lunes, 7 de septiembre de 2015

ALBERTO COUSTÉ [17.005] Poeta de Argentina


Alberto Cousté

(Buenos Aires, Argentina 1940 - Barcelona, España, 2010).
Poeta, ensayista, narrador y periodista, ha trabajado siempre en tareas editoriales o en el periodismo. Nacido en Buenos Aires (Argentina), en 1940, residía desde 1969 en España, donde ha publicado casi toda su obra y realizado sus principales trabajos. Falleció el 3 de octubre de 2010. 
Desplegó una intensa actividad como editor. Fue coordinador de Diccionario de Literatura Universal de la editorial Océano. En el género ensayo es autor de La máquina de imaginar, y en la novelística de Jarama, entre otras obras, tanto ficcional como ensayística. En 1996, su libro de poemas El difícil tiempo nuevo, recibió el Premio de Poesía de la Universidad Popular de Cartagena. Poeta de afiatada voz, que cuando vuelve los ojos de la poesía a su tierra lejana, sabe hacerlo desde la hondura del sentimiento, apartando de su verso las hierbas de la fácil nostalgia. Otros libros de poesías: El cielo perezoso y Los elementos naturales.





Una máscara

No es más descansado ni más pobre ni más desesperado
No está más solo la melancolía no lo hostiga
no hay entre él y el mundo zanjas terraplenes
batallas hubo pero no hay abismos
No está más triste que ninguno

Qué tiene entonces este hombre
qué le ha pasado a su bondad a su tristeza
qué aventuras adversas qué propósitos hubo
(si existieron)
de dónde lo han sacado

A causa de qué mal por qué dolencia
en nombre de qué nombres este hombre se aplica
hunde los ojos entre letras hunde los dedos entre teclas
se aplica
quiere aplicarse quiere forzar una sospecha

No está más solo
no
no está más triste

Da varias vueltas por la casa se mira en el espejo
descubre gestos que perdió
se imita se traiciona quisiera estar más solo
quisiera estar más lejos quisiera ser lo que no ha sido
A veces cruza cambia corrobora palabras
se solicita de sí mismo una intuición exasperante
no abandona sus trampas ejerce sus manías
quisiera una costumbre que no tiene de la serenidad

De dónde lo han sacado quién lo ha visto
una vida interior o una esperanza tenía que ha perdido
se le nota en la cara en la mala intención se le conoce

De qué se acusa en qué se diferencia
con qué tejido interminable se ha formado su vida
cuánta paciencia inútil forma ese cuerpo largo
esa sombra que arrastra esa conciencia ese caballo que galopa

A qué palabras (quiere saber a qué palabras)
habrá de parecerse el rostro auténtico de su larga memoria
a qué palabra suena por ejemplo su ausencia o su presencia
a qué palabra aludirá si es que a algo alude la hora de su muerte

Ni viene ni va no se está quieto

Si fuese un héroe se ahorraría las fotos de sí mismo
si fuese alguno que no es no tramaría venganzas con su cuerpo

Si otra oportunidad si otro momento si otras cartas tuviera
no se pregunta el juego no puede imaginarlo

Se mira como es es como todos

No se parece a nadie

Transatlánticos. Poetas argentinos en Barcelona, 
Consulado de la República Argentina, Barcelona, 2011



Alberto Cousté, termina su magnífico libro El Tarot o la máquina de imaginar, con este poema que “puede valer como su síntesis” (Cousté, 1975: 215). Cada verso va dedicado a
un Arcano Mayor:



POEMA DEL TAROT

1 Todo anuncia una causa de inteligencia activa
2 Lo corrobora el número que es la unidad viviente
3 Porque nada limita lo que todo contiene
4 Antes aún del principio Solitario
 está presente en todas partes.
5 Es el maestro único y el único adorable
6 Que revela a los limpios de corazón el dogma puro simple y
 verídico
7 y nombra el jefe solo que hará cumplir su obra
8 Pues no tenemos otro altar
 ni hay otra ley que ésta para todos los hombres
9 no cambiará el Eterno jamás su pedestal
10 Él regula sus días y el cambio de los tiempos
 y los tiempos y el día que a nosotros nos tocan
11 Rico en misericordia potente en el castigo
12 Un rey al pueblo suyo dará en el porvenir
13 La tumba es el pasaje hacia la tierra nueva
 sólo la muerte muere la vida es inmortal
14 Este es el ángel bueno que calma y que atempera
15 El malo es este espíritu de cólera y orgullo
16 Pero Él comanda al rayo y hace brotar el fuego
17 La estrella matutina y el agua le obedecen
18 Como un mudo vigía anda en nuestros caminos la luna que Él
 coloca
19 y su sol es la fuente donde todo renace
0 ó 20 donde habita el rebaño callado de los muertos
21 ó 22 Ha coronado el cielo de lo propiciatorio

Más alto que los ángeles se ve planear su gloria (Cousté, 1975: 216 y 217).











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada