miércoles, 3 de junio de 2015

NIBALDO ACERO [16.181]


Nibaldo Acero

(Santiago de Chile, 1975)
Tiene estudios de Filosofía, literatura y pedagogía. Previamente publicó Melinka (poesía, Editorial Calabaza del Diablo, 2004). Residió en España hacia el año 2005. Hoy en día vive en Isla de Maipo, tiene dos hijas, trabaja como profesor de lenguaje y comunicación, redactor creativo y consultor educacional.



Nibaldo Acero
POR EL CORAZÓN O LA VERGA




Secuestro express

Secuestro una flor más por osadía que alevosía
con el único propósito de ver en tu cara algún vestigio de asombro.
¿Qué de aquí en adelante podremos considerar hermoso 
              tremendo             
                                  horroroso
si acaban de dar por el noticiario la cifra de niños violados al día
en lo que nos va quedando de mundo?
Y yo aquí con una violeta robada en la mano 
sin ganas de hacer el amor
para no sentir en este vertedero/ 
                        pecho
hediondo
los gargajos lanzados a ese papalote cristalino 
que es entregarse a tres manos.
Y yo esperando sólo ver en tu cara un poco de fascinación
cuando ya es suficiente todavía no ver fracaso.
Si bien es cierto que hundimos nuestras cabezas en la distorsión,
nunca un proyectil hirió a un tercero 
igual hicimos el amor

flaquita, 
te quiero.





AMOR SUDACA

Te amo porque no eres pietista
ni le haces asco al olor a sobaco,
te amo porque eres truculenta en las aspas
y porque casi nunca te pintas los labios.
Te amo porque le pones el hombro
a los tiempos de vacas flacas
(una gringa se hubiera cagado entera 
consiguiéndose un poco de plata).
Te amo cholita indoamericana,
tu saliva con olor a hojas de coca
tu amado negrito en las espaldas.


*


Si desembrollaran los torcidos giros
que dan los genomas de mi vicio
derechamente me reconocería hermafrodita
anfibio
admitiría que yo fui el urbanista del valle del encanto
de los cerros y de los moteles alienígenas
del sexo de los piratas holandeses con los changos,
a mí hace siglos se me ocurrió ponerle Tololo a ese cerro
que hoy usan de observatorio
de ahí se veía el clítoris de tu cinismo goteando
se veía la billetera del Neruda ese, al corsario Sharp,
la catástrofe hoy vendida como tragedia superstar,
yo perfeccioné el amor entre hombre y mujer
mujer y hombre, cuernos o madura piel, 
desarmando tu gallinero menstrual 
ofrecí las ollas de los ofidios que engullirás, 
me encontré con un protodiácono que las hacía de curador
¡ay de ti curia vaticana enemiga íntima de la evolución!
¡ay de vosotros gigoloes al pedo
no saben con qué sangría se están emborrachando!
el hombre es un páramo sin tu calostro, flaca
el plutonio de la antropofagia lo decía claro
multiplicaos chaparros y dense como caja
desde el primer coito estamos esperando la llegada de los ovnis,

necesitamos una nebulosa extra para que el señor cura entienda
que desempolvar tus corpiños es bajar de la cruz a Cristo 
que morderte es desclavarle una grieta
que manosearte es detectarle un tumor mamario a tiempo
que amarlo, es estar entre tus piernas.






APOLOGÍA DEL VICIO

El siquiatra del centro de rehabilitación fuma 
y pide que pase al frente del salón
para escribir en la pizarra lo que para mí es más importante,
y al lado de la palabra sanación y voluntad
encima de buen cristiano y abajo de madre,
pintarrajeo una nube colorada con el rouge de la flaca
y escribo libertad ¡escribo libertad! 
y boceteo un convoy emplumado
¡Quetzacoatl! ¡hombre pájaro! 
qué tal si no impido que se me escapen por las narices
estas ganas de ser el aguafiestas místico
y dejo de contener todo este bofe vaporoso,
este volar
conejeando el límite de entregar el culo a dos manos
y pintarle el techo a su pavor y caos
al vagón cisterna de sus orines aconchados,
ahora estoy con vosotros mesías en la mollera de dios,
en Chichicastenango, en la sala de estar y en el baño
vomitando los cadáveres de mi rabia.

Pero ya no, porque me fui a Compostela
a Macchu Picchu... a san Vicente de Tagua Tagua,
porque ya nunca más estaré holografiado en un suburbio
en una efigie y predecible formato
ahora, recién ahora, la vida me desafía a un duelo
cheek to cheek abriremos cada pubertad
y nos besaremos en pleno Cañón del Colorado
en Mileto, en el tren Bolivia/
Antofagasta
nos embestirán mariposas ebrias
lagartos siderales, en coma entraré a tu dormitorio
a rayar con mi by pass sudaca los póster de Luis Miguel y Ricky Martin,
mis ramas no serán otras 
que desparramar el arte del perpetuo socorro 
otorgado por la populosa urbe del alma:
el conocerse, el respetar los alerces
y ni siquiera mirar en menos al comandante
y seguir poniendo los genitales al servicio de Marx
elegía dipsómana, Códice manchado con un ¡no te abras de piernas, 
América!
águila nopal y culebra orientados a alguna chistosa libertad.

Y mi hija que hoy cumple un día de vida
sentirá en un no tan lejano nirvana que su padre perdió
pero perdió porque le pesaron las alas, de idiota probablemente
pero todavía no sabremos lo que es ganar
¿ser crucificado?
¿lapidado por los críticos y al morir recibir homenajes?
¿galardonado con el Nobel de la paz?
qué fue ganar en esta lucha incaica,
qué será considerado cárcel y qué demonio
qué caminar y qué ser arrastrado
yo no sé, gran lobo feroz 
y no intento apagar el fuego de su caverna de cilicio

¿qué es un gato amarrado a un poste?
¿un tolteca pendiente del dow jones?
¿un souvenir? ¿y que hay de nosotros, filatélicos?
el amuleto de un irónico dios romano 
¿sin arte qué somos? ¿el diluvio en formato humano?
sin vino, ni lagartos

¿qué orgasmo contenido nos trajo hasta estos lagos 
a fundar y darse como caja el instinto de supervivencia, 
la salvación ya mal redactada
o la voluntad de un par de dioses? Que me lleve el chanfle.

Cuando cerré los ojos y dejé despiertos a mis oídos
vi a un hombre negro entre las planchadas servilletas,
me acostumbré a tener al coludo entre mis tertulias 
de repente hasta buenas opiniones daba,
luego la vanidad de dios me trajo a una hija en otoño
de lado a lado me llevaba la curadera 
siempre eché de menos un tercer poder algo más inteligente
y mi hija que mañana tendrá dos días de vida terrestre
qué me dirá cuando tenga veinte,
que por qué no me dediqué a la mercadotecnia
al psicoanálisis al desarrollo agropecuario
o preguntará porque no me suicidé narcotizado
si me habían segado de maleza todo el camino: 
veía desde lejos la tragedia,
pero la eché afuera a boca de jarro

mi libertad podría matarme todo indica que en un alto porcentaje
pero el corazón aún tenía de esas hilachas independentistas
y me entregué a que me encontraran ebrio y gozado.

Por eso somos tan pobres por acá, hija,
aunque tú decidiste rearmar las membranas de un desquiciado americanista,
porque la danza me pegó la cara a las calientes estalactitas 
de cavernas ideadas por las uñas de curtidos helenos,
oriné dentro de las naves espaciales
en el cielo raso meditabundo de las torres del Paine
mandando e-mails desde el spam del infierno

esto te diré cuando tengas diez, 
cuando ya tengas treinta me olerás 
y entenderás los pasajes de este Popol Vuh enajenado
sin que algún gorgojo venga a definir mis metáforas

caminando me di cuenta que hay más piedras que pan
por suerte coincidían los cruces ferroviarios
con el jardín de la flaca, de tu madre,
con los desvíos que sólo me viciaron, 
aprendimos algo de lo que era ganar
no pude tener líneas de la concordia en el alma, 
hija mía avancé simple como el aire 
por eso el polen manchaba la mollera de otros jardines

ahora es tuya la libertad de destetarte como lo hice yo con la culpa
como lo seguiré haciendo con el hambre.






ORGASMO AMERICANISTA 

Sesenta y nueve fábulas y un orgasmo
no son capaces de ventilar todos los pellejos del asombro
todos los cueros de la tragedia amerindia
de cada dios, cada poto.

Es muy peligroso que ignoren el vertedero que tenemos por espíritu,
para vosotros no somos más que un potro fina sangre muerto 
detrás del tocadiscos,
una cultura que llegó a su apogeo y que ahora le cuelgan los miembros. 

Avelino Cáceres arrastra una mata brotada de bautistas.
¿Quién osa profanar el cadáver de Manuel Rodríguez?
José Antonio Páez con su bragueta abierta desafía a la Microsoft,
saquemos a todos estos monigotes de la estantería
desparramados peluches violadores. 
¿Qué hacemos con tanto gringo visitando nuestros santuarios y ruinas?

En realidad comenzamos tarde a celebrar el día del enemigo:
Víctor Jara dice que sólo es tiempo de follar,
a darle a las gringas, 
a poner bien puesto el nombre de los latin lovers, 
todos con hoz en mano
segaremos los pendejos
de esta vulva americana otrora pachamama.org
y convertiremos a las Malvinas a Nuevo México 
a las Guyana
en campo de experimentación sexual,
sus probetas las llenaremos de plasmas independentistas
espermatozoides chaparros y mapuche
para llenar de críos los palafitos de Rockefeller.
El fracaso industrial de nuestras costas serán los megahertz 
de la semental venganza

Pongan el culo en dirección sudeste, dear angloparlanteins,
los aztecas acaban de zarpar en dirección del Puerto de Palos





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada