viernes, 22 de enero de 2016

ALFREDO MARTÍNEZ HOWARD [17.979]


Alfredo Martínez Howard 

(Entre Ríos, Argentina  1910 - Córdoba, 1968) 
Poeta y periodista nacido en Paraná, provincia de Entre Ríos y fallecido en "La Serranita", provincia de Córdoba. Cursó el magisterio en su ciudad natal; posteriormente inicia estudios universitarios hasta obtener el título de escribano.En 1940 dirige el diario "La Calle" en Concepción del Uruguay. Reside en Buenos Aires en varios períodos, durante los cuales colabora en revistas y medios periodísticos de la Capital. De regreso a Paraná, se integra a la bohemia de esa ciudad, donde comparte sus vicisitudes junto a Alfonso Sola González, Reynaldo Ross y Jacinto Zaragoza, entre otros cofrades. "La palabra poética de Martínez Howard nos invade con su mágica iluminación de la penumbra, con su ardiente diafanidad y con los bellos seres que pueblan un mundo mítico de ausencias y de adioses al que acuden presencias que ya no son de este mundo, las preciosas nieblas donde caduca el polen de la vida y una voz –acaso la más honda– dice la palabra permanente: trigo, tierra, esperanza, hierro, ciudad natal", según apreciación de Marta Zamarripa, escritas en el poemario póstumo del poeta: "Eco y espejo".Algunos de sus libros de poesías: "Presencia por el aire", "La heredad", "Libro de ausencias y adioses".


PREGUNTAS AL POETA REYNALDO ROS

¿Cómo explicarme ahora tu muerte
sino  cual la obediencia al deseo de alguien
tú, que todo lo consentías sin recompensa,
que eras como un ademán del sí, de los perdones,
de las entregas sin cesar más allá de tu orgullo?
¿Qué te pidió que muriera?
¿Te llamó la heroína de la huerta azul,
un lejano recuerdo, o simplemente
quisiste obedecer a un capricho de tu alma
enamorada de las locuras, fundadora hoy
de una isla rodeada - no de lágrimas -
no de celestes aguas,de una isla
en medio de lo inmenso de tu sufrida soledad
litoral de unas fuentes oscuras o doradas,
de unos pálidos ríos afluentes de tu sueño
como las inasibles cabelleras
de las adolescentes que amaban tus silencios?

¿Cómo pudo cansarse tu corazón para nosotros?
¿Era tan grande su derrota
que se olvidó de un latido par nuestra tristeza,
un culpable latido que venciera a la muerte?

¿Es que ya no creías tampoco en nuestra lágrima?
¿Y los pequeños sin tu canción?¿Y los sauces 
sin tu mirada larga, y el poema
que le llevabas a la ciudad, a los jardines,
remando desde el anillo de las islas?¿Y las aguas
no con tu juventud únicamente
con la hermosura de tu voz a solas?

¿Y las gargantas que aromabas
con silvestres collares de color
de oro los montes?¿Y tu amor,
tu inmenso amor amargo por muchachas angélicas
que como solamente las besaron tus sueños
pasan sobre tus versos como hechizadas sombras
bajo el temblor de un halo de deseos y lágrimas?

de Libro de ausencias y de adioses - Ediciones Letras y Bibliotecas Córdoba - Córdoba - 2009.



LA PRÓDIGA

Bien, mi querida amiga,
estoy aquí
como la médula de los dados.

Recuerdo tus marfiles.
cantas,violín o grillo
sobre el hombro mimados del ser que lo reclina
doblegándolo al alma.
(esa tristeza de la música,
ese arco de dios
reclinado en lo antiguo).

Dirás que sí a una sombra
pero revés de un astro.
Lo lejano se cae sobre un pecho
y prosiguen esas distancias,
es decir que no de lo infinito,
es decir que sí del pecho.
¿Dónde, lejana, dime,
dónde te inclinas a los espejos de la sal,
dónde parpadeas para inventarte a ti misma
como justificándote,
diciendo a Dios : yo soy este infinito?
Tu divagar por la ausencias
ya es construir a un dios,
y estás tan cerca de mis pulsos
que te pareces a las edades.
Sí, historia, delicada gaviota del tiempo,
paloma de los huecos de las catedrales, 
arrullo instintivo,
mecida por las olas.
Vuelves a mi corazón
como regresa todo lo lejano
y mi muerte es es esa apariencia de los crepúsculos que miras,
y te envuelven en un ruiseñor de la tierra,en un canto,
en una cuerda viva
que te doblega a mi alma.

(de" Libro de ausencias y de adioses" - Ediciones Letras y Bibliotecas Córdoba - 2009).





Saint -John Perse ni se inmuta ni se alarma con las actuales proezas del hombre, esas rupturas de los misterios ultraterrenos. Aquí, y allá acaba de afirmar en los confines de Hamlet, la poesía es y será la vivencia vigente, la misteriosa y la intocable.
Aunque descubramos, mil y mil veces las mil y una lunas,como en los cuentos que,finalmente, se confunden con la verdad.
La utopía es, al fin, lo cierto, y creemos muy seriamente que la piqueta paciente, profunda y victoriosa de la ciencia trabaja para revelarnos que la única realidad es la del sueño.

de Libro de Ausencias y de adioses,Ediciones Letras y Biblioteca de Córdoba- Córdoba,2009.




MANOS LABRADORAS

a Lino Spilimbergo,
L. V. y H. M. H.

Altas entre sus hoces ¿no son una pregunta
sobre el linar, cargadas de trabajos y días?
¡Oh laboriosas!, lentas bajo las profecías
del Angelus que pasa, las detiene y las junta.

Mansas, sufridas, buenas, más recias que la yunta
que uncen esperanzadas y desuncen sombrías.
Lo mismo que sus bueyes fueron dos bestias pías
atadas a la tierra... Soles de punta a punta.

Ya es el Otoño y pobres.(Cual cigüeñas doradas
con el niño de luz de un lucero divino
pasan las tardes lentas, y aún les rezan, cansadas)

Cansadas, pero en alto sobre el cielo del lino.
Sabias sus curvas hoces: ¿qué inquieren al destino?
¿Dudan que ni en la muerte se dormirán cruzadas?








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada