viernes, 12 de junio de 2015

KATJA PERAT [16.255] Poeta de Eslovenia


Katja Perat 

Nació el 7 de enero de 1988 en Ljubljana, Eslovenia. Se licenció en Filosofía y Literatura Comparada de la Facultad de Artes de Ljubljana en 2012, y actualmente cursa estudios de doctorado en Ciencias Literarias. Ella es el co-fundadora y miembra del consejo editorial de la Idiota revista literaria, y ella también contribuye en la edición de la revista literaria eslovena Literatura y AirBeletrina, el portal de internet de la Študentska založba editorial. Ella escribe como crítica literaria y publicista de la semi-mensual culturales esloveno Pogledi . Su primer libro de poesía, Najboljši tan Padli (El Mejor ha caído) , fue publicado en 2011 por Študentska založba (Beletrina colección). En el mismo año recibió el premio al mejor autor publicado por primera vez en la Feria del Libro de Eslovenia, y en 2012 también el libro del año de adjudicación presentado por la Asociación de Críticos Literarios esloveno. El libro también fue nominado a los dos grandes premios de poesía eslovena: el Premio Jenko y el Premio Veronika.

Ha publicado sus poemas en España (en Mil novecientos violeta, de El Gaviero Ediciones), así como en revistas y antologías de Estados Unidos, Bélgica o Rumanía. 


Y YO SIGO HACIENDO ARTE

Se dice que, en silencio, las personas
se esfuerzan por morir, porque todo lo orgánico
lucha por convertirse en inorgánico
y todo movimiento avanza y lucha
para dejar de serlo.
Las cosas se derrumban porque quieren
que se las deje en paz.
Los tristes se rinden;
un pueblo medieval se rinde
tras un asedio interminable, a duras penas,
bajo sus propias condiciones.
No pueden soportar la carga;
la culpa y la tristeza se comparten
entre todos los presentes.
El rechazo no ayuda,
ser insensible es útil,
aunque aseguren los psicoanalistas
que renunciar al deseo es una muerte anticipada.
Me resulta difícil plantarme ante el espejo. Me obliga
a enfrentarme a mi cara y a odiarla sin piedad.
Eso me aleja de las niñas de papá,
que pueden permitirse la maldad y la ira
sin nada que perder, pues se las ama y asegura por adelantado.
Existe gente honrada, gente que sabe gestionar la transparecia
sin recordarse a sí misma todo el tiempo
que jamás algo falso ha sido hermoso.
Gente que nunca esquiva su tristeza y que, al afrontar
sus errores, dice, con cierta calma:
«Soy consciente de que me has abandonado. Estás
fuera de mi alcance. Insistir
carece de sentido; nadie ama cuando está
obligado a hacerlo».
Esa gente ha aprendido cosas
que yo no soy capaz de aprender. Estamos separados
por la debilidad, que se disfraza de sentido del honor
y convierte en teoría todo lo que toca.
Cuando se vuelve insoportable de verdad,
solo puedo, con mi delicadeza exagerada,
esperar una lluvia que equipare el tiempo con mi humor.
Existe cierto encanto en emplear el arte
para liberarse. Encanto en lo que dices
cuando estás libre de las restricciones de un único punto de vista,
encanto que previene el habla y que evidencia la incapacidad,
encanto que no eludes nunca,
pues estás débil como para sobrevivir
al nivel de exposición que exige el ser humano.
El encanto y el afecto requieren esfuerzo,
y es verdad que, para mí, nada es sencillo.
«Es irrelevante»,
dijo alguien que conozco.
«Tus poemas son irrelevantes;
el arte necesita otras cosas».
El arte no necesita nada,
me gustaría añadirlo.

Traducción de Juan Fernández Rivero



Destellos y silencio, pequeña antología de la poesía joven europea, y lo hago con Katja Perat (Liubliana, Eslovenia, 1988), una joven graduada en Filosofía y Literatura Comparada, autora del libro de poesía The Best Have Fallen (2011) que recibió un premio al mejor debut literario de la Slovenian Book Fair, y además ha sido nominado a otros cuantos premios literarios de su país. Conocí a Katja hace unos meses, gracias al festival Transpoesie de Bruselas, al que asistí hace un año.

La poesía de Katja es muy potente: íntima al tiempo que política, plagada de referentes literarios y filosóficos, que en ocasiones me recuerdan a lo que hace en España la poeta Berta García Faet. Sus versos, su voz, y hasta su presencia, son imponentes (ver aquí). Su poesía ha sido traducida a varios idiomas, entre ellos el inglés y el francés, lenguas desde las cuales yo me he atrevido a traducir uno de mis poemas preferidos de la autora. Hay humor en Katja. Hay un tono generacional muy bruto. Una energía que merece ser leída más allá de todas las fronteras. 

Y ahora, por favor, silencio. Aquí vienen unos cuantos destellos:



Deconstrúyeme

Yo
(con mi libertina actitud hacia realidad)
Soy casi perfecta.

Sueños dorados vanguardistas,
Identidad desmantelada,
Victoria de una complicación inútil,
Una niña que se convierte en lavadora,
El cuerpo cortado,
Esparcido por el desierto-

Esto es por cuanto luchamos,
Este es el reino,
Que prevaleció sobre el fascismo,
Soy vuestra victoria,
Gracias.

No necesito atención,
No pido amor,
Somos justos y honestos con el universo,
No se me debe ningún favor.

Yo soy la perfección inventada,
Yo soy la infinidad de perfecciones inventadas,
Que precisan infinito cuidado,
Yo soy, lo que soy
Yo soy, lo que sé
Yo soy, lo que he luchado
Yo soy, lo que quiero dejar atrás
Yo soy, lo que vislumbro
Yo soy, lo que se me ha asignado
Yo soy, lo que pasó desapercibido

Decosnstrúyeme,
Es lo más íntimo que puedo pedir
Deconstrúyeme,
Sácame de la Literatura
Y prepárame para el amor.

La traducción al español la ha realizado Luna Miguel.
http://www.lunamiguel.com/2013/12/destellos-y-silencio-pequena-antologia_8.html




In delam umetnost 

Govori se, da si ljudje po tihem 
prizadevamo za smrt, ker vse organsko 
teži k temu, da bi spet postalo anorgansko 
in vsako gibanje teži k temu, 
da ne bi bilo več gibanje. 
Stvari razpadejo, ker si želijo, 
da bi se jih pustilo pri miru. 

Žalostni ljudje se predajajo, 
kot se predaja srednjeveška mesta. 
Po dolgih obleganjih. Stežka. 
Samo pod lastnimi pogoji. 
Ne zdržijo bremena. Krivda in žalost 
se pravično razdelita 
med vse, ki so zraven. 

Da odklanjaš, ne pomaga, 
če si brez srca, je koristno, 
čeprav psihoanalitiki pravijo, da vnaprej umre, 
kdor se odreče želji. Težko se srečujem 
v ogledalih, ki me silijo v soočenje 
in neusmiljeno sovraštvo do svojega obraza. 
To me loči od lepih ljudi, ki si lahko privoščijo 
objestnost in togoto, ne da bi s tem kaj 
izgubili; zavarovani in ljubljeni vnaprej. 

So resnicoljubni ljudje, ki zmorejo jasnost, 
ne da bi se nenehno opominjali, 
da še nobena neresnična reč ni bila lepa. 
Ne izogibajo se svoji žalosti in v soočenjih 
s svojimi porazi z določeno mirnostjo rečejo:
Zavedam se, da sem bil zapuščen. Zunaj 
mojega dosega si. Nobenega smisla ni v 
prepričevanju. Nihče ne ljubi, kadar se od njega zahteva.




Rudarji 

Blagor rudarjem. 
Njim ni treba pisat pesmi.





Miners 

Blessed are the miners. 
They don't need to write poems.






Smrt ljudi brez ljubezni 

Kdor ima čas in zna opazovati, 
Lahko v romantičnih februarskih večerih gleda, 
Kako prazna telesa padajo ob tlakovce, 
Kako slovanska duša 
S pregovorno partijsko odločnostjo 
Zavrže vse, čemur se je odrekla ljubezen, 
Tudi povsem koristna, zdrava telesa, 
Ki jih mogoče kdo pobira, ko odslužijo, 
In jih nalaga enega na drugi v kleti, 
Če bo kdaj nuja. 
Ne bi verjeli, kako hitro padejo ljudje, 
Kadar ne vejo, na čem naj bi se utemeljevali





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada