martes, 4 de agosto de 2015

CHRISTIAN J. KANAHUATY [16.685] Poeta de Bolivia


Christian j. Kanahuaty 

(Cochapamba, Bolivia, 1982)
Escritor y politólogo  Estudiante de la Maestría en Sociología de FLACSO-Ecuador.

En el campo de la investigación en ciencias sociales publicó las investigaciones Movilización Indígena por el Poder (2012) y La Maquinaria Andante: Historia, poder y conflicto en la ciudad de El Alto. (2013). Y el libro de ensayos, Ensayos de memoria (2014) todos ellos publicados por la editorial Autodeterminación de La Paz, Bolivia.

Tiene publicadas con la editorial Correveidile de Bolivia las novelas Invierno (2010) y Te odio (2011). Su trabajo en poesía forman parte de las antologías Cambio Climático, panorama de la joven poesía boliviana (Fundación Patiño-Bolivia) y Changement d’ambiance panorama de la jeune poésie bolivienne. (Editions Patiño. Ginebra, Suiza), Tea Party I (Cinosargo editores-Chile) y Traductores del silencio (Sanatorio editores-Perú). Cuentos suyos forman parte de los libros La nueva generación (Ed. Correveidile-Bolivia) y de Imposibilidades posibles, I antología del cuento maravilloso en Bolivia (Ed. Kipus-Bolivia). Nuevos Gritos Demenciales, antología del cuento de terror (Ed. 3600. La Paz) y de la revista Intravenosa N 14 de Argentina. En crónica es parte del libro: Bolivia a toda costa, crónicas de un país de ficción (Ed. El Cuervo, dos ediciones-Bolivia).





Aproximación primaria

Reconozco en el latir de las rocas,
en el océano que emerge del río,
y en las estrellas,
que de tus palabras
todas hablarán.
Quizás en el tiempo
ya seamos olvido
incrustado en este paraje sin follaje.
Estaremos distantes.
Perdidos en el espesor
que nos recordará la infancia;
y como la infancia no debe ser recordada
desde ese momento
habitaremos
simplemente
las pieles del silencio.




En las constantes noches

La forma primordial
es una novela.
La forma esencial
es un poema,
y en medio de ambas
existe tu respiración.
Tu cuerpo, único
en el horizonte
se multiplica en mi piel.
La dilatada forma del lenguaje
arrastra tu voz
por cañaverales
y quebradas
para convertir el silencio
en el recuerdo
del que soy parte
y habito.
Tú te conviertes bajo el manto
de la noche unísona
en las cosas que veo y nombro, por primera vez. 




Noche aún

Bajo las luces de una ciudad sin cuerpo,
en la primera idea de un nombre,
con el reguero de pólvora en los pies;
quizás sin esperar nada a cambio,
solamente un suspiro:
unos puntos suspensivos:
El espectro de verte
y no saber si eres real,
allá en la infinidad
o en lo concreto de tus abismales sílabas;
Que en noches invocadas
se quedan suspendidas en el grito
de un sol egoísta y blasfemo
que evita que el cielo sea azul,
que ahoga el mundo,
y que hace que el olvido crezca
como las raíces de un cementerio
que de tantos nombres completos
que ha soportado,
hoy,
llega a tocar tu puerta
para preguntar por mí.




Cuaderno de ruta

He decidido volver sobre el manuscrito,
hojear esas viejas páginas escritas,
reeditar el pasado para encontrarme en él.

Buscar la forma de tu lenguaje:
ocultar mis palabras y encontrar las tuyas,
ocultar el paisaje y revelar el contorno.

Nada más simple
que volver sobre lo escrito,
la intención de decir lo que el silencio duda.

Encontrarme en las hojas,
Olvidarte en sus líneas.
Dejar de estar, para poder ser.

https://craneodepangea.wordpress.com/category/bolivia/










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada