sábado, 3 de octubre de 2015

FREDERIC MANNING [17.168] Poeta de Australia


Frederic Manning

Frederic Manning (Sydney, 1882 - Londres, 1935) fue un escritor australiano que combatió con el ejército británico en la Primera Guerra Mundial. Tras una primera estancia en Inglaterra a los quince años, Manning se trasladó allí definitivamente a los veintiuno para desarrollar su carrera literaria. Frecuentó a T. S. Eliot, E. M. Forster y Ezra Pound, quien solía referirse a Manning como su mentor. Publicó algunos poemarios y trabajó como crítico literario.

Su nombre permanecerá unido para siempre a Los favores de la Fortuna, una de las mejores novelas sobre la Gran Guerra y la experiencia bélica. Publicada en 1929 con el seudónimo «Soldado 19022», la autoría de Manning no se descubriría hasta 1943, ocho años después de su muerte, gracias a T. E. Lawrence. Inédita hasta ahora en castellano, Los favores de la Fortuna ha sido ampliamente reeditada y traducida al francés, italiano, estonio y catalán.





Grotesco

Estos son los malditos círculos que Dante pisó,
Terribles en su desesperanza,
Pero hasta las calaveras tienen su gracia,
una parodia sin ojos, sardónica:
Y nosotros,
Sentados con los ojos llorosos en medio del humo acre,
Que oscurece nuestro sucio, húmedo acuartelamiento,
Entonamos amargamente, con voces roncas
Como un coro de ranas,
Con horrible ironía nuestras canciones patrióticas.

The Wordsworth Book of First World War Poetry, Marcus Clapham, Wordsworth Editions, Ware, Hertfordshire, 1995.
Versión de Jonio González




GROTESQUE

These are the damned circles Dante trod,
Terrible in hopelessness,
But even skulls have their humour,
An eyeless and sardonic mockery:
And we,
Sitting with streaming eyes in the acrid smoke,
That murks our foul, damp billet,
Chant bitterly, with raucous voices
As a choir of frogs
In hideous irony, our patriotic songs




LOS FAVORES DE LA FORTUNA

Frederic Manning 
Traducción
María R. Fernández Ruiz

Sajalín presenta

El soldado raso Bourne, voluntario del ejército británico destinado al Somme, no es como los demás: su poca presencia física y su manera respetuosa de hablar indican que se trata de un hombre educado y de buena posición. En el ejército, Bourne es una anomalía que sus superiores insisten en corregir ofreciéndole promoción. Pero Bourne, sin heroísmo, sin convicciones, de un modo que a todos resulta enigmático, se resiste a abandonar a sus compañeros y a librarse del sombrío destino reservado a quienes combaten en el lodazal del Somme bajo una lluvia de acero.

Publicada por primera vez en 1929 con seudónimo -debido al carácter escandaloso de su crudo realismo y de su fiel reproducción del lenguaje soez de los soldados-, Los favores de la Fortuna se nutre de las experiencias de Frederic Manning como soldado raso en la batalla del Somme -la más sangrienta de la historia del ejército británico- y de un talento literario único. Considerada hoy en día un clásico indiscutible de la literatura de la Gran Guerra, suscitó encendidos elogios de ilustres como T. E. Lawrence, T. S. Eliot, E. M. Forster, Ezra Pound y Ernest Hemingway, quien afirmaba leerla todos los años «para recordar cómo fueron realmente las cosas, de manera que nunca tenga que mentirme ni a mí ni a nadie sobre esto».

«El mejor y más honesto libro de soldados que he leído.» Ernest Hemingway

«El libro de los libros sobre el ejército británico. Ningún halago le haría justicia a este libro.» 
T. E. Lawrence (Lawrence de Arabia)

«La mejor novela británica sobre la guerra.» E. M. Forster




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada