martes, 19 de mayo de 2015

NOEL ESTRADA ROLDÁN [16.017] Poeta de Colombia


Noel Estrada Roldán

(Colombia,  1.927 - 2.007)
Noel Estrada Roldán Noel Estrada Roldán nació en Aguadas (Caldas) en 1.927 pero se trasladó a Calarcá a la edad de siete años. Aquí cursó estudios primarios, y los de bachillerato en el tradicional colegio Robledo, participando activamente en "El Robledista", revista literaria de este centro docente.

Escribió en los principales periódicos del país y viajó luego a España, donde hizo estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid. En el archivo de Indias de Sevilla realizó investigaciones sobre Jiménez de Quesada y Pedro de Ursúa. Escribió el libro de sonetos "Clamor de España" publicado por el Instituto de Cultura Hispánica.

Otras obras: "Sonetos de Anteo", "Romanzas de Mocedad", "Sonetos y Acuarelas" con el acuarelista calarqueño Hernando Jiménez y "Un Camino sin Meta". Obras inéditas: "Persuación de la Espuma" (sonetos) y "Ensayos Literarios".

 MURIÓ EL ÚLTIMO CULTOR DEL SONETO CLÁSICO

La muerte de la poesía o el terrible adiós al espíritu.
Por: Carlos Alberto Villegas Uribe

La terrible, aunque literariamente transmitida, noticia de la muerte de Noel Estrada Roldán, me golpeo en Madrid a través del correo electrónico:

La clepsidra fatal de mi saliva
entre mis labios trémulos convoca
una cósmica sed que me coloca
bajo oscuras cisternas de agua viva.
......
Intuyendo su arcano poderío
sentiré que la muerte halla aposento
en la tibia oquedad del pecho mío.

Noel Estrada Roldán (Aguadas 1.927 - Circasia 10 de junio del 2.007)
Saludos: Álvaro López Cortés.

Convoco, no un minuto de silencio, sino una salva de aplausos prolongados por ese viejo bello que habitaba como uno más de su fauna familiar en el espacio de una poesía lúcida. Descansa, ya lo creo, de este largo camino sin meta.

Ya veo a toda academia, a los comunicadores sociales, a la dirigencia política, a los administradores culturales, que lo olvidaron en vida, escribiendo ensayos hipócritas sobre su amor por Noel Estrada Roldán. Por esa misma condición sería preferible guardar silencio. Sería mejor no contárselo a ellos -nosotros- porque al menos la muerte del último estoico, podría volver la mirada sobre su obra, porque sobre la persona humana que todo lo merecía ya no será posible.

A él también le van los versos de su admirado amigo Baudilio Montoya (cito de memoria)

Estoy viendo el proceso de mi muerte
y asistiendo a la farsa de mi entierro
un desfilar de gentes 
que hacen ostentación de sentimiento

Yo descanso, rendido para siempre
en mi ataúd de cedro
del cedro laborado en la montaña
antes de la llegada del invierno.

Y comentan en pérfido susurro: 
era sencillo, cordial y generoso
y haber muerto.

Dicen así
los que restaron fuerzas a mis alas
cuando iban en su vuelo,
los mismos Zoilos de la humana feria
los oscuros y sordos fariseos.

Ya se detiene con reseco golpe
el carro de los muertos,
y chirrían los goznes de la puerta
que guarda el cementerio.

Un necrófago, dos, quién sabe cuántos,
sus mentidas razones van diciendo,
celebrando mi próvido sentido
y alabando un talento
que apenas ven, cuando comienza el viaje 
definitivamente sin regreso.

Después, la soledad, el campo solo,
las cruces azotadas por el viento.

Ah, si al final de mi jornada,
cuando ocurra todo lo que pienso
desde el gélido lecho de mi tumba
me pudiera reír como yo quiero.

Importante recordar ahora que para mitigar las penurias del viejo Noel Estrada Roldán, Gladys Molina, desde la Gerencia de Cultura del Quindío, hoy descendida a inexplicable coordinación burocrática, creó la Violeta de Plata, que le fue concedida también al poeta Jairo Baena, días antes de su muerte."En vida, hermano, en vida". Y el entonces Gobernador del Quindío, Henry Gómez Tabares le editó, también para apoyar su precaria existencia, una antología de poemas que el propio Estrada Roldán tituló Un camino sin meta, con la portada de uno de los más importantes acuarelistas colombianos, el Maestro Hernando Jiménez, con quien también el Quindío, esa tierra propicia para los adioses fariseos, está en deuda. La casi totalidad de la producción se le entregó como pago de derechos de autor a Martica, su amorosa compañera de viaje. Transpiraba orgullo por los poros cuando hablaba de su historia de amor por este hombre hierático y su poesía. Paliativos que nunca alcanzaron a brindarle una vida digna a nuestro admirado creador de asombros y el último cultor vivo del soneto clásico. Pingues esfuerzos y escasos logros que hablan de nuestro fracaso generacional por conquistar para los artistas del Quindío y de Colombia, las leyes protectoras que le garanticen tanto a los creadores de mejores mundos posibles, como a las próximas generaciones de colombianos, que viven inmersos en el horror de las fosas comunes y los desplazamientos forzados, motivos de existencia más allá del enriquecimiento fácil o la estulticia elevada a la condición de gobernante.

No importa que ahora se ría de nosotros, de nuestros tardíos reconocimientos, al menos Noel Estrada Roldan, en medio de la precariedad que padeció con el estoicismo y la dignidad que lo caracterizaban, pudo disfrutar un tipo de muerte, ahora extraña en Colombia: murió de muerte natural. Paz en la tumba, pero no silencio. Aplausos, aplausos y un concentrado esfuerzo colectivo de memoria para que en Colombia sean más valiosos los hombres y mujeres que hacen arte para elevar la calidad de vida de los otros, para brindarles más horizontes al espíritu de sus compatriotas, que quienes empuñan un fusil, un hacha, una motosierra, para arrancarles miserablemente la vida.

Sí, prefiero un adiós con mea culpa, al silencio y al olvido total. Adiós mi viejo bello.



Con amore

Este clavel que en la prisión sombría
creció bajo el clamor de la mirada,
condensa en amorosa alegoría
tu lírica presencia, bienamada.

De tanto recordarte, se diría
que en sus pétalos fue transfigurada
—rara alquimia de ensueño y poesía—
tu sensible belleza alquitarada.

Ponlo en tu corazón. En la espesura
del íntimo sentir hay un latido
que eternamente nuestro amor evoca

Él te dirá que te amo con locura,
más allá de la muerte y del olvido,
¡porque todo tu ser sangra en mi boca!




Romanza

A mi esposa, Martha Gómez Villegas

Todo pasa, doncella, por tu lado
en alado compás de ligereza,
cantándole al fulgor de tu belleza,
romanzas de poeta enamorado.

Así el aroma pasa deslumbrado
junto a tu sien, que es tibia fortaleza
donde el amor que sientes ahora empieza
a erigir su pendón arrebolado.

Junto a ti pasa en éxtasis el día
y pasa conmovido en su alegría
el canto del silvestre ruiseñor.

Pasa el alba en su ronda de luceros
y pasan los arcanos mensajeros
¡que te llevan mi amante corazón!




Molto espressivo

Vuelvo a la plenitud de tu hermosura,
después del ostracismo y el receso,
porque entre nuestro amor palpita ileso
un fuego de tan tímida ternura.

Como el nauta a su nueva singladura,
al puerto de tu ser voy de regreso.
Que mi estrella polar sea tu beso
y el ancla de mi llave tu cintura.

De nuevo en tu avidez clava mi pulso
su vívido rejón, ebrio y convulso,
mientras buscamos la gozosa meta.

Para expresar, con nuestro amante rito,
que de este amor trasciende al infinito
la lírica pasión de tu poeta.




Automoribundia

La intuición omnisciente de la muerte
va confirmando que la vida es breve
y que el tiempo, inexorable, aleve,
tiene el designio torvo de perderte.

De nada vale ser joven y fuerte,
pues cual fugaz corpúsculo de nieve,
el frágil corazón nunca se atreve
a transgredir el orbe de lo inerte.

Siempre el amor, que entre la carne exulta,
nunca fue nuncio de otro paraíso,
porque el hastío la conciencia abate.

¡La nada incuba en la materia estulta
el trágico y horrendo compromiso
de saberse perdido y sin rescate!




Soneto

Hoy busco, por azar de mi amargura,
la ignota huella de un amor perdido.
Hace ya mucho tiempo y aún perdura
ajena a la penumbra del olvido.

La presiento en mi ser, nítida y pura:
¿estará entre mis sienes, como un nido?
¿en la arcilla vivaz de mi ternura?
¿o sobre el corazón arrepentido?

Dondequiera que esté yo la percibo
pulsando mi dolor de sensitivo
al tacto de su nítido contorno.

Y es como si del fondo de la ausencia
mi amada recobrara su presencia,
como si ya estuviera de retorno.




Andante con Fuoco

Despójame del hondo desvarío
que el vilipendio de mi amor suscita.
Eres la esfinge que el insomnio habita,
planteándome el por qué de tu desvío.

Redímeme del torvo poderío
que tu desdén en mi dolor concita.
Acalla este clamor que en mi alma grita
en pos de aquel amor que ya no es mío.

Devuélveme la cúspide armoniosa
donde hizo su eclosión la ávida rosa
del primigenio gozo de quererte.

Si a mi herida letal niegas tu pulso,
contigo he de emprender, ebrio y convulso,
el trágico periplo de la muerte.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada