martes, 19 de enero de 2016

JURA SOYFER [17.951] Poeta de Austria


Jura Soyfer

Escritor austriaco, nacido en Charkow en 1912 y fallecido en el campo de concentración de Buchenwald en 1939.

Hijo de un industrial que se vio obligado a huir en 1920 a Viena junto con su familia, Soyfer se afilió ya desde muy joven a la Asociación Socialista de Alumnos de Enseñanza Media y colaboró con el cabaret político del partido socialdemócrata. Una vez finalizado el bachillerato, estudió historia y lengua y literatura alemanas en la Universidad de Viena, al tiempo que comenzaba a escribir reportajes y poemas para el periódico obrero. Cuando el partido socialista austriaco (SPÖ) fue prohibido, trabajó durante algún tiempo para el partido comunista, también en la ilegalidad. A finales de 1937 fue arrestado durante tres meses debido a una equivocación; en 1938 intentó huir a Suiza, pero fue apresado y trasladado al campo de concentración de Dachau, desde donde fue trasladado en otoño de ese mismo año a Buchenwald donde, poco antes de su liberación, murió enfermo de tifus.

Su vida y su obra constituyen una unidad absoluta, pues tanto los poemas como los reportajes son pura expresión de sus ideales políticos. Siempre se comprometió con la causa de los más desfavorecidos, y utilizó sus obras para expresarlo públicamente. A pesar de su breve vida, su obra es bastante extensa y ha comenzado a ser reconocida hace relativamente poco. Utopías de un Estado libre y advertencias sobre un posible conflicto bélico se recogen en Astoria (prohibida por la censura y editada póstumamente en 1947) y Vineta (1937). Los acontecimientos que llevaron a la institución de la dictadura fascista en Austria y pusieron fin a la socialdemocracia aparecen recogidos en la novela inacabada So starb eine Partei (Así murió un partido, editada por primera vez en 1980).

***

Jura Soyfer fue un poeta y periodista austríaco que murió a los 27 años de edad en un campo de exterminio alemán. Soyfer estudió en Viena, donde su familia acomodada llegó escapando del bolchevismo. Pero enseguida rompió con los suyos y se hizo bolchevique. Escribía contra la inconsistencia, contra el silencio. Contra la desigualdad. Fue trasladado, estuvo en varios campos. Desde adentro escribió contra Hitler. Murió joven. Su destino era estar muerto, pero nunca ser Musulmán (el Musulmán, al decir de Primo Levi, es que termina degradado hasta convertirse en un vegetal, y su destino rápido es ser gaseado). Su voz era demasiado alta para degradarse. Demasiado certera para que Buchenwald no lo advirtiera. Jura Soyfer entró en una Cámara de Gas en 1939; lo hizo demasiado lúcido, con toda su humanidad a cuestas.


… Aguas arriba 
en la boca de los fusiles  
vida de día y de noche  
vamos a seguir viviendo aquí…  
has pensado alguna vez en alguien más que en nosotros 
día y semanas 
algunos años más 
muchos serán destruidos 
perdido su rostro…”  


No perder el rostro es no desfigurarse a pesar de Auschwitz. No llegar a Musulmán. No degradarse. Mantener viva la humanidad para poder contar a las futuras generaciones de que está hecho el Mal. Soyfer lo dice con sus 47 quilos enfrentando a la maquinaria nazi. Lo dice desnudo, con un pedazo papel encontrado en algún lugar del campo en el que garabatea poemas. Conservar la dignidad. No ceder. No venderse. No mentir. No corromperse. No entregar. No denigrarse. La misión de la literatura es que eso que Soyfer vive no se repite. La misión de la palabra. De la literatura. Del Derecho.      

Julián Axat, Defensor Público juvenil



Dachaulied

'Dachaulied' (La canción de Dachau) fue compuesta por Herbert Zipper para un texto de Jura Soyfer. Ambos habían sido amigos en Viena en los años 30’ y en el verano de 1938 se encontraron nuevamente en Dachau, donde hablaron e inventaron canciones y poemas juntos. Un día Zipper le sugirió a Soyfer componer un poema basado en el conocido eslogan del campo ‘Arbeit macht Frei’ (El trabajo te liberará). Memorizó el poema que Soyfer le recitó unos días después, compuso la música en su cabeza y se la tarareó a unos músicos prisioneros que conocía, quienes prontamente difundieron la canción por todo el campo. Poco tiempo después de componer la canción, el 23 de septiembre de 1938, Zipper y Soyfer fueron transferidos a Buchenwald.



Musica en Dachau: Dachau Song - Dachaulied

El dramaturgo Jura Soyfer y el compositor Herbert Zipper, antifascista activo en el cabaret vienés, fueron detenidos por la Gestapo tras la anexión de Austria de 1.938. Se volvieron a encontrar en Dachau, donde ambos trabajaban como "caballos" tirando de carros con piedra pesada por todo el campo. 

  Soyfer y Zipper escribieron Dachau Song en septiembre de 1.938 como una respuesta irónica al lema "Arbeit macht frei" (el trabajo os hará libres) inscrito en la puerta de la entrada al campo.
Cantada inicialmente en secreto, Dachau Song al final se la aprendieron muchos presos del campo. Soyfer y Zipper creían que ejercitar el intelecto ayudaba a mantener la dignidad de los presos al enfrentarse a la humillación constante. Según Zipper, él y su coautor hicieron, deliberadamente, difícil de aprender Dachau Song, con la esperanza de que el reto ayudara a sus compañeros a estar por encima de su entorno. 

Semanas después de componer la canción, los dos hombres fueron trasladados a Buchenwald, donde Soyfer murió de fiebre tifoidea a los 26 años.  Zipper, rescatado por su familia, huyó a París y luego a las Filipinas, donde trabajó como director de la Orquesta Sinfónica de Manila. Después de la Segunda Guerra Mundial, Zipper emigró a los Estados Unidos, trabajando como director de orquesta, compositor y educador musical hasta su muerte a los 92 años en 1997.

El alambre de púas, cargado con la muerte
se dibuja alrededor de nuestro mundo. 
Arriba un cielo sin piedad
envía heladas y quemaduras solares.
Lejos de nosotros están todas las alegrías,
lejos nuestro hogar, lejos nuestras esposas, 
cuando marchamos a trabajar en silencio
miles de nosotros al amanecer.

Pero hemos aprendido el lema de Dachau
y nos hizo tan duros como el acero: 
Sé un hombre, compañero, 
permanece como ser humano, compañero, 
haz un buen trabajo, ayuda, compañero, 
pues el trabajo, el trabajo te hará libre!

Ante la boca de los cañones 
Vivimos día y noche. 
La vida nos está enseñando aquí, 
es más difícil de lo que pensábamos. 
Nadie más cuenta días y semanas, 
algunos ya ni los años. 
Y tantos se han roto 
y perdido su aspecto.

Arrastra la piedra y tira de la carreta 
No hay carga demasiado pesada para ti. 
Estabas en los días lejanos, 
estas desde hace tiempo. 
Pincha la pala en la tierra, 
fosa profunda en tu compasión, 
y en su propio sudor
seras dueño de acero y piedra. 
Una vez que la sirena suena; 
en la última formación. 

En el exterior, entonces, nos encontraremos 
estas tú, camarada, para el control. 
El infierno se reirá de nosotros la libertad de 
adelantarlo es con nuevos bríos. 
Y hacer el trabajo que hacemos 
ese trabajo, será bueno.




The first verse of the Dachaulied (de), the Dachau song:

Stacheldraht, mit Tod geladen,
ist um unsre Welt gespannt.
Drauf ein Himmel ohne Gnaden
sendet Frost und Sonnenbrand.
Fern von uns sind alle Freuden,
fern die Heimat, fern die Fraun,
wenn wir stumm zur Arbeit schreiten,
Tausende im Morgengraun.
Doch wir haben die Losung von Dachau gelernt
und wurden stahlhart dabei:
Sei ein Mann, Kamerad,
bleib ein Mensch, Kamerad,
mach ganze Arbeit, pack an, Kamerad,
denn Arbeit, Arbeit macht frei!

Barbed wire, loaded with death
is drawn around our world.
Above a sky without mercy
sends frost and sunburn.
Far from us are all joys,
far away our home, far away our wives,
when we march to work in silence
thousands of us at the break of day.
But we have learned the motto of Dachau
and it made us as hard as steel:
Be a man, mate,
stay a man, mate,
do a good job, get to it, mate,
for work, work makes you free!

The Original Complete Text from Translators Dachau München[1]

1. Stacheldraht, mit Tod geladen,
ist um unsre Welt gespannt.
Drauf ein Himmel ohne Gnaden
sendet Frost und Sonnenbrand.
Fern von uns sind alle Freuden,
fern die Heimat, fern die Fraun,
wenn wir stumm zur Arbeit schreiten,
Tausende im Morgengraun.

Refrain
Doch wir haben die Losung von Dachau gelernt
und wurden stahlhart dabei:
Sei ein Mann, Kamerad,
bleib ein Mensch, Kamerad,
mach ganze Arbeit, pack an, Kamerad,
denn Arbeit, Arbeit macht frei!

2. Vor der Mündung der Gewehre
leben wir bei Tag und Nacht.
Leben wird uns hier zur Lehre,
schwerer, als wir's je gedacht.
Keiner mehr zählt Tag' und Wochen,
mancher schon die Jahre nicht,
und gar viele sind zerbrochen
und verloren ihr Gesicht.
Und wir haben die Losung . . . .
   
3. Schlepp den Stein und zieh den Wagen,
keine Last sei dir zu schwer.
Der du warst in fernen Tagen,
bist du heut schon längst nicht mehr.
Stich den Spaten in die Erde,
grab dein Mitleid tief hinein,
und im eignen Schweiße werde
selber du zu Stahl und Stein.
Und wir haben die Losung . . . .

4. Einst wird die Sirene künden:
Auf, zum letzten Zählappell!
Draußen dann, wo wir uns finden,
bist du, Kamerad, zur Stell'.
Hell wird uns die Freiheit lachen,
vorwärts geht's mit frischem Mut,
und die Arbeit, die wir machen,
diese Arbeit, die wird gut!
Denn wir haben die Losung . .





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada