martes, 1 de diciembre de 2015

DANIEL ADRIÁN CASTELAO [17.658] Poeta de Argentina


Daniel Adrián Castelao

Daniel Adrián Castelao (Oytis) nació en 1967 en Capital Federal, Buenos Aires, ciudad en la que reside. Su temprana pasión fue el Teatro donde actuó, dirigió y hasta escribió algunas pequeñas obras perdidas en el tiempo. Desde hace más de 20 años se dedica a la radiofonía, con una decena de programas en su haber. Actualmente es parte importante de "Club de Radio" (http://clubderadio.blogspot.com), un emprendimiento radiofónico por internet que prioriza la radio de autor, la buena música y la buena literatura. Sus primeros pasos como "letrista de rock" lo llevan ahora a la poesía. "Técnico en Quimeras", su primer poemario editado en agosto de 2014 por Editorial Subpoesía. Participó en las antologías “Himnos Nacionales” de Añosluz Editora (2014), “Poesía Bajo La Autopista III” de Clara Better Ediciones (2015) y “Maresia” de Editorial Dunken (2015). Es asiduo participante de  encuentros poéticos en Bs As. Coordina los ciclos de Poesía "Al Filo de La Palabras" y "SinesteCia". Está trabajando ahora en “Postales de Ingenuidad” su próximo libro de poesía en prosa que saldrá en 2016.



Sueños que lloran en el cuarto. 
           Naranja neón,   
la avenida se insinúa en la pared.

           Descansan.

Tempestad de brazos           calma. 
Recorre tu cuerpo como hormiga 
           memorizando 
                   la geografía del paisaje

Saborea cada segundo 
               como el último, 
que se demora maravilloso.

Ninfa de sosiego, 
                anhelo hecho carne.





18 de agosto de 1936

a Federico García Lorca  

Convulsiona

                  Templomundo 
            vibra compás 
                 o 
                 con guerra

         Se fue en pequeña muerte 
como palomobuche a un rosal

Estruendo

                      Todo sangró

Agujeros de muerte 
                     entre vivos

            La columna 
                 sudaceite

                                   Convulsiona





Los dioses conjuran este oscuro hechizo:

                 La Noche 
                       aporta su espesura. 
                 Las Miradas 
                       mezclan su aliento desvergonzado. 
                 La Realidad, 
                       un cuadro neorrealista. 
                 El Cuerpo, 
                       atisbo de gentilezas. 
                 El Espíritu, 
                       sublime forma de amor 
                 El Entorno, 
                       masa de aire que envuelve.                
                 La Música, 
                       única, maravillosamente ejecutada. 
                 El Ritmo, 
                       expresión duradera. 
                 La Mañana, 
                       misterio en el encanto de la noche. 
                 La Figura, 
                       caras inocultables. 
                 Las Manos, 
                       perfectas, ordenadas 
                               sobre el mapa de tu cuerpo.





Alucino 
            con el condimento, 
la arrogancia 
            alguna vez sale 
                   en mis sueños.

Ordeno que se asome al balcón 
            esta lluvia me inspira. 
Esto que va cayendo 
            y moja 
es el concilio 
                 entre lo que no siento 
y lo que vendrá 
            en mi próximo desenfreno. 
Hoy 
            mi corazón es hielo 
Mañana 
            será lo que no debo





“Ya dejará de sangrar 

“Ya dejará de sangrar 
ésta puta herida…”
Carlos Norberto Carbone 


   Y dejara de manchar, 
de marcar este rastro 
           imborrable 
que inevitable me seduce 
                                    a retomar

Gota a Gota 
verso por verso 
                            dejará de sangrar

en cada letra 
           Con cada frase 
por bares     plazas     estaciones 
           Con cada latido          en palabras 
las dichas          las calladas 
                 dejará de sangrar

Se cerrará, lo se 
            en el momento 
en que la sangre derramada 
y el polvo de mis restos 
                       fusionen

y del barro tal vez          surja 
              como Fénix a renacer




técnico en quimeras 

Silencio, todo silencio sus sonidos: el repiquetear de la lluvia, el perro ladrando a su sombra: ni siquiera pude oir/ cómo estalla/ mi violín en el piso.

¿Es el cristal empañado el que enturbia la mirada? ¿o la mirada la que en la noche huye?.
No nace la palabra. No la que Oytis aguarda: nacen otras/ que no reemplazan,/ solo apaciguan. A eso vuelve, gira, gravita, arde y vuelve, a buscar la palabra estás construyendo con tu voz/ lujuriosos puentes/ en la oscuridad de la pecera. Y vuelve (palabras) dichas en ese exacto instante,/ su único sentido/ Malogrado en esta realidad.

Y todo es en la noche. una alarma perdida/ advierte de la madrugada/ acechando. En la noche, donde sucede el mundo y calla la palabra. 










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada