miércoles, 3 de junio de 2015

CAMILA FADDA GACITÚA [16.187] Poeta de Chile


Camila Fadda Gacitúa 

(Santiago de Chile, 1969) 
Poeta y traductora. Su primer libro de poemas: Cauce (J-C- Sáez Editor, 2013)



Mujer

me habitan el pecho dos ojos abiertos
como dos ternuras como dos guerras
            ellos
                        fieles centinelas
            son
mi verdad y mi mentira
mi valentía de a veces
y la vergüenza primera




El estornudo de Dios

Nací en domingo de febrero
en el año del pie mortal en la luna
desde entonces vengo pariéndome y me asomo
a la cima de los años que recuento
en un solo parpadeo de Dios

cuando lloré de desilusión por vez tercera
hacía momentos llenos de tiempo
que Dios definía mis rasgos
y tuvo que aceptar los surcos
que no contempló en mi maqueta

y cuando mi muerte haya ocurrido
en el destiempo que sólo Dios entiende
con un leve espasmo de estornudo
moverá las nubes sin saber
del polvo que le entró a la nariz




DEFINICIÓN DE MI

Clara de piel
suave de tono
alba de dientes
fría de pies
aguda de huesos
falta de porte
rica en sentidos
densa de pena
firme de abrazos
ganosa de vida
seca de llanto
limpia de risa
alta de mira
escasa de versos
dócil de genio
larga de sueños
pobre de conocimientos
ligera de culpas
espesa de amores
gastada de motivos
dispuesta de cuerpo
tiesa de consejos
corta de memoria
sobrada de cariño
lenta de mente
ágil de pasos
generosa de besos
breve de enojo
llena de gracia
leve de ser
leve de ser.






Camila Fadda Gacitúa trasunta en Cauce, su primer libro de poemas, auténticos estuarios emocionales, a través de versos cansinos, donde surgen la nostalgia, el dolor, la extrañeza y lo cotidiano. En el texto llamado "Barranco", leemos: 


"Es jueves y vuelvo a casa 
algo en la luz de la tarde me confunde
y podría ser perfectamente miércoles 
suena un tema en la radio
se oye alegre como a viernes
apago la luz no lo recuerdo
por eso me vuelvo y corroboro 
estoy cansada y pienso
menos mal que no es domingo
miro a mi perro que me mira
y juraría que es sábado
él me espera inquieto
para el paseo de los marte
mañana es sin duda 
el día que queda más lejos
en el eco atroz de la memoria
y lo más probable es que es lunes
y que estoy equivocada".



El lector podrá hallar en las 44 páginas de esta obra una sucesión de instantes prístinos, pues está en las antípodas de la poesía conceptual o contingente. Y se atreve a ser ella misma. He aquí un par ejemplos: "(...) Soy mi propio nuevo otoño/ que tengo los colores de la tierra que seré/ y tengo certeza de esta gravedad", dice en "Ventisca". Mientras en "Moheda", apunta: "Queriendo entonces decir risa dije risa/ pero no fue suficiente/ y dije campana/ niño/ ola/ viento/ no era el nombre de la risa".

Finalmente, Camila Fadda, enfatiza en "Afluente": "Otros cauces son posibles/ como es posible la mañana". Con estas cadenciosas palabras, sin impostura ni estridencia, la autora logra cautivarnos, a través de una atmósfera de estrellas y cicatrices.





Libro de Poesía CAUCE 

Aquello que desborda el pequeño continente
CAUCE, poemas de Camila Fadda
J. C. Sáez Editor, 2013 

Por Héctor Monsalve




En Cauce de Camila Fadda hay poemas que logran contener “ese instante de primera vez” con el cual definía Eduardo Anguita lo que para él debía registrar la poesía. Hay en ellos un lenguaje profundo, con palabras exactas, seleccionadas, claramente, como parte de un exigente proceso purificador; como si fueran joyas formadas a presión y a temperaturas extremas, lo que les habría permitido encontrar su claridad y el convertirse, como diamantes, en minerales inmutables; en versos inalterables.

Y ese largo proceso, realizado "a destiempo con lo urgente", como apunta Camila en uno de sus poemas, termina aquí, con este libro.

Este camino que ha recorrido Camila en la creación de su libro me recuerda cuando Paul Valéry, confiesa, en un artículo escrito a propósito de una disertación sobre su libro “El Cementerio Marino” y en relación al proceso de construcción de lo poético, que lo creó bajo el antiguo punto de vista de elaborarlo y reelaborarlo durante años. Se pregunta en este escrito “si aún continúa la moda de elaborar largamente los poemas, de mantenerlos entre el ser y el no ser, suspendidos ante el deseo durante años, de cultivar la duda, el crepúsculo y los arrepentimientos, de tal modo que una obra, siempre reexaminada y refundida, adquiera poco a poco la importancia secreta de una empresa de reforma de uno mismo”. Y le otorga un carácter divino a este considerar el tiempo; a lo que el llama una “ética de la forma”, en donde una obra nunca termina, sino que tan sólo y finalmente es abandonada al público, en “una especie de accidente comparable a la ruptura de una reflexión”.

Cuando yo conocí a Camila ella estaba aún en medio de esta reflexión exquisita y creadora y tormentosa también. Y entonces me es fácil suponer que lo refinado de los versos de Cauce se debe sin duda a ese afán paciente, a su recorrido escondido de espacios de ruido poético e incluso de vida “cotidiana”. A ese mirarse y pensarse en silencio en sus espacios sagrados. Imagino a Camila ahí, en su jardín, protegida, elaborando y reelaborando una reflexión que la define y a la vez la impersonaliza. Y aquí cito a T.S. Eliot porque Cauce me recuerda cuando él afirma que “la poesía no consiste en dar rienda suelta a las emociones sino en huir de la emoción; no es un expresión de la personalidad sino una huida de la personalidad, pero naturalmente”, agrega, “solo quienes poseen personalidad y emociones saben lo que significa huir de ellas”. Yo estoy seguro que Camila lo sabe.

Es este el recorrido que yo veo en Cauce y el logro en mucho de sus poemas.

Quiero insistir un poco en este punto. T.S. Eliot más adelante en un texto posterior, añade la reflexión acerca de que existen dos tipos de esa impersonalidad que mencionó antes; una impersonalidad “que se logra con la madurez del oficio y una segunda que nace del expresar una verdad general, tomando como punto de partida una intensa experiencia personal”. 

Es decir que el poeta, después de huir de su personalidad, vuelve en el poema a ella, pero a una expresión universal de ésta, fruto, me parece, de esa intensa experiencia personal que le permite este intento.

Y creo que aquí T.S. Eliot conversa con Valéry cuando el primero pone el énfasis en como la obra permite la “reforma de uno mismo” y el otro en como la madurez o una intensa experiencia personal se ve reflejada en la obra.

Cauce es fruto de esta mutua modificación entre poeta y obra. Por eso además el nombre es adecuado, porque un cauce es sobretodo el registro de una interacción. El continente que define al contenido y que a su vez es definido por él. La tierra y el agua; en definitiva, el poeta y su obra. Ambos conduciéndose y transformándose.

T.S. Eliot me permite darle mayor fuerza a lo anterior cuando afirma también que “la experiencia de un poema es tanto la experiencia de un momento como la de una vida entera”.

Es por eso que en estos poemas de Cauce está la niña escribiendo escondida debajo de la cama, dejando versos en las tablas de su infancia, como me contó alguna vez que hizo Camila; como también hay parte de ese tesoro perdido, esa caja de escritos que dejó ir en un taxi por descuido hace tiempo y que supongo que aún extraña. Y también está la Camila madre, la Camila hermana, la Camila Hija. Además de, y la cito: “todo aquello que desborda el pequeño continente”. Y sus miles de momentos y estados que hoy cobran sentido cuando, como dice Borges, “esos muchos días pueden ser reducidos a uno, el momento en que un hombre averigua quién es, cuando se ve cara a cara consigo mismo”. Y ese es este día quizá, en que Camila presenta su libro de poesía y abandona las reflexiones que le permitieron crearlo y se define a través de la presentación de sus poemas.

Hay algo más que quiero decir respecto a Cauce y que tiene que ver con una particularidad de su intento.

Leí hace mucho que en Vallejo, por ejemplo "se revelan sus convicciones poéticas y vitales, justamente en sus contraposiciones entre la vida oficial y la real", y que se reconoce con fuerza esto en el poema intensidad y altura o en el poema un hombre pasa con un pan al hombro que cito:



Un hombre pasa con un pan al hombro.
¿Voy a escribir, después, sobre mi doble?
Otro se sienta, ráscase, extrae un piojo de su axila, mátalo.
¿Con qué valor hablar del psicoanálisis?



Es decir que el poeta escribe pasando de una realidad a otra más real aún y en la sorpresa de este juego se produciría el eje o instante poético.

Y yo pienso que en Teillier también uno puede encontrar estas discrepancias o este moverse entre dos polos, pero esta vez entre lo general o universal y lo particular, por ejemplo en el gran poema Despedida.



Me despido de mi mano (particular
)
que pudo mostrar el paso del rayo (general)
o la quietud de las piedras (particular)
bajo las nieves de antaño. (general)

Para que vuelvan a ser bosques y arenas (general)
me despido del papel blanco y de la tinta azul (particular)



Para Octavio Paz, citado en el epígrafe del libro, la poesía moderna es la conciencia de una disonancia dentro de la analogía. La modernidad se niega y se afirma. Todo en una gran y profunda contraposición. 

Samuel Coleridge, poeta y uno de los más influyentes filósofos y críticos literarios ingleses del siglo XIX, es más claro aún cuando dice que “ese poder…se revela en el balance o reconciliación de cualidades contrarias o discordantes: de la uniformidad con la diferencia; de lo general con lo concreto, la idea con la imagen, lo individual con lo representativo…”.

Discrepancias, afinidades, desacuerdos, semejanzas. Para Mallarmé, por ejemplo, “el instante del poema es la intersección entre lo absoluto y lo relativo”.

Comento todo lo anterior para contarles que en Camila esta contraposición es sorprendente y paradójica, porque sus poemas dan cuenta del silencio, como, y la cito: "sombra que da cuenta de la luz". Y la poesía se produce fruto de esta contraposición delicada. 

Voy más allá al decir que en el encuentro con la poesía actual espero que nos entregue lo que yo descubro en Cauce. Una poesía clara, que llega por la fuerza y la profundidad de las ideas, que expone una emoción elaborada, con una idea planteada en un solo hilo conductor. Un libro que transita en un tono, en poemas con un ritmo único, que no busca opacar el fondo, sino que acompañarlo y permitirle su elevación, su entendimiento y finalmente su empatía por parte del lector. Forma y fondo acompañando un decir armonioso. Y todo fruto de reflexiones reales y de un trabajo serio, meticuloso, que permite encontrar poemas que se alejan de esfuerzos en los que o falta emoción o sobran palabras o ideas dentro de un mismo poema. Múltiples intentos de la poesía chilena actual en donde el lector se pierde en la intención o en donde el lector no siente nada y no entiende nada.

Finalmente, les cuento que discutimos no hace mucho, con mi amigo el poeta Octavio Gallardo, aquí presente, acerca de si el libro de Camila tenía como temática principal o eje central el silencio y me atreví a asegurarle que el libro trataba más bien sobre las palabras y su capacidad de ser "cause de todo lo posible", que es justamente un verso de Camila. Pero ahora creo que Gallardo tenía razón (como muchas veces cuando reflexionamos sobre poesía). El libro de Camila es una alegoría y una celebración y un beso arrebatado al silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada