viernes, 10 de abril de 2015

XIN QIJI [15.543] Poeta de China


Xin Qiji

Xin Qiji (chino: 辛棄疾, pinyin: Xīn Qìjí) (28 de mayo de 1140 - 1207) escritor chino de la dinastía Song. Sus poemas cantados son apreciados como los de Su Shi (alias Su Dongpo) por la fuerza de su estilo, lo novedoso de su imaginación y la profundidad de sus ideas.



CON LA MELODÍA DE "EL NIÑO ESCLAVO"

De joven nadie sabe qué es la pena,
pues uno anda queriendo ir más arriba.
Pues uno anda queriendo ir más arriba,
escribe de tristeza y no está triste.

Hoy ya sé a qué sabe la tristeza; 
quiero decirlo, pero me detengo.
Quiero decirlo, pero me detengo,
y digo apenas: "¡Qué otoño tan bello!"

Versión Rodrigo Escobar Holguín




Casa de la Poesía China

ZHEN HE y su tropa aparecieron ayer justo para asistir a la ceremonia de apertura de la Casa de la Poesía China, en nuestro Studiolum. Esta ceremonia transcurrió sin formalidades. El Almirante y sus hombres tomaron una taza de te del primer servicio de Pozo del Dragón Antes de la Lluvia, y cada uno cantó su poema clásico preferido a los acordes dulces del qing y el zhong. Luego zarparon –unos a establecerse en Sineu, y otros a descubrir América y la Terra Australis Incognita, como registrará siglos después Gavin Menzies en detalle–; y nosotros, ebrios por los aromas y los sonidos de aquellas palabras, como en un sueño, seguimos cantando los poemas en nuestros dialectos particulares. Así nació este musaeum de poesía china clásica. Sobre su dintel hemos escrito en el conciso estilo Song este poema de Xin Qiji, casi una ars poetica de toda la poesía china.


醜奴兒
書博山道中壁

少年不識愁滋味
愛上層樓。
愛上層樓,
為賦新詞強說愁。

而今識盡愁滋味
欲說還休。
欲說還休,
卻道天涼好個秋。




DE JOVEN NO SABÍA

Con la música de «El Esclavo Feo».
Escrita en un muro de camino a Boshan.

De joven no sabía el gusto de la pena,
subía a la torre.
Subía a la torre,
a cantar una pena fingida.

Mas hoy sé bien el gusto de la pena,
y ya no quiero contarlo.
Ya no quiero contarlo,
solo decir qué hermoso, el frío otoño. 



FIATALON NEM ISMERTEM

A „Csúnya rabszolga” dallamára.
Boshan felé menet egy falra írtam.

Fiatalon
nem ismertem még a bánat ízét,
a toronyba vágytam.
A toronyba vágytam,
hogy képzelt bánatomról verset írjak.

Mára
a bánat minden ízét megismertem, de már
nem vágyom beszélni róla.
Nem vágyom beszélni róla,
csak annyit mondok: milyen szép, hideg ősz.




Xin Qiji (1140-1207) fue un poeta patriótico y oficial militar en la dinastía Song del Sur.

En ese momento la dinastía Jin (Jurchen) había consolidado su dominio en el norte de China, y mantenía una amenaza a la dinastía Song del Sur que se había retirado al sur de China. Xin estaba ansioso de vengar las derrotas vergonzosas de Song y de recuperar el terreno perdido, pero fue en vano. Dejó más de 600 bien versados ​​Ci (poemas en forma de canción) que fueron considerados como lo mejor de la dinastía Song del Sur. Expresó su profunda preocupación por el sufrimiento de la gente, su ambición y su conciencia moral se transmitieron en las obras de los intelectuales.

Xin nació en una ciudad que fue ocupada por el ejército de Jin en el norte de China. Cuando niño, su abuelo le contó muchas veces su experiencia en la trágica caída de la dinastía Song del Norte, y lo llevó a la cima de las montañas para observar la patria perdida de esta dinastía. Habiendo presenciado el desplazamiento de la gente y soportado dificultades, Xin Qiji estaba decidido a recuperar el terreno perdido de la dinastía Song cuando llegara el momento.

Cuando el ejército Jin se trasladó al sur para atacar Song del Sur, Xin, de 21 años, reclutó una tropa de dos mil voluntarios para luchar contra Jin en el norte. Más tarde, se unió a otro ejército de la resistencia más grande. Sin embargo, el jefe de ese ejército fue asesinado más tarde por traidores mientras Xin estaba ausente, y las tropas de Jin fueron guiadas por los traidores para acabar con el ejército de la resistencia.

En vista de la urgente situación, Xin estaba muy ansioso de llevar a cabo una redada en los campamentos de Jin con sólo 50 guardias, a diferencia de los más de cincuenta mil soldados de Jin. Capturó a los traidores vivos, y con éxito convenció a decenas de miles de soldados que sirvieron antes a Song a abandonar Jin y servir de nuevo a la dinastía Song. Luego, acompañó a los rebeldes de regreso a la capital de la dinastía Song del Sur para su sentencia en la Corte. Su coraje y decisión se extendieron rápidamente en la dinastía Song del Sur después de esta batalla.

A pesar de su baja posición en la escala de funcionarios del gobierno, Xin propuso muchas veces estrategias de reactivación para el emperador de Song del Sur. Sus propuestas cubrían asuntos militares y enfoques detallados de administración, incluyendo medidas disciplinarias a los de la administración pública y la contratación de talentos nacionales. Sus propuestas ganaron popularidad en el pueblo, pero no fueron bien recibidas en la corte. 

En 1181, Xin fue incriminado por la facción contraria y expulsado. En los siguientes 20 años no se le dio un puesto importante. Pasó la mayor parte de su tiempo leyendo y escribiendo Ci, mayormente eran sobre su sueño de recuperar el terreno perdido en el norte y su criticismo a las facciones pacifistas de la corte. El contraste que creaba entre idealidad y realidad forman su poesía en un estilo único, lo que sumó amplia ambición y pasión profunda a la forma Ci y se consideró la mejor obra de la dinastía Song del Sur.

Al igual que en los poemas de la dinastía Tang, Ci sirvió como la forma más popular para el versículo de la dinastía Song. Xin fue uno de los poetas más citados en la historia de la poesía Song. Representó totalmente el pueblo patriota que siempre pone los intereses de su país en primer lugar.

Su trabajo abarca una amplia gama de temas, cuenta con estilos diversificados, y su tema central es su profundo amor a la patria. Muchos de sus poemas describen su vida idílica cuando fue expulsado ​​de la corte, y los lectores pueden sentir la impotencia que compartía el mismo espíritu patriótico como en sus otros poemas. Algunos poemas describen la vida del campo con palabras sencillas y claras y son refrescantes y atractivos.

En 1203, Xin a la edad de 64 fue convocado por un ministro de la dinastía Song del Sur para servir a una posición importante con la esperanza de recuperar el territorio de la dinastía de Song. Hizo la sugerencia al Ministro de prepararse para la acción militar, y también envió a agentes de espionaje para recopilar información sobre las tropas de Jin. Además, ordenó a decenas de miles de uniformes militares y soldados reclutados, sin embargo, pronto fue marginado de nuevo.

Cuando cuatro años más tarde, en 1207, fue llamado por ese ministro para ayudar, Xin no vaciló en unirse a él nuevamente. Sin embargo, falleció pronto en octubre 1207 con el pesar de que su deseo no se hizo realidad.

Se dijo que sus últimas palabras fueron "¡Matar a los invasores!" Él no cambió su decisión hasta su muerte.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada