sábado, 23 de enero de 2016

ANA MARÍA RIVERA SALAZAR [17.991]


Ana María Rivera Salazar 

Colombia.
Directora Artística de la Corporación Artes Escénicas del Tolima, capítulo Baquía 7 Azul y; del “Taller de Escritura Poética, con Énfasis en Jorge Luis Borges”. Dirige el Programa de Promoción del Libro y Resignificación de la Lectura: “El Paraíso en Forma de una Biblioteca”, en Concertación con el Ministerio de Cultura de Colombia (2007-2016).

Autora del libro de poesía “Letras de Cambio” Elevo Editores 2012, y de “Hexágono Natal” de Elevo Editores, Antología Poética de Ibagué y el Tolima, Premio a Estímulos 2013 a “Nuevos Formadores de Escritores Ibaguereños” de la Secretaría de Cultura, Turismo y Comercio, de Ibagué, Tolima. Sus poemas y ensayos han sido publicados en “Antología de Fin de Milenio.” de Épsilon Editores y “Antología Comentada del Tolima”; están recopilados en siete libros, seis de ellos inéditos: “Baquía”, “Economía de la Redención”, “Otra vez el Zahir”, “Lector Cuántico”, “Oxímoron: Alta Aspiración Humana” y “Destino Borges”.

Ha antologado y puesto en voz, en tributo al escritor argentino Jorge Luis Borges, tres Recitales Poéticos: “El Oro de los Tigres”, “Luna de Enfrente” y “El Aleph.”, con cuyo repertorio representa a Colombia, en las VIII y IX “Jornadas Borges y los Otros.”, de la Fundación Internacional Borges; así, en la Biblioteca Nacional de la República Argentina, el Museo Metropolitano, las Bibliotecas Miguel Cané y Ricardo Güiraldes, y la Casa de Madrid en Buenos Aires.

Desde el año 2008 inaugura los blogs “Borges en el Museo de la Novela de la Eterna” y “Destino Borges”, así como el proyecto de Video Poemas “Borges de Memoria”, los cuales constituyen una manera de difundir y resignificar el objeto libro, la voz colombiana, y el ejercicio de la reescritura y la relectura.

Su experiencia teatral de más de 20 años, con diversas obras de Teatro llevadas a la escena: "Sueño de una Noche de Verano" de Shakespeare; "Cepillo de Dientes" de Jorge Díaz; "Pareja Abierta" de Darío Fo, "La Cueva de Salamanca" de Cervantes y "La Importancia de Llamarse Ernesto", versión libre para Teatro Multimedia, de la obra de Oscar Wilde. Y las adaptaciones libres para Teatro: "Madame Bovary" de Flaubert; y "Cuatro Cuartetos para la Tierra Baldía" basada en la poética de T.S. Eliot.

Asesora y directora de Teatro en instituciones educativas de Ibagué y el Tolima por más de veinte años, como la Facultad de Música del Conservatorio del Tolima y la EFAC. Ha llevado a escena más de 30 obras de Teatro, entre las que ha dirigido y actuado. Narradora de poemas sinfónicos y de las Cantatas para coro, orquesta y narrador, compuestas y dirigidas por el Maestro Cesar Augusto Zambrano, Director de la orquesta y el coro de la Universidad del Tolima.


Las Palabras y las Cosas

“No habría sido posible hablar ni habría habido lugar para el
menor nombre, si en el fondo de las cosas, antes de toda
representación  la naturaleza no hubiera continuado”
Michel Foucault (De “Las Palabras y las Cosas”)

Recortar el mundo:
hacerlo objeto y nombre.

Qué versiones apócrifas debieron instaurar
en los pasamanos.

Cuántas veces comenzaré el relato
antes que las imágenes se procuren
delante del telón de boca.

Todos de pie postulan un verbo
cuyo gesto aún no se dibuja.

La naturaleza empecinada continuó
y la memoria de los seres
fragmentó el paisaje.

Los astros vaciaron sus desposos nocturnos
el sol tributario de piedras
lunas y perros.

Los árboles continuaron absortos
en sus pesadillas de clorofila

Y en la falacia del espacio, el río:
Cacofonía y rutina
que envalentona el músculo y el latido.

Una omisión, una interjección
que no se repite
una laxitud del agua que corre
una abreviación del ocaso
un color lacónico
una lluvia que no acontece
y la memoria, osamenta muda:

Babel y Diluvio.

Ensayo de unas líneas
en que la tierra y el cielo
tergiversan la mañana atroz
el estampido
el hierro que astilla pero no quebranta.

Esa conspiración y su morfología
se hacen verdad de a peso
en el vecindario.

El universo repitió su acto
y el hombre rehízo su día:
rima estrepitosa entre dos crepúsculos.



Allegro Ma Non Tanto

Así
como la tumba que guarda sin reproche
tus oprobios
mi pie animado en la piedra
como un artista rupestre
para un culto ulterior.

Tibio menú de un festín
en el que la sangre
licencia al menos diestro.

La última estirpe de lo inasible
decoló en el hangar.
Velas color púrpura
anuncian el puerto
donde promesas y conspiraciones
son la única sílaba unísona del oficiante.
Repite la lista de la compra
como las líneas de un poeta anónimo.
De memoria olvida el hambre.

Hoy la tierra no temblará.
Te dices
y recuerdas el último fin del mundo.




Fervor de Lluvias

“Phlepas el fenicio, muerto hace dos semanas /
olvidó el grito de las gaviotas
y el hincharse del fondo del mar /
 y la ganancia y la pérdida”
 T.S. Eliot

Rezagos de una fiesta antigua
donde el estertor suscita
los nuevos elementos.

Como la piedra del sur anquilosada cerca a la Acrópolis
el ser tendido, da con una llave de expansión vencida.

Obra de nadie estos ritmos evocados
que reposan un ardor contenido
modulaciones breves
lengua en acento continental.

Ni el habla del ruiseñor
en la noche de los poetas
sólo siervos y rey.

Esta lluvia cae
y con ella otro obcecado imperio

Todo está liquidado
remos, piedras, lenguas, metales, rutas
cereales y monedas.

En qué aguacero
perdido en el milenario futuro
caerán los dientes de leche
del que desconcierta la arteria.

“Tema la muerte por agua”



Virginia

Días repatriados de la infancia
la abuela haciendo la diligencia de la madrugada
cuando intuyes un fruto que alguien cosecha muy adentro:

Comprime el orbe en una frase
que no modules bien entrado el tiempo.

Desatando metáforas y dulces de noche buena
al universo por venir.

Letras de cambio que la usura no quebranta
- drástica minusvalía en fonación -

Virginia pasando trabajos
los soles girando a bajo vuelo
y sus manos inmortales
prodigándonos el pan del tercer hervor.

Vierto su resonancia en la noche prolija:
Enmienda las oraciones
no soslayes la pausa o el adjetivo
los Dioses son literales.



De Versos y Brújulas

        Cuanta eternidad junta
        para una sola astilla de mar. 
        No haber repetido las oraciones convenientes
        en la lengua convenida.

        Quién cifra un mundo cuya enunciación
         es obra de un Dios que de la majestad del verbo
        deviene en médula y sangre
        todos los viernes santos.

         Divino silabeo de precipicio
         consonancia épica 
         nombre  garabateado en el estanque.

         Todo lo que un hombre puede prodigar 
no debe serle arrebatado en el entreacto.




Otra Noche Cíclica

Qué nos advierte el océano
recomenzando siempre .
Qué obstinaciones complace 
de una orilla a otra .
No el vaivén de expiaciones corsarias.

Deslíe la forma y otorga lo contenido
un alma y su sintaxis 
ya colman la aspiración de un hombre.

Repertorio imposible de finitas partidas
moduladas a la vuelta del tiempo:

Peón cuatro alfil dama
peón seis caballo rey.

Cruza el zaguán en un siglo doméstico.
Abalorios en serie
rehacen las sumas del universo.

Quién rema a oscuras
tras la nostalgia de un rapto
tras su ración de promesa en alta mar.

                                                               
                        
                     
Malversación

Soberanía de lo mudo.
El rostro del segador desdibuja el mentón del abuelo.
La mano que revierte la página
no es la mano que tibia la leche. 

Se hace tarde para tomar los hábitos.

Ya interroga la metáfora del poeta
con esa  imperiosa ternura
y  fatiga  los albores de una edad temprana
 de trovadores y herreros
que declinan la batalla.

                               
                       
Reverso de Luna

      El aire se hace enunciación de cadalsos
que no debía escriturar la mañana:

el que estuvo erguido no aleteará.
     
      Retrato de un comediógrafo 
      oculto  con discreción en la tierra 
 entre heno, flores, ultrajes y pericias. 

Llenaron crucigramas con cartas de amor
que interceptaron en una despensa postal.

No exhalarás fierecillas 
que me rompan los huesos.

Yo era un extenso y furioso adverbio
en la boca del  recién nacido.

¿Reconocieron acaso alguna voz 
malograda en el peñasco?

Alguien vendrá a cantar a través de esa 
antigua laringe.



Breve Nominación
    
     Ya encontraremos nombres para estas formas
mientras el rigor mortis de la tarde
haga trizas los tendones.

La criatura inscribe su ración de júbilo
en prólogos que el día  acontecerá
 en desafuero, vocal inflamable
zalamero y amargo festín de desposados.

Y el Viejo corazón arrítmico
descompasando  la traslación y rotación del planeta.

¡En qué lengua extranjera
      llamarán  por sus iniciales
a un ejercito que importuna al viento 
con las piernas rotas !.



                                      
Universo Para un Orden

    El número de puerta -aprendido – 
no coincide con la tarde.
     No suma ni la entonación convenida.

Las inminentes líneas del poeta
son  ahora un extravío de  contornos
otra  inflexión  desdentada.

     A imagen y  semejanza 
desordenaron el orbe.
Ésta estrofa inicial
    instaura la comedia de la tarde.

El amanuense equivocó el paisaje 
Letras de cambio malversan su trance.

No contener el escorbuto de las estatuas
el  pie no sabe de rótula
la mano es un perplejo rictus
      y  los ojos no verán la inmersión del valle.
      
      Los oficios santos
      remeros y afiladores 
      guarnecen de la inutilidad.

No es nuevo el instinto que trunca el trazo
y su cónclave


Ana María Rivera Salazar 
     Del libro “Letras de Cambio” de Elevo editores









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada