jueves, 18 de febrero de 2016

SEBASTIÁN MIRANDA BRENES [18.130]


Sebastián Miranda Brenes

Nace en San Pedro de Barva, Heredia (Costa Rica) en 1983. Estudió Química Industrial. Es escritor y Gestor Ambiental y Cultural. Es miembro fundador de la Asociación Cultural TanGente, proyecto que forma parte del Corredor Cultural TransPoesía, entre Argentina, México y Costa Rica. Ha participado en Festivales Internacionales de Poesía en Cuba, Guatemala, Nicaragua, México y Argentina. En 2013 publica su libro Antimateria, dentro de la Colección Cuadernos AmerHispanos, (en San Luis Potosí, México) y en 2014 por la editorial Public Pervert, Chiapas, México. 




Cartas al hijo que no tuve
«no tengo hijos, ¿acaso es un crimen?»
Juan Carlos Mestre


Diciembre 2010

Le di la espalda 
a tu primer paso
a descubrir todo con tus ojos

me privé
de correr con vos 
de tus preguntas 

la risa por mis muecas
el beso de buenas noches
no existirá entre ambos

tus verdades serán ajenas
así como tus errores
tu ausencia
tu abrazo



Diciembre 2030

Camino solo
crecen los árboles

el parque se llena de risas

acumulo cariño como polvo




Diciembre 2040

Quise mantenerte lejos
del sol desnudo
de los animales llevados a lo extinto
de la multitud caminando sobre el llanto

deseé que fueras libre
que habitaras otro mundo
                                                 



Diciembre 2050

Como acto de amor
me negué 
              a que fueras terrestre
                             

(de Antimateria, colección Cuadernos AmerHispano, 2013 y Editorial Public Pervert 2014. México)


Arte poético 

reproducir el reflejo del espejo contra el espejo 
las imágenes del ojo contra el ojo: 
esta quilaridad que conduce al olvido 



Cálculo solitario 

“La soledad es la ecuación 
de la vida moderna” 
Fito Paéz 


Aunque nos sumemos 
hasta multiplicarnos, 
siempre seremos uno. 

Más ahora que nos mutilamos los brazos, 
caminamos con la cabeza entre las rodillas, 
nos arrancamos los ojos 
para evitarnos. 

--------------------------- 

Las ardillas son monstruos veloces 
que nos arrancan los ojos y 
los conservan para el invierno 




Muletilla 

éste que sonríe y abre una grieta éste 
que lucha y causa un tremor éste 
que lleva temor con sabor a olvido éste 
que se cree inerte éste 
que con llanto desliza cordilleras éste 
que camina de espaldas al tiempo éste 
en cavernas submarinas éste 
con cicatrices incontables como arena éste 
suspendido éste condenado a seguir la ruta del mundo 



TESTIMONIO DE UN SUBACUÁTICO

I

Renuncio al eco
a la sangre

caminar
ya no me atrae


II

Moldeo mis branquias
me amputo los pies

—que sean nidos de cangrejo—

mi cuerpo ahora es de escamas
me crece un arrecife en el pecho


III

Me entrego
al lomo del cetáceo
a la fotosíntesis del alga
a los peces
aunque esquiven anzuelos


IV

Escojo la mordida del tiburón
comer plancton
emigrar a aguas más frías


V

A esta profundidad
ya no le temo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada