cualquiera puede matar a cualquiera, cualquiera.
Y pienso:
Qué nos importa
cualquiera puede ser detective, cualquiera
Cualquiera puede atrapar un asesino, cualquiera.
Y pienso:
Qué nos importa
somos cualquieras viviendo entre cualquieras.

Entonces vienes 
con dos platos de charquicán, 
te sientas conmigo
y dejo de pensar
Aquella gente que va por el mundo sin ver
la 
rea
li
dad








.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada