jueves, 3 de marzo de 2016

EDWIN REYES ZAMORA [18.187]


Edwin Reyes Zamora 

(La Habana, Cuba 1971)
En el año 2004 obtuvo el primer Concurso de Poesía Experimental, convocado en la celebración del Centenario de Salvador Dalí y auspiciado por la Embajada de España en Cuba, y el Premio Luis Rogelio Nogueras. Autor del libro de poemas Catalepsia (Extramuros, 2005). Ha sido mencionado en el concurso La Gaceta de Cuba en el año 2007 y también en la pasada edición 2013. Ha participado en el CD Alamar Express y sus textos han aparecido en revistas nacionales y extranjeras.



MEMORIA AFECTIVA

Alamar: barrio periférico al este de la Habana, edificio con 
reja sobre un terreno duro donde los árboles crecen al revés
y la familia visita a sus muertos en la costa.
Como en una novela de Proust, viendo a mi padre alimentar
el fuego mientras copos de nieve golpean la ventana, el 
mismo escenario, los mismos personajes resucitan.
A veces la memoria es un cuerpo en descomposición.
Mi cuchara de albañil raspa tanques de basura, bajo la insistente 
alarma de combate, esquivando el reflector fronterizo.
Si pudiera refugiarme en el trono del dios, con un revólver 
dispararía cinco proyectiles contra el pecho lanudo de mi prójimo.
Como en una novela de Proust, viendo a mi padre abandonar
el Fuego y ponerme delante dos pastillas rojas junto al vaso
de agua con azúcar.





CUARESMA

Morir es perder el presente—ha dicho Marco Aurelio.
Más,
        ¿los que nunca poseímos el presente hemos estado
siempre muertos?
No—dice  mi madre—porque la muerte es dulce—y abre
la  puerta  de  la casa  para que el viento, que  desde  los 
pinos llega, nos arrastre.





TARJA

Lazar Dzotov, oriundo del pueblito de Dur-Dur, el 15 de agosto 
de 1941, en los arrabales de Voronezh,  barrio de las  colonias     
obreras,   forzó  el  rió  con  dos  secciones  de  ametralladoras 
destruyendo tres puntos de fuego que impedían  el paso a una 
unidad. Herido mortalmente en el combate, escribió su legado   
en un  trozo de papel y lo entregó a sus camaradas:

                    El hombre es semejante en importancia
                    a una  espiga de trigo, resuelve con
                    frugalidad el problema de alimentación
                    y sus desechos sirven como abono.
                    Padrecito, no desmayes, deja que el sol
                    dore tus puntas, que te meza el viento 
                    de la vida.

 



LA PÉRDIDA DEL PAN

¿De qué modo
Piotr Alexeievish Kropotkin
observaba el cadáver
de una ardilla 
frente al Kremlin?
¿Estilete oxidado
 en la sien izquierda?
¿Punto neutro
de reposo pendular?

porque el discurso político
se distiende
entre dos puntos
y el discurso poético
quebranta esa línea
¿asistimos a la 
anticipación-prolongación
del pudridero?
Sobreentendida la idea
no tuvo otro remedio que
levantarse
¿a escasos centímetros
del sol-trópico?
Por encima de esta esfera
¿se organiza el mundo?,
por debajo
¿la refracción del mundo?
¿Arquetipo que también
es la copia de la copia
del modelo fractal?
Mas
en la equidistancia,
¿en la iridiscencia?

¿De que modo
Piotr Alexeievish Kropotkin
observaba los nuevos
brotes primaverales
en una  cárcel parisina?
¿Esquivando el fondo
musical percutivo?
¿Cómo de maderos
contra el cráneo
de un recluso?

 





.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada