miércoles, 20 de enero de 2016

JAFITZA QUIPO [17.960]


JAFITZA QUIPO

Nació en Bogotá, en 1990. Estudia el programa curricular de Estudios Literarios de la Universidad Nacional de Colombia. Ocasionalmente colabora con algunos colectivos literarios. Docente eventual de lengua castellana y literatura. Ha colaborado con las revistas Ulrika del Festival Internacional de Poesía de Bogotá y  Phoenix de la Universidad Nacional.


Los espejos han de ser heridas

Los espejos han de ser heridas
perpetuadas
a través del golpeteo
       sordo:
enjambre de pájaros
que entregados al azar
chocan tenaces
incapaces de reconocer la decepción

       mi boca:
herida de goce
se confunde con mis manos:
       crean
              cautivan
              absorben
       desolan
manos cansadas de no ser aves que migran
de no poder abandonarme en la noche a los espejos

todos
quieren a un tiempo
ser
pájaro y  herida
mano y boca
confinarse a si mismos
a los otros
en el umbral del ocaso

pero las nubes
son tan grandes ya
que es como si no hubiera cielo
como si nunca hubiera habido espacio
para la luz o
aun para la multitud y sus dolores


I

Débora

En esta ciudad
          el mar
es solo una palabra
sepultada en la boca


IV

Junto a la ventana
espero a que el sol
           aplaste
los cadáveres de la ausencia


ésta,
es la hora del día en que el silencio
retoma su forma primitiva:
se desliza por los durmientes
               -casi-
sin darnos cuenta


ya no es la manzana
la que nos atraganta:
          es la serpiente



V


(Recojo mis pasos para volver al asombro)

la ciudad
             flota
sobre los escollos
               que hienden
el aullido primitivo del mundo


cada bocanada
desnuda el aliento
de una criatura
         que no conozco


la marea me orilla
              confiándome
en cada restallido
al afán de todos los sedientos


Camino lenta, erguida
             al tanto
del desbocamiento


mascullo
balbuceo
aúllo
                me callo


me precipito al miedo
           esta noche
en que la brevedad de la arena
revela a mis pies
los otros cuerpos de la tierra



.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada