domingo, 2 de agosto de 2015

FRANCISCO "PANCHO" MUÑOZ [16.674]



FRANCISCO “PANCHO” MUÑOZ

(Buenos Aires, Argentina, 1945)
Poeta, humorista, conductor de radio y televisión, periodista.
Hincha de River Plate
Militante cultural del peronismo
Pancho Muñoz es poeta y, es poeta de Ciudadela.
Como muchos amantes de las letras, se volcó al periodismo.
Su paso por redacciones de diarios, emisoras radiales y canales de televisión le dieron la cadencia y el timing para indagar en el costado no público de los famosos y en el costado revelador de los personajes anónimos.
Peronista e hincha de River Plate fue uno de los dos integrantes de un hit de la radio nacional y popular de los ´80s con Alfredo Carlino:”Perro y Gato”
Naturalmente, Carlino era fanático hincha de Boca juniors.
Juntos hicieron “Perro y Gato” a mdiados de los ´80s desde Radio Provincia de Buenos Aires cuando su director era Raúl Barreiros y era gobernador Antonio Cafiero.
“Perro y Gato” tuvo una segunda parte también muy exitosa en AM 770 Radio Cooperativa de Buenos Aires al inicio de los 2000.
Junto a  Lalo Mir  tuvo un gran éxito radial; "Lalo, bla... bla" acompañado de  un equipo integrado por Alfredo Zaiat, especialista en economía; Luciano Galende, en política nacional e internacional y Andrea Taboada, locutora y a cargo de diferentes secciones (teatro, cine, sexo, salidas de fin de semana, chimentos etc.).
Alli Pancho Muñoz, acompañando con su humor de actualidad se lucía especialmente en la creación del personaje Bebo Granadina Carlés desde la "Bolsa del Cirujeo",
Junto a  Rodolfo Edwards fue el compilador de la sección Poesía argentina en el Suplemente Literario de la agencia de noticias estatal TELAM.

Actualmente conduce en CABA un programa en AM 750 la radio de Víctor Santa María y el grupo Octubre que conduce el locutor Eduardo Aliverti. 
Muñoz escribió “La lámpara sobre la mesa” (1974-1975), Rodolfo Alonso Editor, 1976
Leónidas Lamborghini prologa “Reporte de Comprobación y otros poemas locales” de Muñoz (Zaragoza, La Imperdible, 2002)
Y en 2012 escribe y publica  “20 poemas peronistas y equitación japonesa” que edita CICCUS.



Un poema que parece que no termina nunca


Un poema termina de cualquier manera
y no tiene cantidad para
                                       tal trámite, o
sea que un poema
puede terminar sin haber comenzado; a juicio puro
del poeta. Por ahí anda.

Los poemas son deliberados alevosos y pueden iniciar de forma incierta
con letra, número o accidente gramático.
Un poema notienesaladeespera
y está antes.
                                  Tal la circulación, la mirada, el arrebato y la costumbre.
                                                                                                                        Por ahí anda.

Un poema es un cacho
de algo de algo
terminado y para siempre,
es decir:
la cuadratura del círculo que es la cuadratura
del poema
regulando.

Un poema tiene que estar escrito en el idioma
que uno entienda como el idioma de uno; lenguaraz
y sin reflejos ni contenidos vagos o imprecisos.
                                                                                             Tal las traducciones.


Nada no es un poema, orgullo no es un poema.


Un poema no puede ser ocupado por el espacio de otro poema porque los poemas son límites físicos de la abstracción más pura, y la abstracción suele ser peligrosa.
                                                                                                     Tal el panóptico de Girri.

Un poema no ve pero es visto y solo por eso es poema.
Único como el río y su ceja.

Un poema se las arregla solo y siempre viene de algo
                                                                         de algo.
La cuadratura repetida
                                     y su genealogía y su insistencia.
                                                                                     Por ahí anda.


Un poema incluye y oprime y es cosa audaz y dando vueltas y dando vueltas y vueltas.



Un poema zumba como un oso asustando a las abejas.
                                                                                      Tal Joyce.

Un poema no se toca más que con la yema
y no se interpreta y
no se ayuda con el resto de las manos
y no tolera el tarareo
y la falta de sexo y sus antónimos pertinentes.


No se puede
contar un poema
como quien cuenta un
cuento
o
como quien cuenta
gota
s
que amenazan con rebasar otra vez el vaso. Un poema sabe lo que hace.
                                                                                                


No se vende un poema. No se compra un poema y consta en actas.
                                                                                                   Tal Guillermo Boido.


Un poema es un rival durísimo
con poca recuperación y mucha facilidad para la muerte rápida; antes o después de haber comenzado.

Nada peor es eso de no estar en el rincón con el poema.
                                                                     Por ahí anda.


Un poema es labio humedecido de ternura gorda por la lengua que bien te chupa y bien, un poema no es playa de palabras y es siempre efecto de la iluminación; sea el poema que sea y venga de donde venga el dolor/ el sol/  el aire/  el vino o la cerveza.

Un poema no brilla por su ausencia. 


En algún lugar está el poema –no falla nunca-
y su período de construcción es más rápido de lo pensado. Un Porsche
que devora y que vomita mandolinas. 100 m. en 2´´.  No es sorda su mecánica.
                                                                      Tal Rimbaud y sus hidrolatos y sus amantes y sus sus. (En Rimbaud se nota mucho más el asunto de la cuadratura circular y poética)
                                                                        Por ahí anda, y no tengo otra idea.



Orgullo no es poema. Un poema se va haciendo: hilo, puntada y nudo.


Un poema cose y cicatriza más cerca de la escuela San Basilio que de la neurocirugía.
Un poema se puede creer o no.
Un poema es lo que más pasa.


Un poema es astilla del mismo palo.

Un poema es comprobable, es resistente. Un rival durísimo
atacando por todos los                frentes,
                                   turrito       inocente yéndose 
a la cama con nosotros; lo que no es poema.

Un poema escribe lo que ve y escucha, y por ver escucha y obedece a la modernidad y al desaliento y al delito y a cualquier forma de mordedura. 
Un poema siempre está
en medio del camino con una oreja sola y con dos bocas. Un poema es fatal.
                                                                                               Tal el punk más decorativo.

Hay que saber:
                             un poema pertenece al reino del orden,
la “ordenalidad”
                            que estira el cuello del borracho bajándole
                            un hombro solamentemientras
                            amenazacaerse para atrás sobre toda cosa todeltiempo.
                                         Es así. Por ahí, tambaleante, anda.
                                                                     Tal la teoría del Equilibrio y los contrapesos.

                             Un poema no es nada.
                             Dos poemas iguales no hay aunque las coincidencias puedan, llegar a, ser las mismas.

                             Un poema no es otra cosa camino al cementerio y es pasado siendo y es futuro rebuscándosela. 

                             Un poema desconfía de los síntomas y los síntomas del poema.

                                                                                                                      Tal la historia.

Para
un poema los enemigos de sus amigos
son
sus parientes                          putativos,
generosamente
                                              convertidos.



Por ahí pifia y por ahí se acaba la épica y el heroísmo y le viene la trunca.

Un poema es lija, suave al agua y a las neblinas del aceite.

Un poema respira en algún lado. No es otra cosa; grasa para tu dieta y  rayas para tus hemorroides, y es raro que llore o sangre.

Un poema hace escándalo y sabe adonde va, tiene su recorrido empezando o dando por terminado.
Un poema sabe que con el escándalo no alcanza, pero jamás lo dejará de lado.
                                                                                                                   Por ahí anda

Un poema puede ser gesto atrapado,
red,
diagrama,
enredadera,
estructura,
tormenta en el instrumental; jamás problema.
                                                                                      Tal el empecinamiento de los días.



No es gil, no se abandona ni pierde el conocimiento. No es detalle
un poema y es multa y es venganza, depende del poeta.
Un poema no es ajeno y el orégano le es campo y el tiempo pérdida.
Huele y respira a ras de tierra.

Un poema nunca falta y nada no es un poema. Orgullo no es un poema.
                                                                                                   Tal el aforismo porchiano.


Si se rompe no es cristal y un poema funciona y refleja y descompone la luz fanatizándola; bárbaro y civilizado.
                                                                                    Por ahí anda. Hilo, puntada y nudo.

Un poema recurre a todo.
Todo no es un poema.


                            
Un poema siempre es biográfico, razonable y metódico.
Un poema es nada más lo que parece,
y eso le conviene al poema porque las palabras, sin pareceres,
dudan a veces hasta del mismísimo poema y de las mismísimas palabras.

Un poema también se hace con palabras
como



el gusano de manzana se hace con manzanas.


Un poema maneja la simetría como nadie, deja sugerirse en su túnel de escombros y busca el aire mas leve.


A veces un poema espera
para después y sabe que
todo está dicho y aún puede
decirse. Un poema obsta
y se agarra del primer lugar que luzca.
Un poema insiste con eso de la iluminación.
                                                                             Tal Quaranta y las bujías necesarias.


Puede no existirse.
Puede renunciarse 
por mil motivos y un poema no tiene mil motivos y
la resistencia más que la épica no es su
fuerte ni tampoco es su bandera. Confianza en el escudo.
                                                                             Tal Vallejo insistiendo.
Por ahí anda.


Un poema sirve: para entrar
                           para ir viendo
                           para darse cuenta clara
                           para regar las plantas
                           para malcriarle la vida

Un poema no se detiene nunca
                      y esta es su única obediencia.
Un poema no tiene quizás pero si variables.
Un poema levanta el muerto.
                                                                            
Un poema
es pozo más que huella y
está bien que así sea
el unpoema .

Unpoema tiene memoria y
no tiene público. Socorre y asesina.
Unpoema es viento en popa.
                                                                           Tal todos los griegos.

Unpoema se escribe, finalmente.


Unpoema tiene aviso de retorno, según el poeta que más le convenga.


Unpoema se presta.
Unpoema quema las cosas por su nombre
y no para. Siempre pierde tiempo y no es orgullo.
Unpoema así está bien como la torre de Pisa, como un péndulo en su cenit.
No vuelca unpoema y el tema de la cuadratura circular lo ayuda.

Unpoema es casual encuentro. Por ahí anda. Tal el surrealismo.                       

 Hilo, puntada y nudo.

Unpoema no se ahoga en las alcantarillas.
                                                                         Tal Pizarnik y las leyes de la óptica.






Death Weight

                                                                             a Ariel Canzani D. 

Que sea claro y transparente como un vaso puesto a contener la luna
toda la noche,
sin que nada se vuelque.



Llanto Llano (Girondiana)
                                                                              “Llora, no te avergüences de confesar que me has querido un poco. Llora, nadie nos mira. Ya ves,  yo soy un hombre y también lloro.”  G.A. Bécquer 

Uno

Ahora lloro más que antes,
ahora lloro
por cosas que antes no lloraba;
lloro
en singular mas que en plural; me doy cuenta. Lloro
en mi,
en usted y lloro
hasta en el mar y también lloro en la ventisca de las sierras
para limpiarme un poco porque
llorar ensucia, claro; encima yo ahora
lloro
mas
que antes, muchísimo más.
Ya se lo dije.
Yo
cuando
digo,
lloro.

Lloro en mi cumpleaños y en cualquier fiesta que se acaba. Lloro en las estaciones sin pañuelo ni mundo.

Yo, lloro en los misterios y en los bares no puedo
dejar de llorar. Lloro en los casamientos.

A veces voy a los hospitales para calmarme un poco.

Últimamente lloro sentado en el colectivo de regreso y, una vez sola, comprando ravioles lloré mucho
sobre las cajas de pollo con verdura.

Lloro en los actos públicos
 al escuchar la marcha, lloro viendo películas como un pelotudo sin excusas.
Lloro sin hacerme rogar, lloro en la lluvia, lloro en el baño, lloro en la plaza

mirando fotos abandonadas y a veces tomando mate lloro, chupo y respiro.

Si leo, lloro; igual si miro.

Lloro para acompañarme en los umbrales. Yo me lloro lo mío, es decir una parte del llanto acumulado sin molestar a nadie; eso si, yo no quiero que me jodan mientras lloro.

Yo le lloro parado y le lloro rezando.
A mi no me duele llorar, no me ha dolido nunca
y
como ya sabrá
yo soy de llorar en cualquier lado. Yo me consuelo llorando;
desde el vientre de mi madre, vine a este mundo a llorar.






Dos

El que se ríe
se salva





Civilización y Barbarie

Dichas las excepciones, agarresé
que ahora viene la regla, y dijo entonces
que los animales nos seducen solamente cuando niños
y en los últimos años de la vida, y también dijo

que en el entretanto
los animales dejan de seducirnos
porque en verdad jamás seduce lo que somos.

Ahora vaya y póngale música.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada