lunes, 1 de febrero de 2016

RUI AUGUSTO [18.045] Poeta de Angola


Rui Augusto 

Rui Augusto, escritor y político angolano, nació el 26 de Julio de 1958, en la región de Camabatela. Fue uno de los jóvenes que en la efervescencia de la Independencia integraron las fuerzas armadas. Estudió Economía en la Universidad Agostinho Neto. En la década del 80 se vinculó al mundo editorial y laboró como revisor en el Diario de Angola, además de ser miembro del consejo editorial del semanario cultural Angolê-Artes y Letras y de la revista Mensaje. Es miembro de la Unión de Escritores Angolanos.

Desde 1992, dedicado a la política, ejerció el cargo de funcionario de la Secretaría de Estado de la Cultura y ocupó el cargo de diputado por el Partido Renovador Democrático. 

Su obra  literaria se ha dado a conocer en publicaciones nacionales y extranjeras. Entre sus libros de poesía podemos encontrar: La leyenda del té (1987), El amor civil (1991), Collar de maldiciones (1994).

Selección, traducción y nota: María de los Ángeles Rezk Pimienta, 18 de diciembre de 2012




Flor oculta 

Despierto siento como el tiempo 
viene a habitar en mí
Despacio como cuando crecemos 
e imperceptibles se nos apagan 
en el rostro 
los rasgos de la mocedad 

Mi destino, ambiguo destino 
se mezcla al destino 
de las cosas que pasan 
y yo recojo la embriaguez 
de lo efímero:
flor oculta 
en las raíces del mundo 

Inundada la frente del existir 
se cristalizan en mi corazón, 
basto jardín 
donde los frutos tardan 
en madurar, 
las semillas del tiempo.

Siento la luz y la sombra 
de los contornos del tiempo 
cristalizando en el infinito
arte de los días 
con números señalizados 
en los calendarios 
mi comunión con el mundo 
Humilde soy pues ese día 
que anónimo pasa 
lleno de antiguas 
y cotidianas cosas; 
el crepúsculo escarlata 
al que la ciencia 
no retira la belleza 
y que se apaga poco a poco 
acompañado del rumor de las olas 
y de la danza ritual del mar. 


Mis aguas 

Diferentes son hoy los ojos 
con que te abrazo la cintura azul 
Oh mar diferentes también 
nuestras posturas ontológicas. 

Hoy yo te vislumbro 
como espectador atento 
de la violenta ruptura 
del vidrio de mis aguas. 
Y casi me igualaría a ti 
en la simulación de los colores 
si no fuesen mis tonos 
tan oscuros. 


Habla bajo corazón 

Ella venía hecha de mar
dejaba en mi playa 
sus vestidos, sus perfumes 
las algas de sus pies. 

Era cuando el niño 
que aún vive en mí 
salía a pasear 
por las calles, entonces carreteras 
todas llenas de juguetes 
de mis vanas certezas. 

Hoy todo aquello ya no está,
incluso dicen, que ella murió 
vean solo cuanta vuelta 
el mundo dio 
Ahora el amor 
solo de viejas fantasías 
se viste. 

De esas cosas pequeñas 
que más parecen cuentos de hadas 
habla bajo corazón 
No sea que tu fuerte voz 
despierte 
lo que hace mucho se durmió. 



Si el Amor regresase 

Sé que el amor 
nos visitó,
pero nosotros no estábamos 
atentos 

Teníamos dieciocho años 
y éramos veloces 
como los corceles en la pradera 
y efímeros como las flores 
que mueren 
en la estación de las lluvias 

Hoy, si el amor regresase, 
yo sé que lo reconoceríamos 
por la ansiedad 
que provoca 
y por el brillo que nos deja 
en la mirada,

Pero maduros,
tal vez no lo aceptásemos,
porque labrado 
su incendio 
sobre los meridianos 
del corazón 
poca seguridad tendríamos de sobrevivir. 



Talismán 

Pesado es el equipaje del viajero 
que va del no existir al existir 
y del existir al no existir 

Mientras dura ese viaje 
que otros me donaron como herencia,
y a fuerza de tanto vivirlo 
lo hice mío,
de buen grado me libraría 
de tantas cosas que llevo 
y me curvan los hombros.

Para que la vida me fuese leve 
tan leve que pudiese volar 
como un ave
de pronto me libraría 
del lastre de lágrimas 
que me torna resbaloso el piso 
o de la vasija de hiel 
que se mezcla al agua que sediento 
bebo 
De buen grado me libraría 
de los amores perdidos 
de los malos recuerdos 
y principalmente 
de las culpas 
que tuve 
esas que me hacen arrastrar los pies 
como pesados grilletes.

Sin embargo 
suceda lo que suceda 
no me separaré nunca 
de un pequeño talismán 
que me ofrecieron y del que aprendí 
no sin amargura: 
“La imperfección de las cosas,
espejo del sueño, 
donde es casi perfecta la faz de lo que amamos”. 





Rui Augusto Ribeiro da Costa 

Nasceu em 25 de Julho de 1958, Camabatela, província do Kwanza Norte, Angola.
Poderá também gostar de:


QUASE EXÍLIO 

Nem só a cidade em que nascemos
é bela.

Assim ó poeta
rasga as saudades
do que te é tão familiar
e parte...

Teu coração universal
deixa-o ubíquo vogar
(o mundo é grande!)

Longe
no marulhar das vozes
em infinitas ondas
há-de haver
timbre igual!

Parte pois ó poeta
enquanto é cedo
e não te mancha
ainda as mãos
uma espada...





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada