sábado, 19 de septiembre de 2015

JORGE SOZA EGAÑA [17.094]


JORGE SOZA EGAÑA

Jorge Soza Egaña (Chile, 1925 - ¿?). Periodista, profesor y poeta. Fue jefe de informaciones y director legal del diario “El Siglo”, hasta el 11 de septiembre de 1973. Durante la dictadura continuó su trabajo periodístico desde la clandestinidad en las publicaciones “Unidad Antifascista” y “El Siglo”.

En 1980 fue detenido y torturado, relegado a la localidad de Freirina en la tercera región de Chile. Más tarde fue desterrado del país. Vivió y trabajó en Francia y Alemania.

Fuente: “Falleció periodista Jorge Soza Egaña”. Círculo de periodistas de Santiago.


EL SOL ENLUTADO

Tenía una estrella
clavada en la ventana.
Un viento azul lleno de arena
me salía del alma.
Ya no hay cielo.
Un sol negro
cercado por vendavales y papeles
cae por mi voz a pedazos.
Hay vestigios de puertas
la huella disecada de un zapato.
Hay bares abandonados y espejos
desiertos
iglesias sin campanas ni ángeles
ollas calcinadas.
Las mismas fosas
las cruces derruidas
los agujeros secos.
El viento entra y sale
sólo el tiempo, el polvo.
Las cenizas de tus sueños,
restos de tu memoria.



Elegía a Héctor Cuevas Salvador

Jorge Soza Egaña

El periodista de El Siglo de antes del golpe, Jorge Soza Egaña, quien fue integrante del Zócalo de las Brujas, escribió este poema y lo comentó con Sergio Villegas mientras se condolían por la muerte del más genial líder de la simplemente Federación de la Construcción, el Loco Cuevas. De su brillante vida e imaginación al servicio de su clase no hay vestigios en internet.Urge hallar testimonios. Conserva su nombre la FETRACOMA: Federación de Sindicatos de Trabajadores del Área de la Construcción y la Madera, Áridos, Servicios y Otros Héctor Cuevas Salvador.



Elegía

Héctor Cuevas murió hoy
cuando despertaba el alba.
Murió de falta de libertad.

Héctor Cuevas, chileno,
casado, cuatro hijos.
Hacía casas, edificios.

En este último tiempo
hacía patria.

Héctor Cuevas
de oficio estucador
preparó las fundaciones
levantó los andamios.

Anduvo por el mundo
con Chile a cuesta.

Soñaba con él cada noche.
le colocaba puertas
ventanas.

Héctor Cuevas
alcanzó a poner a punto
la argamasa
cuando los cerezos en flor
anunciaban la primavera.

Berlín, 11 de octubre de 1985

Jorge Sosa Egaña.  "Elegía a Héctor Cuevas Salvador."  Anaquel Austral. Ed. Virginia Vidal. Santiago : Editorial Poetas Antiimperialistas de América.   12 de Octubre de 200





SOLO TENÍAMOS NUESTRO AMOR

Quiero caminar contigo sin temores.
No importa que la plaza en que cantábamos ya no exista.
Quiero subir a cualquier tren de Sur
y bajarme contigo en la última estación
a ver nacer la lluvia.
Quiero tenderme contigo bajo el cielo azul
de esa playa en que descubrimos el mundo.
Recién comenzaban a florecer los cerezos
cuando derribaron la puerta.
Solo teníamos nuestro amor para defendernos.




MAS ALLÁ

El sol cuelga en las ventanas rotas.
Más allá de tus ojos
nada más que cielo y tierra,
el polvo que gira con el viento
la noche que se llena de botas.




EN EL POZO

Fuiste como el relámpago
en el fondo del pozo.

Nada pudieron
contra tu alma.





CADA DÍA

Cada día es un agujero
donde el sol cae a pedazos.

Más allá de las alambradas
sólo pampa y cielo.

Pienso en los compañeros muertos.

Mi alma se llena
de arena y viento.

[Revista Araucaria de Chile, nº 12-1980]









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada