miércoles, 1 de abril de 2015

NI ZAN (NI T'SAN) [15.373] Poeta de China


Ni Zan

Ni Zan o Ni Tsan (1301, Jiangsu - 1374) fue uno de los más importantes pintores chinos.

No muy conocido en la actualidad, fue repetidamente copiado a lo largo de los siglos. Destaca su naturalidad y fluidez en el trazo, su originalidad. Fue tildado como loco o excéntrico y pertenece a la categoría de pintor no clásico. Fue tan grande su influencia que pasó a ser un pintor "clásico" para los nuevos pintores modernos y alejados de la tradición.

Biografía

Él fue parte del grupo de pintores chinos conocidos después como los Cuatro Maestros de la dinastía Yuan, los demás fueron Wu Zhen, Huang Gongwang y Wang Meng. Aunque Ni Zan nació en la opulencia, decidió no servir a la extranjera dinastía Yuan y en cambio vivió su vida en el retiro y la erudición.

Se caracterizó de sus contemporáneos por ser particularmente tranquilo y exigente, cualidades que quedaron plasmadas en su arte. En sus pinturas (generalmente paisajes) usó elementos moderadamente, dejando grandes áreas del lienzo intactas. Sus obras se distinguen por una sombría quietud y a menudo poseen una cabaña rústica, unos cuantos árboles u otros indicios de vegetación. Ni Zan fue muy imitado por artistas posteriores haciendo de sus originales algo difícil de autentificar.





Seis caballeros de Ni Zan, 1345.



Hijo de una rica familia de anticuarios, inteligentemente vio aproximarse la caída de la dinastía Sung y la invasión mongol que fundaría la dinastía Yuan. Por eso, un día regaló la mayor parte de sus bienes, y con su colección de obras de arte y antigüedades se fue a vivir a un barco. Pasó su vida navegando por los lagos y ríos de China, y alojándose en monasterios budistas y taoístas. Gran calígrafo y pintor, considerado como el mejor por sus iguales, no vendía ni sus pinturas ni sus caligrafías, las regalaba a sus amigos, o las daba en trueque. Fue un taoísta de la corriente de la Montaña del Dragón, al igual que su amigo, el pintor Huang Kungwang.





En el Templo de Xun Wen

¡Que profundamente silencioso es el templo de Tao!
Ilimitado e Infinito, es el lugar de residencia de lo divino.
El salón de luz es amplio y alto, también reverenciado con silencio,
árboles con hojas coloreadas están creciendo y extendiéndose.
Olvidado de las palabras, paseo y descanso aquí,
he descartado el mundo de la fama y la ganancia.
Qué elegante el Sol de la mañana, brillando sobre las balsas y los aleros,
qué frescas son la terraza y la laguna después de la lluvia.
Quemo incienso para romper el profundo silencio,
y bebo el agua del arroyo y me relajo con alegría.
Penetro las maravillas de Tao, Y canto los antiguos sutras.
Cuando mi mente está cómoda mi espíritu está alegre,
cuando se obtiene el entendimiento, no queda nada por comprender.
¿Quién puede decir que el reino del Tao está lejos de nosotros?
Qué tranquilo es, como al comienzo del Cielo y la Tierra. 


Compilación, traducción, introducción, y notas de Roberto Curto











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada