jueves, 21 de enero de 2016

GABRIELA PICCINI [17.973]


Gabriela Piccini

1962. Nació en Buenos Aires, Argentina. Es poeta y fotógrafa. Libros editados, Grata Sombra 2008 y Autosacramentales 2010 - Un libro en prepración de poesía y fotografía: El aire es lo que mueve las cosas. 



Me pronuncio

Cumplo el rito de vivir las horas caminante
y paseo inventando que nada tuyo
giró por mis sentidos,
que no existe este calor agudo
trepándome el cuerpo hasta el aliento.
Y mientras camino,
por largas distancias de silencio, te pienso.
Miro alrededor y solo sé nombrarte.

Te veo en cada luz,
todo lo existente tiene tu sustancia
cuando me encuentro encerrada en el recuerdo.
A través del tiempo me entiendo sola en tu mirada.
Restablezco largas conversaciones,
adheridas a mi piel
como aquellas horas pasando sin ser vistas
y vuelvo a nombrarte en cada luna,
en cada espiral de mi pelo buscando tu cuerpo.
Todo te dibuja trazándome camino.
Recuerdo los viajes, enciendo un cigarrillo
y vuelvo a respirarte.

Continúo caminando hasta refugiarme en mis errores.
Agotada enfrento los rincones imposibles,
me pierdo entre culpas que poco a poco me digieren
y recuerdo que fue en algún camino anterior donde olvidé la risa.

Sacudo la cabeza intimándola a desviar la memoria
pero siempre me alcanza tu espalda acariciándome las manos
y no consigo andar las calles sin cruzar bellos momentos.
Insistente, busco en el pasado o en el porvenir
algo devastador para olvidarte
pero todo se enjuaga con el tiempo.

Y aunque no tengo más que seguir siendo yo
mi único camino,
me pronuncio te celebro.



Breve anotación tras pasar la mañana y el agua

Cruzar un puente para llegar al agua y comprobar que el tiempo se deslizará sin error. Los frutos permanecerán sin condena. Los muelles tendrán la misma costumbre: ser más altos, tambalear en el sitio donde el Paraná no sabe lo que hace.

El río se desconoce geómetra aunque divida con intención los tramos de un paraíso que conserva sus oscuros. Y la luz. Es sorprendente notar que, a pesar de toda su razón, no logre hacer varios pedazos de un solo mediodía.




opus VI: 

me absuelvan 

Llego desde el dios de la piedra que desgarra 
Esta es la selva donde tanto y de uno en uno se derrama. 

... 

El tajo verde que soporta al mundo. 
Si digo su nombre se funda el agua y el aire brota vivo donde hay un pie de 
tierra entre lo que no se ve y lo que se acaba 

El silencio es del día, la sal de las abejas y el jaguar es toda la noche y siempre y siempre 
suena el agua, suenan las bestias, 
y las moscas carniceras rodean la carne viva o muerta, 
el bambú extiende su voz al viento, 
estremece y huele la dulce descomposición de la materia. 
Después, el retorno de algún águila, su repaso grave sobre tierramojada 

La sustancia de la cura infinita nace de la mano del árbol 
y esa carne es roja como la tierra es roja, como la madera es roja y el filamento 
de la vida es verde, cuaja. Y los zumbidos. 

Adentro de la jaula yo y mis sandalias, su sola voz de par y la luz de la nada 
hace brotar la maravilla de una araña. 
Desde afuera me alejan el infierno, con descuido, las chicharras.



Instantes IX

Rehusarse
ante la lluvia
a ser liviano y transitorio
es un sitio incierto

salvo con una taza de té sobre la mesa
donde la sombra es grata y no concluye
y de tanto en tanto
va construyendo la tarde
como una más
una sola.



lo que mueve las cosas IX

Cada estado tiene una manera de morir
Las tormentas
por ejemplo
suelen morirse de frío

Recorro la intemperie y veo
que además de barro
hay vida en el planeta

Entonces hago una lista de tareas
para poner en orden lo que el agua no pudo llevarse
volverlo a su lugar
y es sorprendente
que aun exista

Volver un sitio a la normalidad es vulnerarse
como cuando nos asomamos a cierto estado de las cosas
y vemos que ya no hay nada que hacer
y lo hacemos


troquelados IV

No cualquier hombre nunca tuvo un perro
Hay cosas que no tienen sentido
ni se les puede poner
pero otras
sin embargo
tienen más de uno
multilplican

La voz
es una y suficiente
pero la gota cae
desde el último disparo y al revés
hacia la noche
que siempre trae dentro de si un alba redonda
una luz estímula a perpetuidad








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada