viernes, 18 de diciembre de 2015

OLGA TORRES SOCAS [17.787]


Olga Torres Socas 

Nació en La Habana, Cuba. Ha escrito, poemas, ensayos, artículos y relatos, publicados en diferentes revistas y periódicos impresos y online. Fue editora cultural de El Nuevo Hudson, semanario de The Jersey Journal, donde trabajó durante 11 años como Asistente de Editor y News Librarian. El libro de poesía "Casajena" fue finalista del concurso Letras de Oro de la Universidad de Miami.


LAS RATAS

Me han dado veneno para las ratas que alborotan la buhardilla, debo pensarlo bien para asesinarlas, son los únicos seres vivos que vienen desde sus escondrijos hasta la superficie de las cosas, se saben las historias del Río Hudson de memoria, me acompañan por las noches aunque le tema a sus hambres, pueden devorar mis pocas ropas, mis alimentos de la semana, mis ocho libros. Voy a tener que destruirlas, una huelga o una revolución acabarían conmigo sin remedio.


GLORIA

“They shoot horses, don’t they?” Horace Mc Coy

¿Por qué no hacerte ese favor? Apenas apretar el gatillo del revólver y desaparece todo de tu vista, la ciudad con sus luces neuróticas, las máscaras de Halloween, las lágrimas que aprendiste a tragar. Caer al mar con tu bulto de recuerdos, confundirte con el desperdicio de los hombres. Tu corazón no volverá a chillar como un pájaro insaciable con la urgencia de Hollywood, no vendrán a negociar con tu sexo esos extraños animales. Al fin, Gloria, duermes tranquila en el vientre de los peces.


EN MI VIENTRE

En mi vientre hay punzadas, soliloquios, navegaciones, un embrión que no se atrevió a ser un niño, accidentes automovilísticos, canales de aguas milenarias, postes de madera sin perros ni borrachos, saxofonistas sudorosos soplándoles a las madrugadas, toques de queda, discursos estremecedores, portazos de Nora, ovarios que se ocupan de otros asuntos, 240 tabletas anticonceptivas, cicatrices de extraños instrumentos médicos, puertas destrozadas por violentas entradas, residuos del corazón, un mercado de pulgas surtido de emociones, conceptos de Freud y Pavlov peleándose a muerte; y una pintura de Frida Khalo colgada en la matriz. Desde mi vientre decido la prolongación de la vida soy la obra maestra de Dios.


LA VERDAD

“Human life is thus only an endless illusion…
Society is based on mutual hypocrisy.”
Pascal

La Verdad es una nave circular con la piel de espinas, por más que corramos nos alcanza, termina pasándonos por encima y no respira hasta vernos triturados con los ojos llenos de cenizas, la boca seca como árbol muerto y un dolor abanderando el pecho de izquierda a derecha, pulsátil y empecinado como el de un parto sin hijo. Quién sea capaz de andar sin el cuerpo original del cabello opaco, con las arrugas multiplicadas en un sistema binario infinito, el sonido ronco en la garganta donde estuvo hospedado el optimismo; quién resista al hielo quemándole los huesos, y encuentre en la basura de su vida algún papel salvable que lo exonere y reconstruya; quién después de caminar millones de millas hablándose así mismo, liberado al fin del Yo hipócrita de alabanzas e improperios, percibe el olor a Dios y la saliva se le convierte en sal, adquiere la Verdad como un conejo dócil que salta del sombrero de un mago invisible.



ABUELA, TU MUERTE SABE A MI VIDA

…“tanto dolor para morirse uno”.
Miguel Hernández

¿Dónde vibran el sonido del metal a través de la carne, la lluvia tibia de agosto sobre los árboles enanos de las islas? Sus ondas encontraron la pared suicida o se expanden circularmente por el planeta. La niña no dibuja. El abuelo reloj se desintegra en la pared. Todo está verde afuera. Te convencieron y el cuerpo que usaras por ochenta y siete años se deshace debajo de mis pies, en la oscuridad. No te hacen falta las flores que te traigo. De vuelta a casa hablo contigo por el cielo. A puro grito corté las ondas de la voz dentro de mí, balbucea palabras ininteligibles y se apaga. Durante un año escuché el ruido de un disparo y no he dormido como Dios manda. Tantas tabletas separando mis dedos del gatillo, tanto agarrarme del vestido de Jesús, si he de morir mañana como el criminal, el músico, las madres y los árboles; como tú.



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada