lunes, 24 de agosto de 2015

DIEGO MENDES SOUSA [16.868] Poeta de Brasil


DIEGO MENDES SOUSA

Nació en Parnaíba - Piauí, Brasil el 15 de julio de 1989. Licenciado en Derecho, escritor, periodista, documentalista, poeta, promotor cultural y blogger literario. Editor literario de The Bembem. 

Bibliografía:

Divagações, 2006; Metafísica do Encanto, 2008 (Prêmio Nacional de Poesia da UBE - RJ); 50 poemas escolhidos pelo autor, 2010; Fogo de alabastro, 2011; Candelabro de álamo, 2012; O viajor de Altaíba, 2013; Alma litorânea, 2014; Gravidade das xananas.  Participa en Poemario, 2008 (Biblioteca Nacional GMT) la Primera Bienal Internacional de Poesía, que reúne a los grandes nombres de la poesía nacional y extranjera ..




VESÚVIO
POEMAS DE DIEGO MENDES SOUSA

Versión española de HELENA FERREIRA



 Serenata para los ilusionados

Amor no me dejes sufrir...

Hay días 
en que el corazón
se rompe
se deprime
se ahoga
y me duele hasta en el alma
que se comprime
que se hiere
que se destruye
y después del canto
nada más resta
ni la fuerza del encanto
que la vida explica
que el sueño baila
que el tiempo mata

Amor no me dejes azul
pues la piel va a sudar
la boca empieza a sonar
la canción de los  pequeños
desventurados

Amor no me dejes morir




El Fin

Ánimo poeta

Hallaste la polifonía de tu Musa
robusta enigmática deprimente estricta

no hubo la catástrofe mayor:

el verso malo
el verbo no inventivo
sólo los adjetivos que insistieron

 -- pero qué te falta... 
¿qué te falta?

-- ¡la filosofía retumbante
del bienteveo esta mañana
de diciembre
lluviosa, Mon Amour !

                                  


Frisson a la Rilke

Que el tiempo no rechace nunca
el pabilo prisionero y perplejo
del Amor
pues la sangre – motor de la vida – palpita
rarificada
tras la llamada escondida de los Astros
a debilitar el malestar del mundo
que arrastra el azul sobre el blanco:
        el aire puro de la felicidad

Sólo el Amor filtra la ofensiva
de la amargura en cualquier corazón
y derrama lo inusitado sobre el rostro
        a rociar lo eviterno 
y a aprehender el martirio del tedio
que deslumbra
la existencia sofocante
en recatos de sabiduría nublada



El insomnio sartreano

                                        A Carlos Said

Me llevo una espoleta en el corazón
y un cuerpo que me firma
como un peregrino
cruelmente voy bajando 
el atajo confuso: el abismo 
¿Por dónde
caminan 
todos los solitarios? 
y no enturbiando la profusión
del océano
del claro meditar
de las constelaciones
enlazo mi triste
entonación de vida
mi tema de sangre
mi bruma de pensamiento
que es mi fantasma de advertencias
y la oscuridad de mis ojos
y el peso de mi mitología humana
los dinosaurios del secreto
y el castigo fatalista del enredo
y el abrirse del Amor
de la inquietud del soturno miedo
¿Será que existir
es nausear?

                                                                               


TRANSCENDENCIA
Siempre que el rudimento de la vida
te parezca angustiante
y el temperamento comparta
con Venus
sensaciones y  rumor de Amor
desea el delirio
que él esboza los confines del sueño
y de la materia
Todo lo absoluto 
conlleva sentimiento de pureza
Hoy
ser posmoderno equivale
a ser triste y a experimentar constante
soledad
Basta mirar el mundo
y sentir la ruina
que se revela solamente al tiempo
que es a la vez
masacre y conmoción
y máxime en la pérdida y en el dolor
y la ausencia asusta más que 
la queja  explosionada
y por encima de la nada
y del arte
que es aparentemente leve
supongo que puedo chillar
lo que es ser
menos que el sol
y lo que es abatirse y apenarse
dentro de sí mismo

                      

  
Aunque en sobras

Aunque en sobras
renazcan las alboradas
y titánicas resplandezcan
las constelaciones

Duda siempre conmigo
a medias tintas:

Cuando oscurezco
se impone todo indómito
recuerdo 

Yo me ahogo
lágrimas me ayudan...

Cuando reluciente transparezco
algo dentro 
                                y exigente
habla de enlaces:

¡Help me! ¡Help me!

e intrépido me arrojo
a la rítmica toxina
de la sobrevida

es todo...



SEMEN DE INCENDIO

en la soledad vive el amor y el amor
se hace otoño cuando sólo amamos.
me consuela amar.
amar es buscar es perder es morir.
todos aman, y amar es llorar: amar es mi primavera de
bohemio es mi cábala es mi máscara.
amar todas las noches sólo por amar.
amar eternamente amar, yo amaría la primera mujer, 
sin medida, si amar fuera
solamente carne, pero amar, amar de verdad, es desesperacióon.
es verdad también que amar es clarividencia en el beso, en el
sexo, en el goce y, además de eso, amar es salivar al igual que cuando se
consome la naranja, la manga, la ciruela, el higo: la mujer.
es lamer la miel en la boca.
los limones son agrios y la mujer dulzor.
amar no es vivir azul es sufrir azul y, a veces, amargar 
blanco.
amar es probar la poesía de los días, el engãno del tiempo.
amar es volar bajo el cielo 
bajo la tempestad bajo el manto de
luz de las estrellas y
caerse, caerse, caerse, caerse...
y resucitar en la postrera brisa.
no hay pecado de amar,
amar es amar y es todo y es nada.
y si nada es todo, todo es siempre.
siempre es amar y amar es huir.
estoy perdido entre indagaciones, lo confieso.
un soplo me dijo que amar es viento. 
el viento es plomizo.
el amor: música: vida.
aquí, vuelvo al otoño.
¿será el amor regreso o escarlata o ensueño?
algunos se suicidan otros olvidan.
otros se callan y pesan.
Amar es fuego y el Amor: incendio.




EL CLAROR DE LA EXISTENCIA

¿Cómo enramarme de felicidad
si el campo, la flor, el riso...
y el descontentamiento
y la sombra del tiempo
y las estrellas se asoman
bajo el canto y el silencio
sobre la vida y la renuncia
sobre una pluma
en relámpagos
la luz?

existir en tu ausencia
en la morada de mi alma
exánime

Ay bárbaro destino
¿cómo mondar la tristeza
que me perece y me amarga
tanto?...
            ¿Cómo?                 





SOBRAS DEL CREPÚSCULO

Será siempre tu respaldo
mi pecho
y el corazón clama en ansias
y llanto
y me repugna al calor 
de largos besos

durante los días y las noches
infinitas
inmensas a los ojos del sueño

¿Cómo volver en la bruma
si la mujer es pluma
en el consumo atemporal
de la aurora?

durante los días y las noches
infinitas
inmensas a los ojos del mundo




MONÓLOGO PARA LOS MAESTROS
                                                                     
Aquí en el siglo 21
el poeta se ve bello, mis caros Maestros
de las bellezas sentidas
de la fuerza
de esas batutas

Lonicera Caprifolium dentro de la orquesta
a arraigarse en la suavidad orquestada por los músicos

Sensitiva fragancia al igual que
musicalidad
de madreselvas en los valles europeos

Ah, dulce sensualidad
en los oídos
efecto de arte
y su penetración estética

Ay qué amor indeleble
a los compositores 
de otra época
y qué frescor
en la inmensidad acústica 
de esta era

¡Bravo, Maestros!
Bravos maestros
que nos conducen
mediante sutiles
movimientos
aplausos a los Maestros, my lords





Te evoco, Higo Maduro, 
para no morir en la añoranza inmensa

                                            A Altair

Alabastrino rayo
que empieza
la lírica instancia
de Roma

E hizo señales a los dioses
la furia de la blancura

Piel de jazmín
hembra anclada
en el puerto incendiario
entre la ternura y la caricia

Alamanda
Higo y Jabuticaba  1
Estrella altísima
que con los ojos
escaló las viñas
de la eternidad

Pupila de Faro
verde verde verde
que alancea
la falsedad apuñalada

Fuego de Alabastro
que abrasó
la dulzura del escalofrío

Fiesta del Delirio
que calló
el aroma imaginario

Melaza de Jabuticaba
Piedra verde verde verde
¡Pétalo de amatista!

Rosa y Tiempo
entre las ancas


Tigre Rojo
arrulló el sexo
en el torrente amoroso
de la serpiente

Te evoco,
Higo Maduro, para no morir
en la anõranza inmensa

Tu oso
contempla
la cintura
la tesitura
de las caderas...

Oh amada
estrella más que alta
higo
melaza de jabuticaba

Boca
que consume  el sueño
en la andanza de los suspiros
y gemidos

el pecado
la lujuria
y los budas

compás
en el alba

Manzana galanteada
en las brumas del corazón

Ardentía de Veneno
que devastó
la soledad
eremita
y fulminante
en el alma
de tu cantor 

Digo:
las estrellas 
del mar infinito
que cargo en el arca de la pasión
y llevándome el miedo


la sublime realidad
reveló

la garita partida

la gitana fiebre
de la vida
apuntando a la uva
la curva azul
del pájaro suicida

Alta noche
rubí en la claridad
de los pasos

navego
sobre tu cuerpo
con la vibrante
sonata del amante
que en el fondo
de la desesperación
embarcó
en la sensibilidad
y amó y amó

y más que amar demasiado
lanzó las copas
al espacio del deseo
y los encantos fueron más: 
vislumbre deslumbre
Amor siempre Amor
la canción del abrazo fundido

____________________
[1] Fruto redondeado y pequeño, de color violeta oscuro, casi negro, con pulpa blanca de sabor dulzón, producido por la jabuticabeira, de la familia de las miriáceas (Myriciaria cauliflora, Plinia trunciflora). En general, la fruta suele agarrarse al tronco mismo del árbol.




Actor francés

Soy la Musa y el soplo del destino
Mis ojos verdes son la revelación del alba
Soy tu Higo Maduro
Tu alma
la cábala del sueño y de la eternidad
Un Tigre rojo
Una Rosa: primavera
Te quiero mucho y te espero
Para el encanto : la vida


____________________________________
Traducción poemas:   Helena Ferreira, nascida e residente no Rio de Janeiro-RJ, licenciou-se em letras neolatinas pela antiga Faculdade Nacional de Filosofia, da Universidade do Brasil, hoje Universidade Federal do Rio de Janeiro ( UFRJ), onde foi professora de língua e literatura espanhola na Faculdade de Letras. É tradutora, ensaísta e poetisa.
Foi-lhe concedido o Prêmio Lygia Moura Rassi, instituído pela União Brasileira de Escritores do Rio de Janeiro (UBE-RJ), por sua versão espanhola do livro de poemas Dança do Fogo - estudo sobre o desejo, de Sílvia Jacintho.
Membro do PEN Clube do Brasil, da Sociedade Eça de Queiroz, da União Brasileira de Escritores do Rio de Janeiro (UBE-RJ) e da Associação dos Amigos de Miguel de Cervantes.
Helena Ferreira é a responsável pela difusão de poetas brasileiros no universo hispânico. Dentre os prestigiados com suas belas versões estão: Astrid Cabral, Alice Spíndola, Elisa Flores, Diego Mendes Sousa e outros importantes poetas brasileiros.





De
METAFÍSICA DO ENCANTO 
Parnaíba: edição do Autor, 2008


Diego veio de longe, lá do Piauí, nordeste do Brasil... Muito moço, 20 anos de idade, que belo! A União Brasileira de Escritores do Rio de Janeiro te concede, Diego, o Prêmio Olegário Mariano, por sua Metafísica do Encanto. Parabéns e quanta felicidade. Diego é um poema.  Stella Leonardos
                                                                                                   
Diego, tão jovem, você escreve com muita propriedade sobre o Amor. Gostei da dedicatória da Metafísica do Encanto ao poeta Gerardo Mello Mourão. Daqui a 30 anos, com a madureza da sua poesia, você será (já é) considerado um dos grandes poetas deste Brasil.    José Santiago Naud

Metafísica do Encanto começa numa capa e termina em nenhuma outra!  Jorge Tufic 
Diego, sua Metafísica do Encanto é de uma beleza formidável, sofisticada, erudita, elevada e carrega dentro do seu universo de espanto, o canto apaixonado, a voz solitária, o desespero da alma à Piaf.  Messody Benolie


Frisson à Rilke 

Que o Tempo não refute nunca 
o rastilho prisioneiro e perplexo
do Amor
pois o sangue- motor da vida- pulsa
rarefeito
no apelo escondido dos Astros
a debilitar o indispor do mundo
que arrasta o azul sobre o branco:
          o ar puro da felicidade 

Somente o Amor filtra a ofensiva
da amargura em qualquer coração
e derrama o inusitado sobre o rosto
        a orvalhar a eviternidade
e apreender o martírio de tédio
que deslumbra
a existência sufocante
em recatos de sabedoria enevoada


O clarão da existência                                              

Como enramar-me de felicidade 
se o campo, a flor, o riso... 
e o descontentamento 
e a sombra do tempo 
e as estrelas se assomam 
sob o canto e o silêncio 
sobre a vida 
e a renúncia 
sobre uma pluma
em relâmpagos 
a luz  

existir em tua ausência 
na morada da minh’alma
exânime  

Ai bárbaro destino
como mondar a tristeza 
que me perece e me amarga 
tanto... 
            como?






De
50 POEMAS ESCOLHIDAS PELO AUTOR
Rio de Janeiro: Edições Galo Branco, 2010.



moras com o belo e o eterno6

         Para Tarciso Prado

Espero a neblina

Brancos cavalos já passam
e o peito
(amolado na dor)
ensandece
sob o amor das éguas

E as constelações
dos sonhos pavorosos
fazem crescer 
o ritmo do tempo-fogo
nas cordilheiras cordiais

E quando o sangue
do vermelho trágico
rasgar a sombra

As panteras já terão chegado

Acompanho a humanidade
além das muitas miragens




serenata aos iludidos

Amor não me deixa sofrer

Existem dias
que o coração
se parte
se deprime
se afoga
e dói até na alma
que se aperta
que se lastima
que se destrói
e depois do canto
nada mais resta
nem a força do encanto
que a vida explica
que o sonho baila
que o tempo mata

Amor não me deixa azul
que a pele sai a suar
que a boca inicia o soar
da canção dos pequenos
desventurados

Amor não me deixa morrer




De
FOGO DE ALABASTRO
Parnaíba, PI: Coileção Madrugada, 2011.



Cadência de fêmea

Garoa de remorso fagulhado
pétala de rosa amarela
chão de gaia molhada

não espero para te dizer
Amor

já amo
solicitude de estrela
orvalhada

mel de turbulência
avoada
asa de casa arrulhada

olhos de felicidade
verdinhos
luz brilho fuga
despertos




FEMINILIDADE

Divindade
colibri alteroso
gineceu e abelha - viço
céu alegoria seminua
alvo resoluto de aparição





SOUSA, Diego Mendes.  Candelabro de alabastro.  Parnaiba: Siert Gráfica e Editora, 2013  119 p.  10 anos de poesia (Edição comemorativa).  14x21,5 cm. 

   
FATALISTICO

No campo o cajueiro se favorece
taciturno dos escombros de antanho

A copa das sombras
é o lume das calamidades
em ausente queixume

Ressoam as maviosas buscas
ressoam as andarilhas
alegrias
que o sonho é distante
signo e alume
e a completude do nada
o sonho:

a completude do nada



VATICÍNIO

Rebeldia concentrada se esvai
e fica o fel das cousas amargáveis
naufragosas dos destroços
imperdoáveis e monstruosas
das desventuras insinuantes
excessivas e imperativas

dolorosa é a amplidão das horas



TOADA DOS TOUROS

Ao galope da fêmea
sob os espinhos da roseira

— Os touros em pecaminosa tourada

Subterrânea é a convergência
das águas em remanso

Pelas estâncias do Amor
os sexos se refazem
contemplativos

ao caminho do imaginário
no horário de tempo algum











.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada