lunes, 13 de abril de 2015

LEIRA ARAÚJO NIETO [15.577] Poeta de Ecuador



Leira Araújo Nieto

(Guayaquil, Ecuador 1990)
Poeta, guionista, actriz, y profesora de literatura. En el año 2003 ganó el premio de Teatro de la ONU; en el 2013 fue seleccionada para representar culturalmente al Ecuador en el SUSI Program para estudiantes líderes, organizado por la Embajada de Estados Unidos en NY, Olean, St. Bonaventure University, Chicago y Washington D.C; en el 2014 ganó el Primer Slam Poético organizado por el aniversario de “Esquirla Poética” y la  mención de honor del Premio Desembarco Poético 2014  (Segunda Edición). Sus textos aparecen en distintas antologías locales  e internacionales: Antología poética  R.E.M. (Dadaif Cartonera y Del Ahogado El Sombrero Cartonera, Guayaquil-Cali, 2014); Los Desenchufados (Camareta Cartonera, 2011); y Pandemónium-Cuentos (Camareta Cartonera, 2011). Colabora con distintos colectivos artísticos, perteneció a Fantoche Teatro de Grupo y escribe en medios independientes de su ciudad natal. En 2015 publica su primer libro "Caníbales" (Cría Cuervos en Cadáver Exquisito Ediciones).




SUEÑOS DESDE EL FONDO DEL OCÉANO.

Hay cachorros de tigre queriendo morder las aceras. Yo soy la calle. No, soy una avenida. No, soy el semáforo extendiéndose sobre un pie desconocido. Que no cruces y que los perros se lleven tu carne.

Esta no es mi ciudad. Ésa tampoco es mi boca. Esta voz no es la que conozco y es un mirarse al espejo y contar del uno al diez del uno al diez como los juegos descabellados de los niños que empiezan a hablar, pero nadie los quiere escuchar, porque todos olvidaron cómo es no preocuparse por la pensión, cómo tocarse el ombligo con sinceridad.

Me  besa y es un sueño  seco. Nuestras lenguas son piedras en medio de la calle. Los carros pitan, hay agua en la esquina. Quiero saber a dónde irá esa corriente. Él también quiere. No sé por qué sé lo que él quiere. De pronto estoy en su cabeza pero sigo en la mía. No soy una diosa. No soy el infierno. No soy el espacio. Soy la mantarraya de un océano inexistente. Las rocas se lanzarán hacia los cuerpos, tocarán los timbres, envidiarán las sombras que proyectan los árboles tristes. Cientos de bocas sonríen por la llegada del apocalipsis. Los veo hacerse masa en las esquinas, comiendo canguil mientras esperan la película del fin. Nos amamos. Deberíamos ahora cantar Cumbayá. Deberíamos besarnos. Que nadie piense que esto es porno. Que nadie diga nada. Que se callen. Maldita sea, qué les pasa. Dejen de quererse. Dejen de oler a maíz con caramelo. Que venga el mar y se los lleve. A mí no me llevará. En los sueños todos somos hacedores. En los sueños nadie teme al artículo YO, nadie teme al ego, nadie justifica su existencia a través de la palabra.

Otra vez el tigre. Ha venido a ahogarse. Otra vez un tigre y miles de cachorros de tigre. Qué tierno es morir con sus dientecillos clavándose en mi pierna. Me está besando. Hay rayas en mi espalda. Tomo un mar para escuchar el sonido de las conchas. Le enseño a respirar al tigre. Bajo el agua. Está verde. Y sonríe. Y sonríe.



Cámara.

Perpetuarlo
en el instante del abrazo
el letargo de las puertas cerrándose.
Oler
como caen mis manos cual hojas
gracias a las estaciones que lo persiguen.

No hay felicidad más absoluta
mayor signo de lo trágico
temor al futuro
llagas que no querrán sanar
la memoria se aniquila en este pasado
que sufrimos para no variar el ritmo.

Altera
su boca mordiendo la mía
sus dientes cortándose de raíz
para darse
a mí, a mi saliva.

A mi temor a los taxis vacíos.

A mi odio a la ciudad más triste del mundo
donde nació
donde nacimos
para vernos y lanzarnos al otro.

Como me ves, yo te veo.




Naderías.

Nada harías

Nada implosiona en el centro de la mesa.





Una oda a la apropiación del cuerpo ajeno 

Leira Araujo Nieto presentó su primer poemario, 'Caníbales'. La obra cuenta con treinta y ocho textos líricos

 Imprimir Enviar Compartir Ampliar Reducir
"Hay muchas personas que viven en mí, y no siempre se ponen de acuerdo. Dentro de esta casa altamente modificada por el viento, todas las tablas crujen y no existen armarios, ni vajillas ni escaleras. Es casi un espacio vacío", dice en 'La teoría de la casa', la guayaquileña Leira Araujo Nieto.

Este y otros treinta y siete poemas son parte de 'Caníbales', ópera prima de la joven autora que fue lanzado esta semana en el museo Nahim Isaías.

La presentación del libro estuvo a cargo del crítico literario Marcelo Báez, quien inició su intervención señalando que la obra estaba 'para chuparse los dedos'.

Tras las risas de la audiencia, este indicó que los textos, así como lo dice el título, se rigen bajo la temática general del canibalismo, una característica habitual en lo relacionado a la poesía y a la literatura.

"El escritor es un caníbal, porque devora lo ajeno. Los versos ajenos, los cuentos ajenos, y todo eso lo transforma y lo hace suyo".

Araujo concordó, indicando que el nombre de la obra fue escogido porque siente que se 'alimenta de la literatura y la literatura de ella'. Añadió que sus textos están llenos de referencias culturales, entre esos algunos relacionados a la cultura pop y contemporánea.

"La cultura pop se refleja en mis poemas, porque es parte de la cultura en la que vivimos. Estaría mal negar eso solo porque no parece 'intelectual' hacerlo".

Durante el análisis de la obra, Báez estableció que el canibalismo, como acto literario, sirve para suprimir la distancia entre lo sagrado y lo profano, añadiendo que la poesía de Araujo cumple con ese objetivo, pero que las vastas injerencias de humor en la obra sirven para alivianar la atmósfera de los textos.

El amor, la felicidad y la pasión son temas recurrentes en el poemario, como también lo es la melancolía y la pérdida, características que se hacen presentes desde el inicio del libro, el cual la autora dedicó a su madre, que falleció en 2009.

La trágica fecha sirve de título del último texto del poemario que también está dedicado a este duro episodio.

Los versos son poderosos, cargados de rabia y tristeza.




"Ella dice que no durará nada
Ni la sal en mis llagas podrá quejarse
Pero dicen
Que si mira un poco hacia la izquierda,
Da vueltas sobre su pie derecho,
Y le pide perdón a Dios,
Sus tumores desaparecerán
Y ella será esa niña triste
Que se esconde y que esconde el terror
Bajo la alfombra".




Araujo dice que escribió los poemas desde diciembre de 2013, y que el proceso de edición no fue su mayor dificultad, sino elegir los que saldrían en la obra.

"Tenía muchos poemas listos, pero quería que el libro tuviera forma, que tuviera…no un tema, pero que tuviera concordancia, que la sensación al leerlos tuviera cierta fluidez".

'Caníbales' no fue solo una apuesta de la escritora, sino también de la editorial guayaquileña Cadáver Exquisito.

María Paulina Briones, quien dirige el sello editorial, señaló que, pese a que invertir en poesía en el país es un riesgo, llevaba tiempo deseando publicar autores noveles y halló en la poesía de Araujo lo que buscaba.

"Sus textos tienen enorme fuerza", dice.

El año pasado, Cadáver Exquisito publicó bajo el sello Cría cuervos, el primer poemario de la escritora Andrea Crespo, experiencia que, dice Briones, le sirvió para notar que la poesía sí tiene un nicho y un público en el Puerto Principal.

Mariella Toranzos







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada