viernes, 21 de agosto de 2015

ANA LLURBA [16.853]


Ana Llurba 

Nació en Córdoba, Argentina, en 1980 y desde el año 2008 vive en Barcelona, donde estudió Teoría Literaria y Edición en la UAB. 

Acaba de ganar el I Premio de Poesía Joven Antonio Colinas y en septiembre publicará en la Editorial Sistolá su primer poemario  Este es el momento exacto en que el tiempo empieza a correr. Ha trabajado de docente, librera, camarera, asistente editorial, redactora, chica-para-todo, copywriter y cada una de esas experiencias tan robertobolañizantes de inmigrante desarraigada en España aún conviven en feliz armonía con ella. Le interesa la confluencia de la autoficción, la apropiación crítica de la autoayuda y el fracaso. Colabora con varios medios y coordina Honolulu Books. 

Vive en un estudio muy pequeñito a pocos pasos de una estatua de Colón que no señala a América.



El espíritu de mi época

durante muchos años intenté sustituir mi apellido
por el nombre de un fantasma bonachón
lo había encontrado en una nota al pie
de un libro de mi madre
y al igual que el espíritu de la Navidad
me lo imaginaba sobrevolando los raros peinados nuevos
de Byron, Hegel y Mary Shelley
como si al fin hubiera entendido un antiguo secreto
descubrí al Zeitgeist enredado entre las cuerdas de un bajo
y en una época de obediencia, sombra y resignación
él se convirtió en mi guía espiritual:
tocaba su instrumento con dos dedos y sólo se manifestaba
ante los desconocidos que le ofrecieran
un souvenir adornado de tantas estrellas brillantes
diminutas bombillas fugaces como las que enmarcan
el rostro de la virgen María
con la palabra generación
ahora no es más que un mendigo ciego en una esquina
un testigo de lo que sucede
cuando no sucede nada
y nada
no es la muerte
oscura y gloriosa
separación del cuerpo y el alma,
sino el desencanto
esa medalla romántica
que ahora habita
en sus ojos




Cosas que no me importaría olvidar

La vida es demasiado seria para que yo siga escribiendo.
Lydia Davis


paisajes con nieve,
abedules
y osos que toman vodka
en tacitas de té
de eso iban todas las novelitas rusas que no escribí
porque sé que ya no soy joven
y por eso he aprendido
que de todas mis actitudes de vanidad y auto complacencia
como apoltronarme en este sillón de bambú
o convertirme en una experta en la genealogía de las casas reales
simular que no conozco el final
de esas naturalezas muertas con libros
es lo mismo que esconder
estas delgadas placas córneas
situadas en las extremidades de los animales vertebrados
para arañar, rasguñar, aferrarme con miedo
a la ilusión de que todo movimiento
siga siendo cacería



Topeka: hamburguesas para el fin del mundo

una noche
más
y avistamos
la estatua de la Libertad
con
la arena
hasta el cuello
no era
una profecía auto cumplida
de tanto
cantarconlanegrayleeragaleano
la pesadilla
encallar
la nave
en este planeta desértico
y toparnos
entre
el día después y el desayuno
con Charlton Heston
medio en bolas
y sus monos parlantes
atacando
latas de jardinera
calamares en conserva
reservas
de la invasión coreana a Nepal
bajo la lluvia
ácida
de las escupidas
preferencias posatómicas
sepultadas
de tantos
canceres
bombas
trasnochadas salvajes
y el horario de protección al menor



Convivencia con el doble

no sé
quien es
si Fu-Manchú
o
Steven Seagal

me sigue
del otro lado

forzaba la voz
gesticulaba
entrenaba en el uso
de armas de fuego
golpeaba mujeres
y sorprendí a todos
lanzándome desde autos
en llamas

un brillo:
la complicidad del espejo

“Fluyan mis lágrimas, dijo el policía”
es un título
que me gusta mucho.



Tu mente ya no está con nosotros

Si es cierto
que
“El lenguaje es un virus del espacio exterior”
el Bukowski de Anagrama
es un marciano
ocupando
el cuerpo
de nuestra mariposa de bar
que parlotea
de robots de cocina
estropeados
platillos de mantequilla
pequeños apartamentos
y gente que coge
artefactos
con la mano
Sus ojos
se inyectan
en ese pinchadiscos
que tapa con su follona
música
la melodía de las botellas
de cerveza
Paladea
una elle castiza

se relame

nos observa:

bolsitas de vida humana
herméticamente cerradas










.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada