lunes, 2 de noviembre de 2015

LUIS FRANCISCO URQUIZO CUESTA [17.332] Poeta de Ecuador


Luis Francisco Urquizo Cuesta

Luis Francisco Urquizo Cuesta (Ambato, Ecuador  13 de diciembre de 1950) es un destacado poeta y pintor ecuatoriano.

Luis Francisco Urquizo Cuesta nació el 13 de diciembre de 1950, en la ciudad de Ambato, rodeado de valles y montañas que determinan su carácter. Su personalidad se resume como una mezcla indomable de espíritu creativo latinoamericano e impetuosa ansiedad exploradora. Desde muy pequeño denotó sus cualidades de artista, Luis Francisco prefería las visitas al taller del pintor Voroschilov Bazabte, a los juegos de canicas o pelota con los niños de su edad. Otros de los lugares predilectos en que transcurrió la niñez de Lis Francisco fue la enorme biblioteca particular de su padre; Don Pablo Arturo, biólogo y gran pensador, catedrático de profesión; allí leyó cantidades de textos enteros de variadas disciplinas, en especial, filosofía y literatura clásica. Fue hijo de madre española, asturina de profundas raíces religiosas, y de padre ecuatoriano también católico los cuales le propiciaron un ambiente familiar rodeado siempre de clérigos, monjas, idóneo para incentivar en él sus cualidades de artista en formación .Urquizo fue sin duda alguna un conservador apasionado e incansable que hablaba de temas sobre Dios, la vida, la existencia, el bien y el mal, temas que influyen en su perspectiva del arte.

El pintor

"Los Símbolos Absolutos"; es la obra pictórica creada por Francisco Urquizo Cueta para la ciudad de su origen y el de su padre: La ciudad de Ambato, que por su implantación geográfica y su propia ontogénesis formula ser un Arquetipo en si. Estos obra en exposición permanente en la ciudad de Ambato, conjugados con otra serie de pinturas titulada “El Tarot de Urquizo, de los Arcanos Mayores” y que fuera pintada para la ciudad de Pravia en el principado de Asturias España, lugar de origen de la madre, pretenden reunir en acopio a las energías cromáticas expuestas para dar forma a una triangulación vibrante que, proyectándose desde estos puntos de origen de los progenitores del artista den el Centro de Pensamiento Cósmico, crean un efecto piramidal de incalculables factores benéficos e incidentes.

El poeta

“El origen del deseo” es un libro de poemas que reúne textos escritos en verso libre, logrando que el color de la palabra impregne un mensaje original y profético. Para Urquizo, un libro es igual que un cuadro: significan un acto permitente de surco arado con palabras, cada tela es extraída de su nostalgia. Este poemario, que no parece por su título un pequeño mundo inflexión Freudianas, sin duda, un comportamiento subjetivo y sensual, conectado con sus propios augurios y ungimientos espirituales, que muchas veces trasladan la intención del escritor.

Reconocimientos

- Primer Premio Nacional de Pintura. A.C.C.U.R.
- Primera Mención de Honor Salón de Octubre. Casa de la Cultura Ecuatoriana.
- Seleccionado por Ecuador a la Quinta Bienal de Valparaíso. Valparaíso - Chile.
- Invitado por la M. I. Municipalidad de Valparaíso para la Novena Bienal.
Valparaíso – Chile.
- Invitado por el Gobierno del Perú a la celebración del Centenario del Convenio Andrés Bello.
Su obra se encuentra en Museos y Colecciones particulares en Ecuador, Colombia, Perú, Venezuela, Estados Unidos, España, Italia.





1

Un arado entre sus manos,
tres penas cargado...
por el horizonte de sus grandezas,
siempre pequeñas, desolladas
tiernas mariposas
entre flores dormidas...
..........................
naciente sol,
ahora ya, medio muerto,
luminoso niño pequeñito,
de ilusiones rodando,
cuajo a palmo en los caminos
! Canta. !
canta, azabache florecido,
luz...
canción...
pelo dormido...
...........................


2

Canción de luna tierna,
pétalos de rosa
tu cintura primorosa...
tus pechos... divino tesoro
dibujados con pasión
en sueños
de profunda contemplación...

tenerte cerca es... vivir,
añorarte es... morir...

en que sagrado recinto
modelaron mi existencia
para permitirme así vivir... ?

cual fue mi poderío
en el pasado sombrío
para que me dieran
de premio... tú...

eres el néctar delicioso
que de su pico me diera
... un colibrí... 


3

Desde el confín del infinito
Te contemplaría
y serías más grandiosa
que la misma creación...

Tú eres, sin lugar a dudas,
la obra maestra
que nunca hombre alguno
realizó...
en ti se encuentra saturada
la placidez del verano
y la armonía mimosa
del ruiseñor.

Ante tu orgulloso porte
se ha inclinado reverente
el impetuoso torrente
de mi existir...
  

4

Una abeja que se posa
en el centro del ombligo,
una silla mal parada
en la esquina de la playa,
las ostras vienen cantando
la mirada de tu sueño...

Dónde está tú claro cielo...?
allí se corta el vuelo:
en el néctar de tu boca,
o en el azul
de tú negro pelo...?
............................



  
5

Rutilantes luminarias
apretadas… en el foro,
! rozagantes,
seductoras. !
un dólar vale tu pelo,
cincuenta...
calzón por medio.
..........................
desfila presta,
sal a la fiesta,
desnúdate..!
con el caballero......
.........................


 6

 Te cuento que descubrí...
el adulterio del viento.

Un joyero arando el campo
con la yunta de un fotógrafo...
ciento ochenta,
sal si puedes
de este zurco inmobiliario...



7

Golondrinas chapoteando
en la esquina de tú pelo,
mil canciones,
como gotas de rocío,
desbordantes por tú sino...
la humanidad toda
desplegada en tú camino,
el oro de los dioses,
nada más... tú hastío,
la sonrisa del mendigo
tu dominio,
el manantial de los maestros
tú bebida...
y,... yo aquí,
frente a ti... con Tigo...
...........................
|


 8

 Cuando llora tu tesoro...
es un oro,
parece que el cielo canta
con fineza y con decoro,
! que sonoro...
el reír de tu tesoro...!


9

Si tuviera que escribir...
¿ escribiera...?,
y si escribiera...
¿ que dijera...?
.........................
que el amor es bello,
que el amor es cielo,
que el amor es Dios...
.............................
que el amor...el amor sois vos.



  
10

No me cuentes
donde vienes,
donde vas...
tu estas,
aquí, eternamente,
siempre presente,
estás..............

  
11

Debe brotar
cual rocío, agua dulce
del manantial,
debe alcanzar
la estatura primorosa
de ese rosal,
debe llegar,
fugaz, luminoso...
brillar…
Su glorioso pensamiento
vislumbró el firmamento
y vio la luz...
luz, camina tierna,
brilla tu frente
universal...


  
12

Acabo de ver quemar,
en la esquina,
el año  viejo...
era un niño
de carne y de hueso...
..................


 13

Este puñado de arena
que vinieron resguardando
todos los soldados morenos,
trae en cada grano, florecido,
el recuerdo de mi pueblo...
.................................
todos los sueños buenos,
mañanas campesinas
con manzanas,
hierba fresca,
con campanas...
............................
! ah... el pañuelo se ha caído,
aquí está,... tómalo y...
ven conmigo...!
.................................
Recuerdos.
armonía y cadencia
de tu aroma,
de tu cielo...
............................
esta grandiosa faena
de nuestro amor surgida,
alcanzando está,
en mi inconsciencia,
la estación polar
de un grano de arena...
........................


 14

Primera oración nocturna,
los árboles...
cuajados racimos,
mil horizontes en tus pupilas,
la luz... tibia
entre nardos dormida,
cada vértice de tu alcurnia,
voraz,
pequeño encierro,
de canción, abrazo y miedo...
este mendrugo horizontal
mitad paisaje,
mitad entierro...
la campiña desciende
chispeando la ladera,
un río de mariposas amarillas
zigzaguea...
tu labio amanecido,
tu primera canción,
pluma de gaviota,
de adormideras en flor...
ya está amaneciendo,
el gallo corre tus venas,
aletea y cantan mil estrellas,
espléndido regocijo
de poder contemplar
cada pétalo de tu composición,
armonía plena,
torrente de caricias
entre tus sábanas nuevas...
............................


  
15

Quiero abordar tus playas
con todas mis velas izadas
y, con ímpetu adolescente
besar tus labios,
apenas tocarlos...
embriagar mi fiesta alada
con la luz de tu mirada...
espectáculo de sol naciente,
de sol poniente,
el candor de tu pecho es, amada.

Quiero  anclar
mi nave de universo
en el verbo de amor
que guarda tu piel dorada,
sentir en ti
la palabra del ser
y arrullar,
con la música de tú conciencia,
mi corazón febril
y mi cabeza alocada...
pongo ante tus pies
este ramo de amapolas
que son todas mis edades,
aquí hay edades buenas
y también... malas edades.

Asombroso prodigio
de nardo  amanecido
son tus ojos...
.......................
pon tu mano
en el timón de mi horizonte,
marca el rumbo
con tu gran ternura y empeño,
y... deja que el ensueño
nos meza entre sus olas.

  

16

Ahora cuento ya cincuenta…
............................
son... promesas de calendario,
el viento
que me abraza de costado
aguarda en silencio,
lívida sonrisa
de gusano viejo y tierno,
que de entre mis flores brota.

Como quisiera comenzar
en tú faena de arcilla,
modelado figurín...
Perplejo me es
el suceso de las ciudades,
cuando corro... camino
y cuando callo... muero...
............................
como quisiera comenzar...
............................



17

Tu.....
tu eres un sueño erótico
y un altar...
tu...,
la palabra justa
en el preciso instante...
Tu...
tu la mía, la querida,
tu mi amante...
............


 18

 Donde guarda tú canción,
cadencia triste,
este murmullo celestial
de pan y viento...?

Cuando comienza
el arrebato de mi encierro,
se precipitan desde el tumbado
estrellas,
lágrimas,
remordimientos,
tu presencia impresente
me enloquece... ! salgo...!
el calcinante hastío,
con mis puños desgarrado,
acecha en cada esquina
la sonrisa de quienquiera...
............................



19

Siempre fui
un horizonte andino,
la nieve de mis temores
me convirtió en remolino.



20

 Una inquieta posición,
más allá...
en todos los labios flores,
amapolas soñolientas
de eternos ruiseñores
brillan y cantan,
tú aroma fino,
tú piel canela,
las madreselvas se gorjean
el trino augusto de tu talle,
calcinante aroma
el de tus caderas,
el de tu pubis que se balancea,
! ah !... como se balancea...




21 

Quiero ser,
cuando tu vuelvas,
anclada paloma,
forja ardiente,
y de las anclas
por los aires suspenderte
y, ...
 terminar por adorarte.


22 

Y... si de pronto
tuviese que enfrentarme
a todo este aullido,
enjambre acústico
que es tu pelo...?


23 

Amo la soledad...
porque me acompañas.

Abro de par en par
mis interioridades
y estas ahí...
esta presencia impresente
me sosiega.
me alimenta,
me proyecta,
en mi corazón, entonces,
amanece...
gorjean y trinan
los capullos,
cuajado rocío de tu pelo
brilla entre las copas,
y se filtra tu aroma
entre las ramas...


24

 Más que de nada en ti,
estoy enamorado de tu ausencia.
La caricia que sientes en tus sienes,
son mis sienes...
hormigueo distante...
y es como si te acariciara...
y te acaricio plena.
Más que de nada en ti,
estoy enamorado de tu ausencia,
tú presencia ocupa todos los lugares,
los rincones...
sube por la chispeante chimenea
y se desparrama
por todos los lugares.

Más que de nada en ti,...
.......................


25 

Quiero estar solo...
aquí,
en ti...
quiero parpadear
cuando tu aliento llame,
quiero,
mi pincel procurar despierto
y esa luz de tu aroma plasme,
quiero...
espumante cascada ser
y desnudarte ...
solo quizás...
tan solo quizás, en suspiros,
alcanzarte...
.................




26

 Pesar de mis pesares.
! ay ! ... soledades,
! que soledades...!
y si acaso te las cuento...
! ya no hay soledades...!.
que sencillo seria
embriagarnos en este barco
y desbordar todas las posiciones,
conjeturas, desvaríos,
religiones...
así, así vestidos,
con pétalos de luna,
escarcha y rocío,
con diversiones...
así, así vestidos,
de pareja
danzar cuatro dimensiones...
mis soledades...!
que soledades.....

  
27 

Donde podré encontrar
todo cuanto quiero,
sueño y pienso...?.

En la esquina
las albóndigas se hunden,
un fango de tristeza...

Truenifícase la soledad
y se desborda
en el trino angustia
de este desayuno,
mitad vacío,
mitad ausente;
ahora te disparo,
o te beso y te almuerzo
de los pies hasta la frente...
quiere sol
hay cadena nacional
y me habla el presidente,
busco en la alegre algarabía,
cima de suspiros,
en oriente y occidente...
a la hora de la cena
aquí me encuentro,
nuevamente...
..................


28

 Esta encrucijada
que se funde y nos separa,
sangra todas las pupilas
y se desperdician en llanto,
se chorrean nuestras vidas
................
abre las puertas,
abro los cerrojos...
abrázame...
y te abrazo toda.


29

 Una,
dos,
tres,
diecinueve margaritas...
el sol,
luz y sombra se proyecta,
la imagen se dilata
y grito,
y en los puños
los sueños se adormecen,
y en las sienes
tus palabras me golpean
y canto...
y corro...
y me deformo
en el azul del infinito
y ni siquiera alcanzo a dibujarte
y te dibujo paloma,
o piedra,
o nada...
.................



30

 Siempre estarás de vuelta,
siempre estaré esperando,
y si alguna vez regresas,
yo.………….
ya me habré marchado...




31

El cuento que ahora te cuento,
a mi me lo contaron:
el río corre
y por las laderas
su suspiro que enloquece
te enamora,
y cuando tu ardiente flama,
parpadea,
el viento de este instante
te habrá olvidado,
y en estas aguas,
nunca...
nunca te habrás bañado.


32

 Con explosión voraz de furia
rasgo las ventanas
de este amanecer que se dilata,
raudo el viento,
tibio en las mañanas, me golpea.
Entonces me despierto,
el gallo por las venas,
maratón de hormigas
que cuentan los segundos,
los minutos. las campanas,
el tren que humea...
corro al grito de la industria,
silban las chimeneas,
toso y escupo  hasta los huesos,
timbro la tarjeta que me frustra,
los grillos chillan
y chillan los serruchos,
la canción de la bandera
se retuerce entre las fraguas
y los coros se transforman
en nostálgicas tonadas,
me abro hasta las úlceras
y se me multa por ser libre,
nada más, por querer serlo...

  

33

 La epidermis de tu cuerpo
se entorcha
entre las aspas de mi cólera
y flamea entre los aires
la lujuria de tu nombre.

Te estrujo
y te desgajo ferozmente,
se dilatan las pupilas,
resoplan mis entrañas,
y se achicharran
todos los sentidos
en brutal cosmogonía
de engullirte toda...

Luego,
Mozart se filtra entre las ramas...

Pluma alada de aleteo roza,
apenas el beso
tu boca toca
y te veo virginal
y respiro el infinito...



34

Cada canción
que se florece ente los andes
me habla de ti,
de tus ojos soñadores...
se dibuja en el azul del horizonte,
vuela por entre los volcanes
y vuelve.
! que cuajar de margaritas,
que tulipanes en fiesta,
que embriaguez,
que aroma el de tu pelo...!
ya la fiesta con tu vuelo,
la fanfarria se desfila
y gluglutean los viñedos,
las banderas se despliegan,
hay disfraces y pañuelos,
se chorrean por los dedos
pentagramas y recuerdos...
en el horizonte
el paisaje se me funde,
enrojece cual tímida doncella
y se dispara
por todas las estrellan...
.....................


35 

Como te encuentro
siempre... entre mis cosas,
entre cuadernos deshojados
y entre los pensamientos,
aladas mariposas
que se filtran
entre los muebles de la casa...
como te encuentro
en todas las edades,
hago un sitio
para que descanses,
se ilumina de pronto
y llenas todos los lugares
yo, perplejo me dilato,
y me expando por todas las estancias
.....................
termino por alcanzarte
en el barullo lobular
de mi cerebro,
y te alcanzo toda...
entonces,
el límite de tu cuerpo
ya no existe,
toco trémulo el ambiente...
esta tibio... te sonrío.
  



36

Se filtra en el pensamiento
este aroma de “Cinzano Bianco”
con una bocanada gigante
de mi pipa de marino
y hacia tus brazos,
enamorado,
zurco el horizonte...

Como me siento paloma
cuando escribo,
voy y vuelvo de tu nido
y dibujo todas las canciones
y me visto sutil
de madrugada
y por las lomas,
entre los pencos trepo.


37

Como me acojo dócilmente
a todos los lugares,
mi cadencia se dispara
y me fluyen las palabras,
se engranan dócilmente
y ni pienso y las escribo
y tu sientes que te digo
lo que quieres, lo que sientes...
y si sueño
y te abrazo
y la pulpa de las uvas
se me sume entre los labios
y te saboreo...
se desgranan uno a uno los sentidos
y tu cuerpo,
paraíso de manzanas,
me convierte
en suspiro...
..................

  
38

 La cima
se esfuma
entre las zarzas
de tu cáliz
y florecen
los trigales,
la brisa mañanera
te circunda
y fecunda
los rosales...
..........


39

A veces grito...
se derrama tu retrato
entre las nubes
y llueve copiosamente,
recojo en el cuenco de las manos
todas tus palabras
y me siento a contemplar
en infinito...
.................



40

Con la música sutil
de tus miradas
se dilatan mis deseos,
enloquezco,
se disparan todos los petardos
de las fiestas y sus priostes,
se queman en las hogueras
todos los cantores
y festejan las doncellas
en las camas,
y los hombres que las aman
se destrozan en las jaulas...
...............
tu que cantas,
ya despierto
y de bruces a la vida
te levantas,
a la vida...?
a la guerra
hace tiempos comenzada,
... dile al mundo que se incendia
y le sobran las palabras,
que se funde gota a gota,
y sus vísceras ácidas le llueven, 
que su aroma es ya de pólvora
derramada en los trigales,
que sus panes se quemaron
sin haberse amasado,
que la guerra me da cuerda
para cantar estos cantares...





41

 Más allá del viento
tu estás.....
.................
más allá del viento
tu...
no estás...
..............



42

 No se por qué me siento amable
si derramo toda brisa
y cada canción amarga sabe...

A lo mejor
ya no soy el que predico
y el aroma de tus flores
solo queda en el recuerdo,
y cuanta arquitectura se levanta
en tus colmenas...
la miel,
solo el vómito de las abejas
tienes...
.................




43

 Que glotonería más exquisita
la de contemplarte...
la de sentirte tamaño de horizonte
y poseerte hasta los dientes.




44 

Cuan profunda esta serenidad
que nos acoge...
se dilata hasta en mis sueños
se extiende y se agiganta
más allá del pensamiento,
y nos junta, nos reúne...
.......................
todo se vuelve plácido,
sereno...
parece como si durmiéramos
entre claveles tiernos
y una angelical figura
nos llevase de las manos.
La sombra recostada
sobre la cual descanso
nos arrulla entre sus ramas
y los árboles se mecen
en la tarde placentera...
..................
todo se vuelve plácido, sereno,
parece incluso
que nos hubiésemos muerto
y ni siquiera escuchásemos
las canciones plañideras, 
o, tal vez, acaso,
nadie ya las canta
y nos rodea el silencio...
.................
la tarde se va apagando
entre golondrinas negras,
la noche ha comenzado
pero es como si amaneciera,
como si estuvieses a mi lado
y me quisieras....
.....................



45

Otoño de hojas secas
que desmayan con el viento
y se caen...
y planean sin aliento,
yo camino y las aplasto
y se crujen al romperse
ya sin vida...
y los árboles desnudos
se desnudan
y se vuelven amarillos,
de un color tan amarillo
que parece casi verde
porque pienso hojas nuevas
reemplazando las ya secas...
otoño que se viene
y se filtra por mis venas,
yo lo acojo dulcemente
pues... respiro primaveras.



46

La tarde se endoraba
entre cortinas tibias,
en las copas los árboles
gorgojean mil gorriones,
se peinaban los trigales
sus cabelleras rubias de sol,
el sol, rojo se incendiaba
y sus rayos,
ya detrás de las montañas,
se dormían en silencio...
como pliegos de papel ondulante
el campo se extendía
entre sábanas perfumadas...
más allá,
la casa
sus paredes dibujaba,
blancas las ventanas
y de las puertas,
parecía, se escapaban,
las caricias de los padres...
.....................
ya la tarde iba cayendo,
y los niños,
se corrían en el patio,
unos perros correteaban con el viento
casi inmóvil,
aromado por los leños
de la hoguera, en la casa...
y las manos se enlazaban,
se cruzaban las miradas,
él al lado de ella,
ella lo miraba,
la visión era de oro,
la tarde era de oro,
sus miradas,
sus corazones eran de oro,
la madre se levanta
y los hijos la rodean,
el padre los contempla
y los abraza...
y los gorriones,
y los trigales,
y los campos ondulantes,
y la tarde que se endoraba,
y hasta la casa se estremece,
el paisaje se estremece
y.... ya no hay palabras...



47

Una canción que canta en el estéreo
y los grillos,
en el patio me rodean,
en la mano un cigarrillo
y las estrellas
me dictan sus poemas.

Tú a mi lado,
dormitando ilusionada;
soñando, quizás,
con sencillas mariposas,
con claveles y con rosas,
con paraísos...
te contemplo tan serena
que te pienso enamorada,
pongo un beso entre tus sienes
y los astros... se detienen.



48

 La tarde se vistió de tulipanes
y puso entre sus nubes
el color de los trigales.
Soleaba tibio
y lentamente el viento,
los gorriones en racimos
en las ramas se besaban,
se esparcía en el ambiente
una cálida tonada.
Era el nacimiento de la noche,
y el parto fue sin lágrimas.
Quise alcanzar la brisa
entre los dedos escapada,
ante la puerta de mi espera
redoblaron las campanas,
yo soñé con aguacollas
y con mirlos de mi tierra,
los capullos se cerraron
y los ojos se cerraron,
la tarde de tulipanes
de pronto no fue nada...
Entonces disfracé el cielo
con cabellos de tu nombre
y con estrellas que tenías
dibujadas en el vientre.




 49 

La noche se había envuelto
con pañuelos de neblina
y las capas
envolvían a los hombres
y los hombres caminaban,
tan enjutos…  en silencio,
con las manos escondidas.
En la bruma…
a lo lejos,
se escuchaban los ladridos
de los perros,
le ladraban a la luna,
a la luna que no estaba,
a la noche obscura le ladraban
...................
En la casa,
recostado en la vidriera,
esta escena contemplaba,
me rodeaban…
mil estrellas que danzaban
y los pensamientos,
cual la noche enneblinada,
me atraparon,
me estrellaron entre peñascos
y rodé por mil quebradas.




50

 Nací entre las manzanas
más frescas,
entre la miel
que se chorreaba a borbotones,
entre los álamos gigantes
los jilgueros, allá,
en las ramas más altas,
aplaudieron mi llegada,
y el sol,
que era músico de versos,
sentose un día
a contemplar como crecía.
Yo de risas estuve pleno,
hasta la canción que me dormía
me alegraba,
el ruiseñor con su pico en la mañana,
en la ventana juguetón, me despertaba.
Nací entre las tierras de mi tierra,
en las que el huracán es un tren
y las campanas melodías,
allí, donde las fiestas y priostes,
campanas y petardos torpedean,
donde los cánticos
y plegarias de aguardiente
se comulgan con los cirios,
allí, donde los clérigos se gastan
las promesas de los cielos,
y tuve ante mis ojos,
cono guías, paralelas
apoyadas en durmientes,
el tren que humea
me transporta al horizonte
y contemple estupefacto,
la suerte de otros hombres...
.................
entonces,
las manzanas
transformáronse en cañones,
en versos los jilgueros y,
los álamos...pinceles.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada