miércoles, 9 de diciembre de 2015

NICOLÁS GARCÍA SÁEZ [17.734] Poeta de Argentina


Nicolás García Sáez

(Buenos Aires, 1970) 
Escribió obras de teatro, letras y canciones para bandas de rock. Periodista y fotógrafo,  se dedica también a las artes plásticas y a la música.

Publicó los poemarios “Neptuno y las Faunas” (2014, Buenos Aires Poetry) y “Los Sueños Ajenos” (2015, Zindo & Gafuri)



ORIGEN 

Dos monos se deslizan sobre sábanas de seda
Gentiles arrogantes
Se reproducen, cruzan charcos
Trotan, saltan por los continentes

Cambian las máscaras, la piel herida
Saben y anticipan:
-Que África cabe en la palma de sus manos
-Que la neblina trémula es el tiempo

(Neptuno y las Faunas)




HORIZONTE

El parto
de un caballito de mar
es asombroso

padre, mujer
deja ir a la deriva
el fruto de su esfuerzo 

musgo tierra baldía de agua sucia
tiniebla de miel embravecida por la marea
¿que pensará
un caballito de mar?

y en ese ir
devenir
de volver de la deriva

es padre, mujer
y así…

(Neptuno y las Faunas)




SOLAR 

Bajo el frío
oscuro y lento
una flor
entre el mar
y el sol ardiente
del invierno

(Neptuno y las Faunas)



OTOÑO

Veo, siento
a veces me conmuevo
con tus colores de muerte
y resurrección
que atraviesan los días
las tardes, las noches
y apagan la marea del verano
que cayó 

como el cálido copo de nieve
o un meteorito leve

(Neptuno y las Faunas)




UN DELFÍN 

Del Tirreno, del Atlántico
manchado tropical
vagabundo en el Adriático
o acróbata, el de hocico retacón

Nariz de botella, indo pacífico  
cabeza de melón
calderón de aleta corta
o rosado de Hong Kong

Amigo de sus amigos
un gran comunicador
y mucho, pero mucho más inteligente
que toda esa basura de arponero nipón

(Neptuno y las Faunas)




MAR 

Crono y Rea, devorador y salvadora
dama redentora, creador profano  
el infortunio de Neptuno y la venganza
bajo el cielo que al alba despierta su reinado

Campo inquieto y vasto, minado de aguas 
que besan islas, puertos, golfos
atolones, barcos y bahías
bajo el cielo añil que abandona al mediodía

Tumulto de olas náufragas
rebelión de espuma, de sal embravecida
rumor infinito que explota
bajo el cielo de la tarde ensangrentada

Reliquia eterna del tiempo
cuna de tesoros insondables
abismo consumado de bestias que duermen
y el mar
inmortal
bajo el cielo arropado de pálidas estrellas

(Neptuno y las Faunas)




POEMA QUE PUDO HABER 
SOÑADO ARTEMIDORO LUEGO DE PENSAR 
EN HERÁCLITO

Mientras Éfeso nos une
colega de escenario inmóvil
y tú contemplas el eterno devenir del río
yo me anticipo al tiempo
(el que provoca a mi futuro)
para señalar que una sola gota
del agua que salpica tu reflejo
la que lame tus sienes plateadas
ilumina, consistencia efímera
a la luna, estrellas, los soles 
los ríos, tantos lagos, los mares
a todas aquellas geografías vastas
devotas, lentas o raudas
que no alardean en tus sueños

(Los Sueños Ajenos)




POEMA QUE PUDO HABER 
SOÑADO PEDRO LINARES ANTES DE FABRICAR 
SU PRIMER ALEBRIJE

Amanece y dos tortugas 
cargan un mundo multicolor
de paisajes lunares en su lomo
víboras azules
con antenas de caracol
cubiertas de flores, azúcar y copos de nieve

cargan rinocerontes con bigotes carmesí
cabezas verdes, zapatos rosas
la risa breve en sus jorobas prominentes
y burros, con alas de mariposa
¿cartón o copal? 
leones con cabezas de águilas sonrientes

Turquesas, como los mares del golfo, de fuego rojo, como los atardeceres en La Merced. Tantos gallos mansos, con sus ojazos de toro, me indican el camino sabio hacia
la ventana y lo único que oigo es una palabra, que se repite, y se repite, y que dice:

¡Alebrijes!
¡Alebrijes!
¡Alebrijes!

(Los Sueños Ajenos)




POEMA QUE PUDO HABER 
COMENZADO A SOÑAR UN NIÑO 
(CUYO NOMBRE ES ERNESTITO) LUEGO DE HABER CENADO OPÍPARAMENTE EN SU CASONA DE ALTA GRACIA

Un arquero con asma
come trufas francesas
y cabalga las estrellas
mientras sueña
con la Revolución…

(Los Sueños Ajenos)



POEMA QUE PUDO HABER SOÑADO UN SORDO

Afortunado al nadar mientras veo 
a la aurora que abanica
el abalorio disperso
de las estrellas

afortunado mientras toco
el agua casi helada
revuelta (pura y bruta)
que ciñe turbulenta a mi piel

afortunado mientras huelo
la explosión uniforme
despejada y celeste
del cielo

afortunado mientras pruebo
el néctar que se diluye
líquido
entre la sed inmensa de mi boca

afortunado
mientras nado
y siento que vuelo

( Los Sueños Ajenos)




POEMA QUE PUDO HABER SOÑADO UN CIEGO

Afortunado al nadar mientras oigo
al río que ríe manso
y besa a las burbujas
bajando dulce desde las sierras

afortunado mientras toco
el agua casi helada
revuelta (pura y bruta)
que ciñe turbulenta a mi piel

afortunado mientras huelo
la explosión uniforme
despejada y celeste
del cielo

afortunado mientras pruebo
el néctar que se diluye
líquido
entre la sed inmensa de mi boca

afortunado
mientras nado
y siento que vuelo

(Los Sueños Ajenos)




POEMA QUE PUDO HABER SOÑADO ALGUIEN QUE SE DURMIÓ PENSANDO EN UNA ESTRELLA FUGAZ

*

(Los Sueños Ajenos)







x

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada