viernes, 15 de enero de 2016

ÁNGEL MARTÍNEZ NIUBÓ [17.906]


ÁNGEL MARTÍNEZ NIUBÓ

Ángel Martínez Niubó (Fomento, Sancti Spíritus, Cuba, 1966). Poeta y narrador cubano. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Nació en Fomento, Cuba, ciudad donde actualmente reside. En el año 1993 ganó en Cuba el concurso de poesía de la Universidad de las Villas, convocado para los jóvenes poetas del centro del país.

En 2002 ganó en España el Segundo Premio en el concurso internacional de poesía Joaquín Benito de Lucas. En el año 2009 conquistó el Primer Premio en el Concurso Internacional de Minicuentos "Dinosaurio", convocado por el Centro de Formación Literaria “Onelio Jorge Cardoso”.

Es miembro del Consejo de Lectores de la Editorial Luminaria, en Cuba.

Currículo:

Diplomado en Comunicación Social por la Universidad Pontifica de Santa Fe de Bogotá en Colombia. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Ha publicado:

“EL LIBRO DE LOS BUENOS LOCOS” (Editorial Luminaria, Cuba, 2000)
“DELIRIUM” (Toledo, España, 2002).
“TODAS LAS MUCHACHAS QUE ME AMARON” (Editorial Luminaria, Cuba 2004;
Islas Canarias, 2009).
“UN LIBRO DE TANTA SOLEDAD” (Editorial Luminaria, Cuba, 2007)
"TRAS EL OLOR DE LAS MUCHACHAS TRISTES (Editorial Luminaria, Cuba)
"AZULES DE MAR EN SOMBRAS" (Editorial Letras Cubanas, Cuba, 2013)
"LUZÁNGELA" (Editorial Luminaria, Cuba, 2013).

En el año 2002 recibe el Segundo Premio en el Concurso Internacional de
Poesía “Joaquin Benito de Lucas”, en Toledo, España.
Recibe el Primer Premio en el concurso internacional de minicuentos,
Dinosaurio 2009, con la obra "A dos cuadras está el mar".
Premio de la Ciudad de Sancti Spíritus, en Cuba, por su novela, LUZÁNGELA.
Su obra ha sido recogida en numerosas antologías y ha sido publicada en
periódicos y revistas culturales cubanas y de otros países.

SOBRE SUS LIBROS:

SOBRE: "EL LIBRO DE LOS BUENOS LOCOS".
El autor se muestra en este libro como un lírico dotado por un gran sentido indagador; en busca del conocimiento del mundo, de la realidad y del ser a través de la poesía, con poemas complejos, de raíces ontológicas. Una de las ganancias centrales de este libro, es el saber jugar con la interrogación, armar el discurso poético desde la duda reflexiva, la pregunta ante la muerte, el marcado sentido existencial del que pregunta... Martínez Niubó denota angustias y conciencia de salvación por la poesía, asuntos propios de la tradición lírica cubana. "EL LIBRO DE LOS BUENOS LOCOS" es un buen comienzo. ¿Cuántos famosos pueden exhibir un primer libro así?
Virgilio López Lemus Poeta, Ensayista y critico cubano.

Sobre "TODAS LAS MUCHACHAS QUE ME AMARON"
"Todas las muchachas que me amaron" agrega una dosis de alegría y ligereza a la poesía cubana de hoy, muy sobrecargada de metapoesía y experimentalismo a veces hueco. Resulta un excelente conjunto lírico que se deja leer en un respiro, en un impulso de sana simpatía.
Virgilio López Lemus

SOBRE "LUZÁNGELA":
Confinada en un hospital, la niña de seis años cuyas lágrimas se calientan, se escurren pero no se secan, deviene paciente imprescindible de un oftalmólogo a quien le faltan todas las respuestas: médicas, sociales, ontológicas, existenciales. La agonía del ser humano frente a la realidad que lo trasciende -léanse la crisis ética del mundo, las veleidades del poder, la monotonía del matrimonio- recorre las páginas de Luzángela, texto con que el escritor Ángel Martínez Niubó obtuvo el Premio de la Ciudad de Sancti Spíritus, 2012. A tales idas y venidas entre el verso y la narración ya nos tenía acostumbrados el autor de Tras el olor de las muchachas tristes y A dos cuadras está el mar; sin embargo, es con Luzángela que legitima, redondea acaso, las constantes temáticas y discursivas que lo obsesionan. Sin más armas de profeta que la propia intuición, me atrevo a asegurar que el Premio de la Ciudad recién conquistado por Luzángela será apenas el inicio de un trayecto mucho más enriquecedor: el de las disímiles interpretaciones que el texto puede suscitar en los lectores.




¿quién oscurece el agua?
¿la suplicante
frágil
ligerísima memoria de las aguas?
qué voz
qué desolada voz
qué sombra la codicia
y el agua dando pausas
y límites
y el agua hundiéndose en el agua misma
su poca luz
su húmeda osamenta


*

—recetario—
(manténgase alejado del alcance de los niños) 


yo procurador perseguí las puertas distantes prohibidas
ante el mal y el buen tiempo
yo el fiel me negué al asombro de ceremonias
y al miedo de los siglos
yo amante de muchachas heridas
por antepasados
yo el perseguido único responsable del dolor
y la suerte 
de mi madre

yo cama uno sala cinco hospital psiquiátrico



*


¿quién oscurece el agua?

¿la suplicante
frágil
ligerísima memoria de las aguas?

qué voz
qué desolada voz
qué sombra la codicia

y el agua dando pausas
y límites
y el agua hundiéndose en el agua misma

su poca luz

su húmeda osamenta



*



los horizontes huyen
se hunden tras
una sombra azul
los horizontes implantan esta ausencia
se cierran bruscamente 
ante mis ojos
los horizontes han sido
movedizos
delirantes
tiernos
pero nunca azules



*



toman mi cuerpo
lo sacuden lo insultan lo dividen
lo dividen lo ensucian lo lamentan
toman
mi 
cuerpo
lo regresan lo manchan lo marchitan
lo marchitan
lo besan
lo describen
incluso lo acarician
pero yo no estoy ahora en este cuerpo
ni en ningún cuerpo
mi cuerpo y yo somos
grandes amigos
sólo eso



*



¿qué hace un hombre si se sienta a la orilla del mar?
¿qué palabras recibe qué propiedad confiesa?
¿acaso busca o entregan?
los hombres casi siempre buscan pero también entregan
¿qué tiene el mar?
¿qué tienen los hombres cuando buscan el mar?
¿acaso van cuando nadie los oye?
¿y por qué no los oyen?
¿quién debe oír a los hombres?

¿acaso el mar?



*



oigo un coro
todas las noches oigo un coro
y me da frío
y te digo cierra bien esas puertas
cierra también mi acceso a los pasillos
cierra mis ojos mi páncreas mis oídos
porque no hay nada más triste
ni nada más feliz
ni nada más terrible
que un gran coro



*



¿con qué sueña el guardafaro
del puerto?

¿con los espejos que siembra
por la arena?

¿con el azul esférico
de otro amanecer?

¿o sólo con el amanecer?
¿con qué sueña el guardafaro
del puerto?

y si sueña
¿por qué grita? ¿por qué siempre 
grita o se desvela?


*



la luz de la vela
tiembla
qué triste su temblor
y qué distante
qué lentísima muerte
va dictando
y la luz qué reciente
y la luz qué imposible
y la luz
¿sabes tú por qué tiembla?









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada