domingo, 2 de agosto de 2015

ISAÍAS GARDE [16.676]


ISAÍAS GARDE

(1964, Buenos Aires, Argentina)
Dirige el taller de poesía El Sapo de Bronce.




Raid

Lucas 13:31-32

a ese zorro de Herodes o a ese
zorro
cualquiera de turno van y me le
dicen

que hoy y mañana estaremos
haciendo milagros
despeinando a las chicas y
fumando hostias menos y más que
benditas y

que al tercer día habremos
terminado en la esquina de 26 y Mapple o en
Maturín y Nicasio Oroño o donde sea
que nos asalte
la puta estrella



Calandrias

una tal musa que no
fuese rubia cuyos
ojos no
fuesen
celestes pero que sí

-más vale-

que cantara
como la antepasada de todas
las
calandrias



Constelación

nada termina de establecerse como captura
mi donación es fiel es devota y –por sobre todo- no se entiende
parece no dar jamás con su evidencia y de ahí una temible una irresistible confusión de aguas
y de ahí una vez más ¿qué?
en última instancia ¿qué?
en última instancia tendría razón Stella la descorazonada
furiosa
harta de mí
de mi sonrisa inimputable mientras yo estupefacto la miraba
MOVERSE
y absorbía su voz pero no sus palabras
y ese preciso-confuso mirar moverse constituye el soporte embrujado de mi             constelación
con todas las cosas




máquinas del tiempo

entra tu ser
helado que agarra y
-porque lo dice
mal y así puede
decirlo-
dice:


1

si yo puedo
jugarlo
si a
mí se me
permite
jugarlo es un
juego de
idiotas-

2

si puedo entrar
despierto al
sueño
¿qué?-

3

si ella a mi
lado duerme y en
sueños
duerme-

4

si en la
ventana del
hotel que da a la
-digamos-medianoche cualquiera del
boulevard
el demonio
fuma o un
demonio
fuma y no puede
más
nada y el tal
demonio no es algún
otro
sino-

5

si leíste "gracias
dios" escrito con
letra de
ciego escrito
literalmente en la
arena y eso entró en tu
tarde y es parte de lo que
dijiste y
dirás que es tu
vida hasta que no
digas
más
nada-

6

si retrataste a la
baldada que se hacía
retratar por sus
dos
gruesas
tías al
pie de la
estatua chillona de
yemanyá
en el
jardín mugriento
de la
casa
de los
santos
canallas-

7

si las sobras
que tus dos
gatos
rehusarían son
mi alimento -todo el
soporte de mi
alabanza- si esta no es una alegre
declaración... en
apariencia-

8

si encallaste en un
orden de
cosas que insurgen
de un momento
a otro
momento
previo-

9

si deseara la paz
si la paz fuera
deseable
si yo deseara la
paz
deseable-

10

si siempre va a llover siempre
va a estar
lloviendo siempre
agua sobre agua sobre la
breve
gala del
clavel del
aire-

11

si siempre va a llover siempre
va a estar
lloviendo siempre
agua sobre agua sobre el
nueve de
bastos
tirado boca
abajo en la
banquina-

12

si siempre va a llover siempre
va a estar
lloviendo siempre
agua sobre agua sobre el
perro
vestido
de
huesos-

13

si estás de
duelo y está
muy
bien-

14

si hay un idiota
que se está muriendo si se
trata de una
fiesta-

15

si lo dice
esta canción cantada
bajo la estricta
regla fragante de la
Sirena si
por lo tanto es
verdadera-

16

si hay un
idiota que se
muere si hay una
fiesta-

17

si viste
la flor de la
flor
ardiendo en su
perfume
criminal la
flor si la
viste si la
mordiste o
qué la
flor
predicha y jamás
advenida hasta
este
partirte
la cara
contra la
pared del
olor de la
flor de la
flor
misma-


18

si
ni esto te
debo si ni esto
debería
deberte-

19

si tanto
te dan nubes o
diosas si todo
te dan todo
te
dieron-

20

si ella te
hablase si su
discurso fuese
su silencio si su
silencio hablase-

21

si el gran
perdón si ese
gran
perdón
es apenas
sosiego
de un
ahora-

22

si hay
invisibles que nos
protegen... de sus
presencias si eso es
lo que
dijiste que habías dicho que habías
querido
decir cuando dijiste
aquello de donación
sustractiva-

23

si el
verano estuvo o
está
hecho para una
golondrina para dos
golondrinas que fuesen
una que pareciese que
fuesen
una que
quisiesen parecer
una-

24

si viste el
sol
de abril antes de
abril en la plaza ganada a la
siesta si en esa
orilla miraste y
fumaste y no pudiste
más
nada-

25

si recién te vio la
diosa (imaginate lo que
mierda
puedas)
si estabas
parado en una esquina (que elude otra
esquina)
si ella ancha y negra venía
cruzando la avenida hacia
vos
si hizo el amago de
inclinarse para verte
mejor
si hizo
tintinear su llavero  de
calaveritas delante de tu
sonrisa delante de tu
mirada que no pudo más (y aceptemos
que pudo demasiado) que hacerte
levantar apenas la
mano derecha en señal
de reconocimiento
si lo feliz o verdadero de este
poema (o noticia ya no hay
poemas) lo que no será
dicho
es la certeza turbia
de que ella va por ahí
viéndote de que si hoy
te vio mañana
volverá a
verte  mañana o en la
deshora y ápice en que
ninguno
de tus
deseos
se estará
cumpliendo-


coda exclamativa

ojalá
no hubieras visto nunca el sol
de abril
antes de abril

En Máquinas del tiempo







Primera parte

¿anochece en toda vida humana; o sólo en mí anochece?

1

piedad hostil estrella entre serpientes
¿vas a responderme con mis mismas preguntas?



2

como si nada de esto supieses socorrida
Gioconda



3

liberabas allá para enjaular acá
mutilabas esto para sanar aquello
renacías mañana para morir ayer



4

desequilibradotas
proverbiales las fantasías de la equilibrista



5

entonces nada nos enlaza
a duelos o a dichas de nuestras palabras —inscriptas en la jerga de la voz que
anochece— si es que decimos por nada si es que juramos por la que no dice nada



6

cerrada en la ficción de su propia fragancia: noche de los manzanos
no obstante
inaudible
la melodía desliza su flamante piel entre las inminencias de los frutos



7

la inminencia
las inminencias que miden la historia de la depredación
la aventura siniestra
la vida de rodillas ante la vida y la muerte
de la que devenimos a contratiempo



8

ojo frío punto ciego martillazo reflex
qué ha de decirse o dejar de decirse cuando se es el estúpido que soltó a los
pájaros



Segunda parte

(vajra-varahi)

1

la puta prescripta (hace un rato al cruzarte en la esquina te mostró los dientes)
insidiosamente estimulada puesta al tanto se desviste de todo menos de su
mirada santa perdida
baja ondulando a deslizarse sobre tus rodillas



2

vos boca de oro sibila fumás y tosés y articulás para mí leche para mí miel la
cantata podrida del mar de fondo —el hombre que te escucha que apenas si te
mira si te miró si te vio nunca



3

ni en el sol ni en la sombra
la cuerda de tus palabras se aprieta en mi garganta en mis palabras tus palabras
de loca tus primeras palabras que serán las últimas



4

tristemente siente el peso de su poder sobre ella
como ante la sumisión de un perro
es un instante que no va a tener fin pero es un instante



5

tu instante en la cordura cuánto costó cuanto llegó a valer —una sonrisa célebre
ahora en la hora de la penumbra
ni cómo ni por qué el ocaso de tu sonrisa se vierte en otros sueños
otros ocasos
puros



6

otros vinos tan dulces tan envenenables



7

la piel ya no me necesitaba no me reconocía no me rescataba pero sí en sueños
profundos precarios la sonrisa



8

enjoyada
amiga
la intención abstrusa de la noche configura diamantes
perfumada
huele a diamantes
enmascarada
comienza a lubricarse a la temperatura de los diamantes.



9

vine a desayunar con vos yoguini era todo lo que una lealtad le debía a la otra
en esta vieja vida.



Tercera parte

porque no es posible olvidar cómo —anoche—
me miraste cuando me mostrabas el corazón pudoroso de
tu manzana
Patricia Damiano

1

Diste con el sueño del soñador que sueña el trueno apagado del tren que está
llegando a Coghlan.



2

Cifras no desveladas vidas
—de las que te fuiste por esa puerta—



3

Se queda unos momentos a
respirar
aquí desde que viene
al mundo



4

¿Qué puede importarles la llovizna tibia de junio que ahora humedece sus
cigarrillos?



5

Ahora llegué
te llevo
desde siempre
—llena de diamantes
desde
este hoy que había



6

la mujercita se prendó
del juez
el juez también la amó
la juzgaba la amaba



7

El rostro opaco de mis antepasados en el espejo —si me diste su rostro
dame la paz también la paz amarillenta de aquellas fotos



8

no mariposa
de divertido vuelo sino la salamandra
la dura salamandra recién hoy supiste
que eras que habías sido



9

Era puerto seguro
recién
el brillo de unos ojos



10

Respira por los dos
—dato
de un aire oscuro o agua de ahogos
habla
no dice nada



11

Viene con la sal del mar
viene en la noche de la sal
de la tierra
—sal del mar y sal de la tierra
si ella se desalase la salarías
serías el quien



12

Sueños ligeros pasos
respiratorios
una
casa en la música en la luz espesa
entonces
iba a decirlo
devadasi: entonces
—y el puñal en la mente y el áspid
entre las recobradas flores de la sonrisa—



13

tendrías que escucharlo
tendrías que estar escuchándolo hay
que decirlo —horriblemente— así
aún y para siempre
en libertad en ese ruido que
dijimos no dice



14

(nos salve nos deshaga
la ríspida
sirena en su hit
impecable)



15

quién te habría arrimado a la
luz
de estos ojos pobre luz turbia
lámpara
aunque si es
que habrá un sol
para los obstinados
para los borrachos
de obstinación...



16

si llegás ahora mismo te leo unos textos los textos decían otra vez lo que dijo la
que no dice nada








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada