miércoles, 18 de noviembre de 2015

LAURA BUSTOS [17.550]


Laura Bustos

Laura Bustos nació en San Carlos el 9 Septiembre de 1884 y falleció, debido a una tuberculosis,  el 29 julio 1897, cuando contaba con apenas doce años de edad. En tan breve período de vida escribió alrededor de un centenar de poemas –o rimas- que tras su muerte fueron publicadas por su familia, en 1898. Hoy, las licenciadas en historia e investigadoras, Natalia Guerra Araya, Belén Fernández Llanos y Michele Benavides Silva, rescatan estos textos realizando la primera reedición del libro Rimas de Laura Bustos. Los poemas reflejan el imaginario de una niña que, dentro de la enfermedad que la consume, es impulsado por el amor hacia su familia –especialmente el padre- y el interés por el mundo que la rodea. Llaman la atención las alusiones a autores como Dante, Apolodoro u Ovidio, lo que indicaría que Laura Bustos leía bastante a pesar de su corta edad.


RIMAS DE LAURA BUSTOS
Poesías de una niña del siglo XIX
Editorial Cuarto Propio
2011, 413 páginas


Al sol

Los pájaros bulliciosos
Revelaban su calor
Y trinaban nuy graciosos
Al salir el hermoso sol;

El día claro y hermoso,
Las flores dan buen olor
Y todo está primoroso
Por brillar muy lindo el sol;

Los árboles muy frondosos,
Los prados de buen color,
Debido a los prodigiosos
Hermosos rayos de sol;

Las débiles mariposas
Con su vuelo tentador
Juguetean muy gozosas
Cuando tienen un buen sol;

También los hombres honrados
Continúan su labor
Bastante más animados
Cuando tienen rico sol.

Pero… en este acto sucumbió
Tanta grandeza y primor,
Pues la tierra se acercó
Y eclipsó al hermoso sol.



A la luna

Yo estoy admirando
La noche importuna,
Que se va acercando 
Y atrae a la luna.

En la noche lenta,
¡Quién por la fortuna
Vela más atenta
Que la linda luna!

Pues yo no pensaba
Que muy oportuna
Su luz derramaba
La pálida luna.

No lo he comprendido
Y con razón suma:
Me falta sentido 
Que admire a la luna.

Pues yo no sabía
Como otra ninguna,
Lo que embebecía
La fúlgida luna.

Mi razón voy dando,
Para hablar como una
Que estaba admirando
La faz de la luna.



UN SUEÑO

Dormecido se hallaba
sin sufrir mi corazón,
pero para despertarle
ocasión se presentó
y tuve que separarme
de mi casa ¡Santo Dios!
con el fin de que en el campo
fuese mi salud mejor.

(…)

Desde entonces me atormenta
algo mortificador,
algo que quiere exterminio,
algo salvaje y atroz,
algo que no tiene lástima,
algo muy cruel y traidor:
tanto, ¡que exige mi vida
y que no admite perdón!…




LAURITA BUSTOS MURIÓ A LOS 12 AÑOS
Rescatan a la poeta más niña de Chile

Por Ana Rodríguez 



Cosas extrañas: a 115 años de su muerte, un grupo de investigadoras decide reeditar el poemario legado por una niña chilena que sólo vivió hasta los 12 años. Laurita Bustos, nacida en San Carlos el 9 de septiembre de 1884 en una familia de la aristocracia provinciana, sufrió su primera crisis pulmonar a los 4 años y nunca se logró recuperar. La tisis, o tuberculosis, acabó con su vida luego de los infructuosos intentos de su familia por sanar a la niña, trasladándose entre el campo, la costa y la ciudad.

Laura Bustos, Laurita, que nunca pudo ir al colegio, legó una centena de poemas que su padre publicó en la época y de los cuales se conservan hoy sólo dos copias, resguardadas en la Biblioteca Nacional y en el Archivo Central Andrés Bello de la Universidad de Chile.

Cuenta su biografía -replicada en esta reedición desde el original y presuntamente escrita por su padre- que desde los ocho años Laura Bustos comenzó a pedir por escrito las cosas que quería, en cartas que llamaban la atención por sus figuras retóricas y su elevado estilo. Fue entonces -marzo de 1886- cuando su padre le propuso realizar las peticiones únicamente por escrito y en verso. “Ella contestó negativamente; pero cuando llegó su papá al almuerzo, ya le presentó una composición de ocho cuartetos octosílabos, rimando el primero con el cuarto y el segundo con el tercero, en que pedía un vestido”.

La “carrera literaria” de Laurita Bustos es quizás la más breve de la que se tenga registro, al menos en la historia de la literatura chilena. Según consigna su biografía, “habiendo muerto en julio de 1897, su carrera literaria duró como un año y cuatro meses; pero debido a su mala salud, justificada por su muerte, no pasó de cuarenta días los que dedicó a sus labores escritas: o más propiamente, podríamos decir, que no pasaría de ochenta horas, porque los días que trabajaba, rara vez trabajaba por más de una hora”.

“Rimas de Laura Bustos. Poesías de una niña del siglo XIX”, a cargo de Natalie Guerra, Belén Fernández y Michele Benavides, rescata esos poemas en una edición que busca imitar el estilo y tipografías del original, y que contiene además las ilustraciones de la primera edición. Las rimas, inicialmente muy inocentes, dedicadas a vestidos, muñecas y placeres infantiles, y luego incluso a poetas como Homero, Virgilio, Horacio o Dante, toman posteriormente otros tonos a medida que Bustos presiente el fin de su vida. Pocos minutos antes de morir, Laura Bustos comenzó a escribir su composición “¡Adiós al mundo!”, la que no alcanzó a terminar. Mientras su padre le pedía que no se esforzara por escribir, Laurita le escribía a él “… es justo que se compadezca… ¡de tu pobre hija!”.

Más de un siglo después se publica esta reedición de Rimas de Laura Bustos (Natalie Guerra, Belén Fernández y Michele Benavides, 2011) como un rescate patrimonial de esta experiencia de escritura infantil femenina, inédita para su tiempo. Las editoras “están convencidas de estar complaciendo el deseo que la autora no alcanzó a cumplir en vida: ser publicada y leída por otros, y especialmente, por otras como ella”.




Con el patrocinio del Archivo Central Andrés Bello de la U. de Chile

Reedición de Rimas de Laura Bustos: Una ventana al mundo infantil y femenino del siglo XIX




El 4 de noviembre se llevó a cabo el lanzamiento de la Reedición de Rimas de Laura Bustos. Poesías de una niña del siglo XIX.


Comentaron Natalie Guerra Araya, licenciada en Historia por la U.de Chile, junto con Alejandra Araya, Directora del Archivo Central Andrés Bello y Carla Arcos, especialista en estudios de género.
  
La iniciativa  fue financiada por el Consejo de la Cultura y las Artes -a través del Fondo de Fomento del Libro y la Lectura en su versión 2010.
La iniciativa fue financiada por el Consejo de la Cultura y las Artes -a través del Fondo de Fomento del Libro y la Lectura en su versión 2010.
En 1898, un año después de la muerte de su autora, una niña poeta de 12 años afectada por la tuberculosis, se publicaba por primera vez este libro en que se plasma la niñez vivida en la dimensión femenina a fines del S. XIX. Esta creación literaria, de inéditas características, fue reeditada con el apoyo del Archivo Central Andrés Bello de la U de Chile. En la presentación estuvieron presentes Natalie Guerra, editora del texto, Alejandra Araya, Directora del Archivo AB y Carla Arcos, especialista en estudios de género.

El 4 de noviembre se llevó a cabo el lanzamiento de la Reedición de Rimas de Laura Bustos. Poesías de una niña del siglo XIX, texto editado por las historiadoras Natalie Guerra, Belén Fernández y Michele Benavides. La iniciativa  fue financiada por el Consejo de la Cultura y las Artes -a través del Fondo de Fomento del Libro y la Lectura en su versión 2010- y contó con el patrocinio del Archivo Central Andrés Bello de la U. de Chile, la Biblioteca de Santiago,  el Departamento de Ciencias Históricas y el Centro de Estudios Culturales Latinoamericanos (CECLA), de la Facultad de Filosofía de Humanidades de la Universidad de Chile.

Intervinieron con comentarios sobre las rimas, Natalie Guerra Araya, licenciada en Historia por la Universidad de Chile y una de las editoras, junto con Alejandra Araya, Directora del Archivo Central Andrés Bello y Carla Arcos, especialista en estudios de género.

El objetivo de esta primera reedición de la obra de Laura Bustos es contribuir al rescate, valoración y difusión de la producción cultural de "los sujetos que han carecido de espacios de enunciación como lo son los niños", explica Guerra. Para las editoras, lo que se pretende es "rescatar la experiencia inédita desde la propia perspectiva de una niña" y mostrar esta niñez vivida en la dimensión femenina, "cuyas expresiones han sido históricamente relegadas a la intimidad del hogar; en ese sentido, creaciones de esas características son casi inéditas en el panorama literario del siglo XIX a la actualidad", añaden.

Las rimas de Laura, estudio preliminar

El libro, en su versión original, fue publicado en 1898, un año después de la muerte de su autora, niña poeta de 12 años de edad que falleció producto de tuberculosis. El trabajo de las historiadoras incluyó un estudio preliminar que pretende contextualizar al lector y sugerir algunas líneas de interpretación de las rimas. La investigación bibliográfica realizada incluyó la presentación de la vida de Laura Bustos, sus intereses, el contexto de producción de la obra, su forma y contenido. Dentro de los antecedentes expuestos, las editoras valoran la forma de la obra, es decir, "a ciertos recursos extratextuales y materialidades que permitieron que las rimas se volvieran tangibles en un objeto como el libro". Asimismo, destacan el contenido de los cerca de 70 poemas que "nos remiten a temas especialmente vinculados con los espacios que fueron definiendo, de acuerdo a diversos discursos de la segunda mitad del siglo XIX -el médico, el educativo- y lo que puede ser  considerado como 'infantil' en esa época", explican las historiadoras en el libro.

Para las recopiladoras de las rimas, este libro se erige como un texto "que se reviste de carácter patrimonial en diversos sentidos: por su contenido eminentemente infantil y femenino, y por la escasez de ejemplares disponibles de la obra, por su tipografía y valor artístico de sus litografías, y por aproximarnos a una vivencia recurrente de la época de su producción: experiencia de enfermedad y muerte a causa de la tuberculosis".

El análisis de la obra

Alejandra Araya, en sus cometarios de la obra, valoró  la reedición de las rimas como un homenaje que se merece Laura Bustos. Además se dedicó a desentrañar las relaciones que se observaban en sus versos. Para ella, Laura tiende a la escritura de la exhibición en que "se percibe la pluma como un objeto mágico, en la que al acercarse a la muerte la exhibición se vuelca a la desesperación y a tópicos de religiosidad".

Por su parte, Carla Arcos se refirió a la contribución del rescate del patrimonio que logra la obra, junto con ofrecer un análisis de su contenido. Fue así como  describió la forma en que los discursos constituyen una escritura particular, la manera en qué se trabaja en sentido del texto  de Bustos y cómo se va generando "la trayectoria escritural que pasa por la vida cotidiana hasta la presencia de la muerte, según los lugares de enunciación y su respectiva noción de autoría".

María Zamora, asistente al lanzamiento expresó su interés por el trabajo de reedición del texto, "me parece fantástico porque funciona como un viaje al siglo anterior que nos permite ver las costumbres que tenían", explica. Cristián Aros, actor de la Universidad Católica de Chile también valoró la iniciativa "me parece espectacular el rescate de esta poesía y del discurso infantil. Además del rescate de la cultura de la época".

"Destaco que se ponga a la luz gente que no es muy conocida, y sobretodo que sea una niña, porque la historia ha girado en torno a los hombres, entonces  es relevante que destaquen la obra de una niña del siglo XIX", comenta Pamela Saavedra, socióloga de la Universidad de Chile y asistente al evento.

Soledad Figueroa, egresada de teatro de la Universidad Católica de Chile valoró "que se rescate la literatura femenina del siglo XIX  y más aún, del campo. Sobre todo si entendemos que en Chile a la mujer le costó mucho emanciparse. También está la sombra de la enfermedad, mucha gente importante como no importante tuvo tuberculosis en el siglo XIX. Y que una niña pueda expresarse de esa manera con el umbral de la muerte, es muy destacable".







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada