viernes, 4 de diciembre de 2015

MARÍA ESTER ALONSO MORALES [17.678] Poeta de Argentina


MARÍA ESTER ALONSO MORALES

MARÍA ESTER ALONSO MORALES nació en 1974 en Bernal, provincia de Buenos Aires, Argentina. 

Es hija de un jefe del ERP asesinado y de una campesina santiagueña detenida y torturada. 

Se formó como abogada en La Plata, donde fue miembro de la agrupación HIJOS, participando del movimiento de derechos humanos y colaborando con diferentes organismos. Más tarde sería miembro integrante del Equipo Jurídico de Abuelas de Plaza de Mayo. Desde hace ocho años reside en la ciudad de Hamburgo, lugar desde donde escribe actualmente. Fue galardonada con el primer premio El Butacón del Certamen Literario (Hamburgo, 2013). Participó en la antología La Plata Spoon River (2014). Entre dos orillas es su primer poemario.



De qué color eran los ojos de mi padre

SUS OJOS

No sé de qué color
eran los ojos de mi padre.

Como nunca los vi,
me los invento.

Yo creo que tenían
el color del tiempo.

Color miel,
si miraba con ternura.

Verdes grises,
si andaba triste.

Azul encendido,
cuando discutía.

Marrón profundo,
si pensaba el futuro.

Agua marina,
si decía a vencer o morir por la Argentina.

En su final se le oscurecieron,
negros, dos trozos de carbón endurecido. 


La mujer rota

Mi homenaje a todas las mujeres en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

La mujer rota

Ella viene a verme,
temerosa se arrincona en una silla.

Habla bajo y no llora,
me cuenta que sus ojos están secos. 

Lleva décadas padeciendo,
la ira, el enojo y el desprecio de su marido.

Sus manos temblorosas me muestran:
documentos, fotos y radiografías,
de su nariz rota, de su brazo roto,
de sus ojos en compota.

Veo que carga en el centro de su pecho
un dolor infinito.

Pero esta vez dijo: ¡Basta!
y llamó a la policía.

Ahora duda, se arrepiente de su denuncia,
me dice que lo quiere pensar
y se despide de mí prometiendo regresar.

Cargaba en el centro de su pecho
un dolor infinito




María Ester Alonso Morales
Entre dos orillas - Zwischen zwei Ufern

Libros de la talita dorada
Colección Los detectives salvajes   /   20
City Bell: De la talita dorada, 2015



MARÍA ESTER ALONSO MORALES Entre dos orillas - Zwischen zwei Ufern

Acerca de Entre dos orillas - Zwischen zwei Ufern

ESTE LIBRO TIENDE UN PUENTE ENTRE ARGENTINA Y ALEMANIA, entre La Plata y Hamburgo. Dos ríos, dos orillas, dos idiomas y dos mundos distintos que pretendo conectar a través de la poesía. Primero yo había imaginado este poemario con dos capítulos consecutivos. Pero luego no pude decidirme por qué orilla comenzar; cuál de las dos priorizar ¿la orilla en la que escribo o desde dónde vengo? Me parecía hasta injusto. Con el tiempo este poemario se convirtió en dos libros, dos en uno, cada uno con su sentido y unidad temática independiente. Dos tapas invertidas, como estamos en este planeta, norte y sur, polos opuestos. Le dejo a usted querida lectora, querido lector la decisión por dónde comenzar a leer, si por la orilla del Elba o la del Río de La Plata, por la que más le interese o se identifique. Usted elige, si va a leer una sola orilla o las dos. O tal vez usted vaya saltando de una orilla a otra y regrese; como hacemos los que estamos lejos.
MARÍA ESTER ALONSO MORALES/ Autora


ESTE LIBRO DISUELVE DISTANCIAS, salta barreras idiomáticas, tiende puentes que nos acercan partiendo de dos orillas distantes en lo geográfico pero próximas en el territorio emocional. La autora dedica la orilla del Río de la Plata "a mis compañeros”, esos los hermanos que la historia le dio. La otra orilla, la del río Elba, la brinda a los migrantes, esos hermanos desconocidos a los que la aproxima la cotidianidad del hecho de la emigración. En este libro encontrarán poemas sobre lucha, amor, memoria, identidad, hermandad y amistad. Hay ausencias y nacimientos, des-encuentros y re-encuentros, alegrías y tristezas. Hay puertos desde donde se puede partir y a donde regresar. Y hasta un país inventado donde nadie es forastero y no es necesario anunciarse para entrar.
Entre sus páginas, atravesadas por la veracidad que otorga lo dicho desde lo más profundo, la nostalgia se nombra de distintas maneras, invitando al lector a que se convierta en cómplice acompañante del viaje poético que emprende el alma de la poeta.
NEUS MORÁN GIMENO/ Artista plástica catalana


LA POESÍA NOS HA AYUDADO A LOS HIJOS de las víctimas del terrorismo de Estado en Latinoamérica a encontrarnos en paisajes imposibles con nuestros padres y madres, a decir, explicar y reivindicar sus nombres y sus luchas, a reinventarlos y reinventarnos a pesar del dolor o más allá de ese dolor, por el amor a la vida; pero no una vida cualquiera. Una vida digna, con justicia así llegue tarde como en el poema, porque como afirman los hijos y las hijas por la memoria, una condena no nos devuelve la vida. En el acto de la justicia Poética, un poema sí. Y en los poemas irreverentes los muertos siguen vivos, siguen diciendo y hablando y también luchando, transformando el mundo. Buscando anclarse en ese pasado-futuro, en el que navegan los versos de María Ester Alonso.
ERIK ARELLANA BAUTISTA/  Compañero y poeta colombiano



EN EL HIJO SE PUEDE VOLVER

A todos los HIJOS frente a la justicia 

Tus padres van a ingresar
con vos a esa sala,
cuando te toque
subir al estrado,
tomar asiento
y declarar.

Vas a tenerlos,
uno a cada lado,
escoltándote,
escuchándote,
sosteniéndote.



IM SOHN KEHREN SIE ZURÜCK

Für alle HIJOS im Angesicht der Justiz

Deine Eltern werden
mit dir in jenen Saal eintreten,
wenn es an dir ist
in den Zeugenstand zu steigen,
Platz zu nehmen
und auszusagen.

Du wirst sie bei dir haben,
einen an jeder Seite,
dich begleitend,
dir zuhörend,
dich stützend.





EL CIELO SOBRE LANÚS

Soñé,
que se me presentaba un hombre,
venido de otra época,
vestido con abrigo negro,
como un ángel descendido.

Este ángel me dijo:
te concedo viajar al pasado,
al año 1974,
al fatídico día,
presentarte a tu padre,
cara a cara
y sin revelarle tu identidad,
advertirle de su peligro.

Me puso una condición:
si lo conseguía,
si lograba que
se salvase,
yo no existiría,
no habría nacido jamás.

Me quedé pensando,
un trato justo,
mi vida por la de mi padre.
No lo dudé y acepté.

Regresé,
mujer adulta,
con gabardina puesta.
Todo sucedía en blanco y negro.

Me daba prisa,
desesperada por las calles de Buenos Aires,
para llegar a tiempo a la casa de Lanús.

Pensaba en convencerle a él
y a sus compañeros
de desistir de la operación,
que se trataba verdaderamente
de un error,
una trampa,
una tragedia.

Desperté exaltada,
sudada,
angustiada.
La Plata,
año 2006…



NEO

A Julián Axat

Yo también soñé,
una y mil veces,
salvar a mi padre
y a sus compañeros.

Tampoco pude convencerles.



NEO

Für Julián Axat

Auch ich träumte,
ein— und tausendmal,
meinen Vater zu retten
und seine Kameraden.

Auch ich konnte sie nicht überzeugen.




FLORES TRASPLANTADAS

Para Saide
migrar
es perder
el hogar.

Me aclara,
es trasplantar una flor,
lleva tiempo
echar raíces
en suelo nuevo.

Así estamos,
flores trasplantadas.
¿Cuánto más
tendremos que esperar
para crecer?



Umgetopfte Blumen

Für Saide,
auswandern
ist das Zuhause
zu verlieren.

Sie verdeutlicht mir,
es ist wie Blumen umzutopfen,
es braucht Zeit
Wurzeln zu schlagen
auf neuem Boden.

So sind wir,
wie umgetopfte Blumen.
Wie lange müssen wir noch warten,
um zu wachsen?



INEVITABLE TRISTEZA

La tristeza del migrante,
inevitable nube en el cielo.

A veces pequeña
y el sol brilla fuerte.

Otras tan grande,
que el sol no se ve.

Hoy no se ve.



Unvermeidbare Traurigkeit

Die Traurigkeit des Auswanderers,
unvermeidbare Wolke am Himmel.

Manchmal klein
und die Sonne scheint stark.

Andere Male so groß,
dass man die Sonne nicht sieht.

Heute sieht man sie nicht.




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada