sábado, 31 de octubre de 2015

JUAN BREÁ [17.308] Poeta de Cuba


Juan Breá (Neneno)

Juan Breá (nacido como Juan Ramón Breá Landestoy, el 5 de noviembre de 1905 en Santiago de Cuba, fue un joven escritor y poeta cubano vinculado a la vanguardia revolucionaria y surrealista de la primera mitad del siglo XX. Es conocido por su relación con la también escritora Mary Low, junto a la cual reflejó los primeros acontecimientos de la Guerra Civil española en la obra: Cuaderno Rojo de Barcelona.

Juan Breá nació en el seno de una familia acomodada con ascendencia francesa y dominicana. Su padre había participado activamente en la Guerra de Independencia Cubana bajo las órdenes del General Antonio Maceo.

El joven Juan Breá hizo gala de su carácter y rebeldía frente a la disciplina escolar dándose la gran mayoría de su formación al margen de la escuela, por tanto puede considerarse un personaje principalmente autodidacta.

A los 22 años (1927) creó en Santiago de Cuba el "Grupo H", asociación de carácter surrealista que concentró a los artistas vinculados a esta vanguardia en la isla durante esa década. Tras ello, un año más tarde, en La Habana se vinculará al AIE (Ala Izquierda Estudiantil) definiendo así su posición antagónica al régimen dictatorial del General Gerardo Machado, decisión esta que le valió su estancia en prisión en la Isla de Pinos.

Hechos estos que culminaron con su exilio en tierras mexicanas, donde se relacionó con Julio Antonio Mella, fundador del Partido Comunista Cubano, quien más tarde perdería la vida por su filiación al trotskismo.

Los acontecimientos en México precipitaron su marcha a España donde, por su ideología de carácter comunista, fue encarcelado, en la cárcel Modelo de Barcelona, coincidiendo en ella con Andreu Nin. Desde ese momento sus simpatías viraron hacia las tesis trotskistas y le convirtieron en un enlace clave con la sociedad cubana, siendo él quien facilitó el envío de literatura política a la isla (como la revista: Comunismo).

Al regresar a Cuba (1932) participaría en la organización de la oposición comunista-trotskista, en la isla, frente al régimen establecido junto a Armando Machado, Pedro Varela, Marcos García Villareal, Sandalio Junco, etc.

Más tarde, abandonó nuevamente Cuba hacia Europa para escapar de la represión política, sin embargo al llegar a París le sorprendió la caída del régimen del General Machado, fue en esa misma ciudad donde conoció a la joven Mary Stanley Low quien se convirtió en su pareja y con la que compartía afinidad política y artística. Durante este primer período, situados principalmente en París, ambos disfrutaron de una vida cultural plena y llena de viajes, durante los cuales recalaron en Santiago de Cuba y Juan Breá fue nombrado Agregado Cultural de la isla en Viena. Las simpatías políticas del escritor fueron, en esa época, el motivo por el cual se enfrentó a un grupo de estudiantes, hecho este que culminó con Breá herido.

Más tarde su periplo por Europa continuó hacia Bucarest (1935), París y Bruselas donde la pareja Low-Breá se relacionó con artistas y pensadores surrealista: los hermanos Brauner, Benjamín Péret, André Breton, Victor Brauner, Domínguez, Magritte, etc.

Sin embargo los acontecimientos históricos junto a sus ideales políticos contribuirán a un giro en la vida de la pareja, pues Breá y Low se dirigieron en agosto de 1936 a España donde se había iniciado la Guerra Civil (llamada la Revolución española). Juan Breá llegó a Barcelona, una semana antes que su pareja, el 9 de agosto de ese mismo año, relacionándose pese a sus ideales trotskistas con el POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista) y quedando vinculado a Péret y Nin.

Durante los meses que pasó en España, Breá participó en la Columna Internacional Lenin del POUM que se dirigió al frente de Aragón a finales de agosto, columna que se disolvió en octubre, sin embargo juan breá participó aún en el entramado del partido y el conflicto ejerciendo como cronista en diversos frentes (Aragón, Sigüenza y Madrid). Serán estos trabajos, casi periodísticos, los que traduzca su pareja Mary Low al inglés, conformándose así seis de los dieciocho capítulos que constituyen la obra común Low-Breá: Red Spanish Notebook (traducida al castellano como: Cuaderno rojo de Barcelona).

Su actividad en las conferencias culturales diseñadas por el Instituto de Cultura Marxista, en Barcelona, junto al trabajo de Mary Low se transformarán más tarde en el libro de ensayos: La verdad contemporánea (1943), editado en Cuba. Sin embargo, mucho antes, durante el mes de diciembre de 1936 Juan Breá sufrió un atentado tras salir de una reunión política, en el cual casí fue atropellado, tras plantear lo acontecido y no recibir el apoyo del POUM la pareja dejó Barcelona y España el 28 de diciembre de 1936. Finalizaron así la redacción del famoso Cuaderno Rojo de Barcelona que vio la luz un año más tarde, editado ya en Londres, sumida la pareja en una fuerte crisis pues, tras lo acontecido Juan Breá, perdió el puesto de agregado cultural.

Precisamente, fue en ese momento cuando el 24 de septiembre de 1937 ambos, Low y Breá, contraen matrimonio, destacándose aún por sus estancias en Cuba, París y Praga, ciudad esta en la que establecieron contacto con el surrealismo checo: Toyen, Brouk, Heisler (1938-1939), la pareja publicó el poemario: La saison des Flûtes (1939). Ese mismo año el ejército nazi ocupó la ciudad pero huyeron a Francia y, en febrero de 1940, consiguieron embarcar en Liverpool hacia La Habana, donde falleció el escritor enfermo ya antes de salir de Europa (17 de abril de 1941).

Estilo

El artista se caracteriza por seguir las directrices del surrealismo, influenciando con ello la obra poética, el periodismo y el ensayo.

Obras

Cuaderno Rojo de Barcelona (1937)
"La saison des Flûtes" (1939)
"La verdad contemporánea" (1943-obra póstuma)

Referencias

Mary Low. Cuaderno rojo de Barcelona (2001) Alikornio Ediciones, 180 pág.




Mary Low (Orígenes, Año XIII, No. 40, 1956), quien años más tarde conocería a Breá en París y le acompañaría hasta la súbita muerte de éste en 1941, describe así cómo nació aquel grupo: “Por los años veinte, en Santiago de Cuba, […] un grupo de jóvenes ardientes y desconocidos resolvieron dar nuevas formas y nuevas fauces al espíritu cubano. Su amplio gesto de aventura lo iba a comprender todo: literatura, acción, ideas. Un instinto lúcido y combativo, un ingobernable hastío de lo manido y lo falso, los había reunido con el propósito de salvar al país de su incuria, su languidez y su retraso cultural…  Uno de ellos, Juan Breá, figura de fuego que habría luego de destacarse sobre el escenario revolucionario y literario de varios países europeos, se brindó para asaltar la ciudadela de la opinión pública y burguesa… Este muchacho, que iba a ser luego uno de los primeros conspiradores responsables del derrocamiento de [el dictador] Machado, a andar por muchas tierras de exilio tras muchas prisiones políticas, a pelear en los frentes revolucionarios de España, y a destacarse finalmente en los círculos surrealistas de París y Praga, era ya cabalmente un poeta y un inconforme… Aunque […] Breá permaneció toda la vida ignorado del gran público, merced a su propia incuria, los poetas de aquí y de allá muy pronto lo reconocieron como uno de los suyos… Pero el Grupo H, aunque sin aparente rango histórico ni resonancia nacional, logró estampar su sello en la poesía cubana. Es verdad que ocupó un momento breve y fugaz; que su brillo no pareció extenderse más allá de su Oriente natal; que se apagó en silencio. Sin embargo, fue la mecha que encendió el polvorín. Todos los que escribimos hoy les debemos un poco las gracias a esos jóvenes tan dolorosamente olvidados.”

En una nota al libro de poemas de Mary Low, Where the wolf sings (Black Swan Press, 1994), Franklin Rosemont escribe: “Una fuerza mayor en el desarrollo de la vanguardia en su tierra nativa -su Grupo “H” fue la única contraparte en la isla de tales corrientes como el surrealismo en los años veinte- Breá fue también fundador del trotskismo cubano. Low y Breá se conocieron en París en 1933, recién salido éste de la prisión política cubana… y en pocos meses ambos eran asiduos participantes en las reuniones del grupo surrealista. […] Entre sus amigos más cercanos estaban Benjamin Péret, con quien compartían una activa participación en el movimiento trotskista (Péret había militado en la izquierda oposicionista en Brasil en 1929-1931), y Oscar Domínguez. También conocieron bien a André Breton, Paul Eluard, Meret Oppenheim, Jacques Hérold, Yves Tanguy, Georges Hugnet, y después a Esteban Francès, Remedios Varo, Wifredo Lam y muchos otros. La participación de Low y Breá en el surrealismo no fue, sin embargo, confinada a París. En realidad, en toda la historia del movimiento puedo pensar en muy pocos que hayan cubierto tanto territorio y se hayan sentido tan bien en medio de tantos grupos surrealistas como estos dos infatigables nómadas surrealistas.”

Así, en los años treinta, en Bucarest, Bruselas, y Praga harían amistad con prominentes surrealistas, izquierdistas y anarquistas como Victor Brauner, René Magritte, Paul Nogué, E.L.T. Mesens, Jindrich Heisler. Entre 1936 y 1937 Breá y Low pelearon en España, experiencia que relataron en su primer libro, Red Spanish Notebook, publicado en Londres en 1937. En 1938 publicaron una colección de poemas en francés, La Saison des flûtes, bajo el sello Editions Surréalistes en París (en 1986 este libro fue reimpreso por Arabie-sur-Seine con un prólogo de Edouard Jaguer). En La Habana, en 1942 y 1943 aparecieron, póstumamente, Poemas de entonces, de Juan Breá, con una introducción de Mary Low, y La verdad contempóranea (ensayos), de Breá y Low, con un prefacio de Benjamin Péret, “importante obra”, según Rosemont, “vergonzosa pero característicamente ignorada por los académicos expertos en surrealismo”.

Mary Low escribe en la introducción a Poemas de entonces: “Aquí alcanzó Breá su máximo punto lírico, aquí su fantasía corre coruscante y sin frenos, aquí se entrega a imágenes inquietantes y comparaciones sorprendentes”:

Mary Low escribe en la introducción a Poemas de entonces: “Aquí alcanzó Breá su máximo punto lírico, aquí su fantasía corre coruscante y sin frenos, aquí se entrega a imágenes inquietantes y comparaciones sorprendentes”:

Allá entre dos continentes
sembraré mi isla
(redonda y sin norte)
como un horizonte
y tiraré de mi pipa
mi último canto de ceniza,
cinta que baja lenta
para aplastarme dulcemente el cielo.
Nada se parece tanto al hombre
como un animal que duerme.
Habrán árboles llenos de victrolas
y un solo río loco
que ha perdido el camino de la mar.






LA REVOLUCIÓN

un grito de “¡fuego!”
ha encendido el ocaso burgués
de la larga espera
en las manos ociosas de los parados
han crecido las uñas hasta hacerse bayonetas
en la taquicardia fatal de las ametralladoras
aprenden los obreros
su primera lección de taquigrafía
contra el suelo se estrellan pesados
los huevos de dinamita
que ponen los aviones en el cielo
en multicolor confetti de metralla
se salen las granadas en el aire
la tierra coqueta
se pinta con sangre la boca
y con humo de pólvora el negro de los ojos
sobre el lomo del viento
galopa un olor sonoro de epopeya
es que las balas de la revolución
han silbado la tragicomedia burguesa
y a Jesucristo socialdemócrata
le han operado la cruz y el domingo
no comprendéis? Es Carlos Marx que pasa
se han apagado un momento
los grillos en todos los relojes
empieza una hora distinta
de la ceniza apagada de su canción de cuna
se enciende el canto colorado de los gallos
y la luna? ¡Mierda para la luna!
y para ese crepúsculo capitalista
que explota los mejores colores de mi corbata
ya suena una hora distinta
ya se enciende para todos los obreros
una nueva alba de oro
en el culo quemado de sus pipas

Juan BREÁ (Del Grupo H. de Cuba)
Habana y enero 1932.

Agora. Cartelera del Nuevo Tiempo, número 4 (15 enero 1932)













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada